Publicidad

El negocio anda entre amateurs: 5.500 millones de gasto deportivo en jaque por la pandemia

Las dificultades económicas complican más el regreso de competiciones escolares y federadas, así como pruebas populares que concentran el grueso del gasto de los españoles en deporte entre inscripciones y equipamiento.

El atletismo es una de las disciplinas más importantes de España.

Marc Menchén / Jabier Izquierdo

Hubo un momento en que el Consejo Superior de Deportes (CSD) decidió levantarse de la mesa de negociación ante la clara falta de sintonía entre las partes. Un día después, finalmente se logró un acuerdo de mínimos gobiernos y federaciones que desbloqueaba el regreso a la normalidad del eslabón más frágil de la industria deportiva, el de las competiciones escolares, federadas y populares. Y no es para menos, pues es ahí donde se juegan 5.500 millones de euros en gasto por parte de los españoles.

En concreto, los hogares destinaron 5.488 millones de euros a la compra de artículos y servicios deportivos en 2019, lo que representa una mejora interanual del 3,5%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En una década, el consumo de bienes relacionados con esta industria ha añadido más de 1.000 millones de euros a la cesta de la compra, si bien aún no tiene un papel principal en el presupuesto de las familias.

La estadística pública revela, en este sentido, cómo es la práctica y no el consumo de espectáculos lo que dinamiza el gasto de los españoles, de ahí la urgencia a que federaciones y comunidades autónomas acordaran la manera en que asegurar que se vuelvan a disputar torneos cada fin de semana lejos de los focos de televisión.

Los españoles destinaron 3.937 millones de euros en 2019 al pago de inscripciones y cuotas para participar de servicios deportivos

El grueso del gasto se concentra en el pago de inscripciones y cuotas para participar de servicios deportivos, como pueden ser las cuotas de gimnasios (se estiman más de cinco millones de abonados en España), una carrera de running o una liga de fútbol amateur. Esta partida representó 3.937 millones de euros en 2019, el 71,7% del total tras experimentar un avance interanual del 9,8%. De media, el gasto por persona fue de 84,41 euros.

Uno de los eslabones que más puede sufrir esto son las federaciones deportivas, en especial las autonómicas, que podrían perder dos tercios de su base de licencias, hasta 314.273 fichas. Las federaciones nacionales retrocederán un 42,2%, hasta 1,38 millones de afiliados. El descenso será del 29,7% entre los clubes deportivos, hasta 301.211 practicantes, caída que será del 39,5% entre asociaciones, hasta 59.467 personas, según un informe de Adesp, España Activa y el Consejo Superior de Deportes (CSD). Este negocio suma más de 31 millones de euros anuales.

En España había 3.945.510 federados al término del último ejercicio, tras cinco años consecutivos de crecimiento gracias a disciplinas que han dado alas a nuevos centros deportivos y operadores de retail. El caso más claro es el del pádel, que en 2019 se convirtió en la predominante del mundo de la raqueta en España y, por primera vez en la historia, superó al tenis. La modalidad más practicada en España continúa siendo el fútbol en todas sus vertientes, con un crecimiento superior al de la media (+3,1%) y más practicantes que las tres modalidades siguientes juntas: baloncesto, caza y golf.

El efecto cascada podría multiplicar el daño al tejido asociativo y empresarial, pues los expertos advierten que un freno a la competiciones también se traducirá en un menor gasto de las familias en renovar el equipamiento deportivo. Sería un golpe adicional al que ha experimentado esta partida desde la anterior crisis, cuando se empezó a percibir un alargamiento de la vida útil de zapatillas y ropa técnica.

De hecho, y pese al boom por ser parte activa de la industria del deporte, el presupuesto destinado a la compra de artículos deportivos cedió sensiblemente en 2019, con un descenso del 0,6% en comparación con 2018, hasta 657,64 millones de euros. El gasto por persona se situó en sólo 14,1 euros. Lo mismo sucedió con el dinero reservado para la compra de bicicletas, que la Encuesta de Presupuestos Familiares cifra en 327,7 millones de euros en 2019, un 16% menos interanual.

Peor fue la evolución del pago de entradas y abonos para acudir a este tipo de citas como espectadores, que además sufrió un importante retroceso el último año. Según la encuesta del INE, los españoles destinaron 565,45 millones a este fin, lo que supone una caída del 14,8% interanual.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés