Publicidad

El Barça cierra con Spotify la venta de camiseta, ‘kit training’ y nombre del Camp Nou hasta 2026

El club no ha hecho oficiales las cifras del acuerdo, que fuentes de la industria sitúan en 57,5 millones de euros por estampar la marca en las prendas técnicas. La cesión temporal de los ‘title rights’ del estadio se valora en 5 millones.

spotify camp nou

El FC Barcelona cierra uno de sus principales contratos de patrocinio para los próximos años. El Barça ha anunciado la entente con Spotify para la venta de sus principales activos de patrocinio, en un contrato que fuentes de la industria cifran en 62,5 millones de euros anuales. El club, que de momento no desvela las cifras del contrato, sí ha indicado que el vínculo con la plataforma de música en streaming se extenderá hasta 2025-2026. El acuerdo se someterá a votación de la asamblea el próximo 3 de abril.

El contrato se divide en dos. Por un lado, hasta 2025-2026 se incluye el frontal de la camiseta de juego del primer equipo, tanto masculino como femenino, así como el nombre el estadio, que durante los próximos cuatro años se llamará Spotify Camp Nou. En cambio, la cesión del frontal de la ropa de entrenamiento sólo será hasta 2024-2025. La compañía sueca también tendrá la exclusividad en la categoría de música en streaming.

El presidente blaugrana, Joan Laporta, señala en un comunicado que “Esta unión nos permitirá seguir acercando el club a sus fans y haciéndoles sentir aún más parte de la familia Barça a través de experiencias únicas, que nos permitirán combinar el entretenimiento y el fútbol haciendo posible que lleguemos, al mismo tiempo, a un mayor número de personas en todo el mundo”.

Y no es para menos, pues es el primer gran acuerdo comercial que cierra su junta directiva, si bien está por debajo de los objetivos que públicamente se habían marcado -pedían más de 60 millones de euros sólo por la camiseta- y el valor de otras ofertas que fueron trascendiendo y que finalmente se rechazaron, fuera por la solvencia económica del ofertante o por su relación con sectores que no les acaban de encajar, como el de las criptomonedas.

Eso sí, la entrada de la tecnológica puede suponer un nuevo driver de ingresos si la activación es óptima en comparación con la que se hizo con Rakuten. “A partir de julio, nuestra colaboración ofrecerá un escenario global a artistas, creadores, jugadores y aficionados. […] Siempre hemos utilizado nuestra inversión en marketing para amplificar a los creadores de contenidos y artistas y esta asociación llevará este enfoque a un nuevo nivel”, indica Alex Norström, director comercial de Freemium de Spotify, que es la división encargada del negocio de suscripciones.

Por el momento, el nuevo contrato con Spotify por las prendas técnicas, que se cifra en 57,5 millones, supone un retroceso del 16% a relativa igualdad de activos comparados. Ello, si se compara con los 68,5 millones de euros que le aseguraba antes de la pandemia la asociación con Rakuten, que pagaba 55 millones de euros por el frontal de la camiseta y la fachada del Camp Nou, y con Beko, que abonaba 11 millones por curso a cambio de la ropa de entrenamiento. La marca turca, eso sí, llegó a pagar 19 millones al año cuando combinaba ese activo con la manga de la camiseta de juego.

El retroceso sería de sólo el 8,8% si se incluyen los 5 millones en que se ha tasado la cesión temporal de los title rights del estadio, un contrato por sólo cuatro años y cuya prolongación se deberá abordar una vez terminen las obras del Espai Barça. Para entonces, previsiblemente en 2025-2026, la junta trabaja desde hace tiempo con el objetivo de que la venta del apellido del recinto aporte al menos 20 millones de euros anuales.

De momento, este contrato a cuatro años servirá para empezar a dar forma a un paquete de activos que nunca antes se había vendido y, por lo tanto, no es tan fácil medir cuál será su retorno. “Se prevé un acuerdo a largo plazo para los title rights del Estadio que empezará en julio de 2022 y se alargará con la ambiciosa remodelación del recinto del Camp Nou, como parte del Espai Barça. Este proyecto convertirá las instalaciones y el entorno del Estadio en una nueva experiencia de entretenimiento de primer nivel mundial abierta en la ciudad de Barcelona”, señalan en un comunicado.

Por ejemplo, aseguran que la activación se volcará en “utilizar los soportes y espacios audiovisuales del Estadio para presentar y amplificar el trabajo de los distintos artistas y conectar con las audiencias globales del Barça a través de la televisión”. “La misión de Spotify es desbloquear la creatividad humana, ayudar a los artistas a ganarse la vida con su arte y conectar con sus fans. Creemos que esta asociación creará muchas oportunidades para cumplir esta misión de forma única, imaginativa y sorprendente”, ha opinado Nörstrom.

 

¿Más o menos que antes de la pandemia?

En cuanto a la valoración económica, de confirmarse las que se manejan en el entorno del club, el Barça está firmando con Spotify por sólo 2,5 millones más de lo que acordó pagar la multinacional nipona antes de la pandemia. O lo que es lo mismo, lo que hasta 2019-2020 eran 74 millones ahora serán, de momento, 57,5 millones. El salto podría darse con la venta de la manga a un nuevo partner. El problema es que haber cedido ya el kit training puede restar valor a este activo, que siempre se comercializaba de forma conjunta con la trasera de la ropa de entrenamiento.

A los 74 millones que suponían estos dos main sponsors (38 millones en 2021-2022 tras las rebajas) habría que añadir el primer equipo femenino. Stanley ya era patrocinador del Barça, pero en 2018 extendió su alianza para lucir en el frontal de la camiseta de las campeonas de la Women’s Champions League. El contrato se cifró en 3,5 millones de euros, si bien es poco realista vincularlo todo al femenino, pues se incluía también un importante paquete de publicidad en la U televisiva y sería dar por bueno que un club de Primera Iberdrola, con unas audiencias muy limitadas, puede generar por patrocinio más que incluso algunos equipos de la parte alta de LaLiga Santander.

La cifra se valora positivamente por una parte del sector, pues supone recuperar parte del terreno perdido en 2020-2021 en un contexto de frenazo a los precios de los grandes patrocinios del fútbol europeo y la propia situación deportiva del Barça. Mientras que en 2017 se firmó con la fortaleza de haber ganado un triplete y tener a Messi y Neymar en plantilla, hoy el proyecto deportivo está en reconstrucción. De ahí que nadie diera por buenas las previsiones que manejaba públicamente de superar los 60 millones por temporada sólo con la ropa de juego.

Una vez se formalice el acuerdo, la pirámide de patrocinios cambiará y sólo Spotify y Nike se mantendrán como main sponsors salvo sorpresa. La relación con la multinacional estadounidense de artículos deportivos no atravesaba por su mejor momento en la fase final del mandato de Josep Maria Bartomeu, hasta el punto de que el Barça inició una batalla legal para reclamarle el pago de 50 millones de euros. Ferran Reverter, director general hasta que se le encuentre relevo tras cesar semanas atrás, dijo que se negociaba un pacto para retirar las demandas y buscar una solución a los puntos de conflicto.

En un nivel inferior, como socios globales, están 1xBet, Estrella Damm, Konami, Cupra, Oppo, Stanley, Gatorade, Allianz, Chiliz y FBS. En un escalón inferior, como socios oficiales, aparecen CaixaBank, Assistència Sanitària, Shiseido Men, SK Lubricants, Scotiabank, Taiping Life Insurance, Coca-Cola, Rakbank, Sebang/Rocket, Maybank, SHB, Banco MG y H&S.

De momento, y al margen de Spotify, no se ha producido ningún alta relevante en el área de patrocinios, pese a que la junta presupuestó la entrada de nuevos acuerdos por 25 millones extra ya para 2021-2022. De hecho, los contratos hechos públicos con Lego y Gamers Hub se empezaron a negociar con el anterior comité de dirección. Y el único negociado directamente por la junta, el de la israelí Ownix, se acabó rescindiendo tras la detención de varios de sus promotores.

Publicidad

Publicidad