Publicidad

Las claves del convenio de baloncesto femenino: salario mínimo, jornada completa y cantera

El convenio estará vigente hasta junio de 2024 con prórrogas automáticas. Fija el salario mínimo en 16.000 euros brutos y solo incluirá a la primera división, aunque incluye a las jugadoras de cantera que estén inscritas en un partido del primer equipo.

Baxi Ferrol Liga Femenina 2023 2024

El segundo convenio de la historia de la Liga Femenina de baloncesto ya es una realidad. El documento, que se firmó a finales de 2023, fue publicado ayer oficialmente en el Boletín Oficial del Estado (BOE). En él se garantiza un salario mínimo de 16.000 euros brutos, se excluye la vivienda u otros complementos como parte del salario mínimo, se garantiza la jornada completa y la obligación de abonar el salario íntegro en caso de lesión o baja. Además, cubrirá a las jugadoras del filial que se inscriban al menos en un partido con el primer equipo y crea una comisión paritaria de resolución de conflictos, entre otras medidas, según la documentación a la que ha tenido acceso 2Playbook

El nuevo marco laboral tendrá vigencia de una temporada, con posibilidad de prórrogas automáticas cada temporada y que sólo será de aplicación en la máxima competición nacional de baloncesto femenino. No entran en la regulación las condiciones de los desplazamientos, ni las estructuras internas de los clubes. 

Ambas partes habían negociado el convenio desde hace, al menos, dos años. En la mesa de negociaciones estaban la Asociación de Jugadoras de Baloncesto (Ajub), la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino (Anbf), la Federación Española de Baloncesto (FEB) y el Consejo Superior de Deportes (CSD); estos dos últimos como mediadores y garantes. Aún se desconoce si el CSD hará aportaciones económicas extraordinarias para ayudar a clubes y ligas a avanzar en la profesionalización de sus estructuras y asumir el mayor coste que suponen algunas de las medidas del nuevo convenio.

La Ajub ha asegurado que el convenio “recoge la distribución del tiempo de trabajo, el descanso semanal, las vacaciones, reconocimientos médicos, contratos de trabajo, salario con una retribución mínima a tiempo completo…”. Elisa Aguilar, reelegida esta semana como presidenta de la FEB, ha señalado que “es el hito que más ilusión me ha hecho. Se mejoran las condiciones laborales y la profesionalización de las estructuras. Se fortalece el baloncesto femenino, pero queremos más: estructuras más sólidas, mejores condiciones para las jugadoras y ser la mejor liga en el mundo”. 

 

 

En la presentación de la firma del acuerdo ya se indicó que el salario mínimo quedaría fijado en 16.000 euros brutos. Se debe abonar en mensualidades y queda fuera la vivienda como parte del pago. Esta sí era una práctica habitual en la liga y parte de los clubes reclamaban que pudiera incluirse como parte del pago. El convenio permite finalmente que se pueda incluir como parte del salario, pero como complemento y siempre que se garanticen en metálico los 16.000 euros de salario mínimo bruto. “Se podrá considerar retribución en especie, pero no estará dentro como concepto salarial dentro del salario mínimo”. 

Los contratos de trabajo se ajustarán al artículo 3 del Real Decreto 1006/1985, que regula la relación laboral de los deportistas profesionales. Además, se introduce una cláusula para que los contratos tengan una duración definida, incluso si solo hace referencia a una única competición o a un número concreto de partidos. Respecto a las cesiones, el convenio simplemente se limita a indicar que se permite su práctica siempre que haya contrato en vigor y ambas partes accedan a la misma, sin poner un límite y dejando a la libre negociación de los clubes el reparto del salario de la jugadora. 

Por primera vez se garantiza la jornada de trabajo completa por convenio, aunque es algo que, en la práctica, la mayoría de clubes ya cumplían. El convenio designa que “la jornada será efectiva el tiempo que esté bajo las órdenes del club, a efectos de entrenamiento o preparación física y técnica. En ningún caso superará las siete horas diarias ni las 35 horas semanales, con excepciones”. 

Estas excepciones incluyen la participación de las jugadoras en actos publicitarios o de carácter institucional del club. No computará en el tiempo laboral las concentraciones previas a los partidos ni los desplazamientos. También se fijan los tiempos de descanso, las vacaciones remuneradas, la baja por maternidad y la obligación de comunicar las sesiones de entrenamiento con antelación, y prohíbe apartar a las jugadoras de los entrenamientos, salvo en casos de recuperación de lesiones o enfermedad. 

 

 

Otro de los puntos clave estaba en las percepciones económicas en caso de lesión o incapacidad temporal. Los clubes han cedido y tendrán que completar la prestación de la Seguridad Social o Mutua hasta abonar el 100% de su salario mientras dure la baja. Este punto era irrenunciable para las jugadoras, que durante años habían quedado desprotegidas en diferentes casos y, aseguraban, era irrenunciable para avanzar en la profesionalización. 

El convenio también recoge la creación de una comisión paritaria formada por ocho representantes que designarán cada parte del convenio y otros actores que ya estaban en la mesa de negociación del convenio, como el CSD o la FEB. Esta comisión será la encargada de gestionar “todo lo relacionado con impagos, lo relacionado con vacaciones de Navidad, el estudio de la evolución de las relaciones entre las partes y otras actividades”. 

En cuanto a los derechos de imagen apenas hay novedades respecto a otros convenios colectivos en cualquier deporte. Las jugadoras ceden sus derechos, incluidos el nombre, imagen y voz, para su libre difusión por club y liga. Para que los patrocinadores también tengan acceso “se podrán explotar a través de terceras personas y empresas” y, a la vez, se garantiza que “la jugadora pueda usar su imagen en su propio beneficio siempre y cuando no resulte competencia directa con la actividad del club, sus patrocinadores o las competiciones en las que participe”. 

Y no solo en materia comercial se garantizan derechos. El convenio de baloncesto femenino es pionero al incluir un artículo que garantiza la libertad de expresión de las jugadoras y “manifestar libremente su pensamiento sobre cualquier materia, y en especial sobre los temas relacionados con su profesión”. Se incluye también el derecho a la conciliación de la vida familiar y dos amplios protocolos en caso de violencia de género o de acoso laboral o sexual, que se adjuntan en el mismo documento. 

 

 

La intrahistoria del convenio de baloncesto femenino

La firma del convenio lleva negociándose, al menos, dos años. Fue una prioridad en el tramo final del mandato de Jorge Garbajosa, que finalmente tuvo que traspasar a Aguilar. La Copa de la Reina de Zaragoza 2022 encarriló las negociaciones y, tras el parón en el CSD marcado por las elecciones y cambios institucionales, finalmente pudo desbloquearse a finales de noviembre. 

La LF Endesa fue la primera liga femenina en tener un convenio en España. Se firmó en el año 2007 y entró en vigor en enero de 2008, pero apenas duró una temporada. Ninguna de las partes volvió a sentarse para negociar su renovación y, desde entonces, clubes y jugadoras se han regido por las necesidades del mercado y la regulación que ha impuesto la Federación Española de Baloncesto (FEB) en sus competiciones. Gran parte de dicho documento ha sido la base que ha nutrido el primer convenio del fútbol femenino, firmado como paso previo a su profesionalización.

Junto a Luci Pascua, en la junta directiva de la Asociación de Jugadoras están la capitana de Perfumerías Avenida, Silvia Domínguez (vicepresidenta) y otras de gran trayectoria en la liga como María Asurmendi, María Pina, Marina Ferragut y Vega Gimeno. La actual junta directiva entró en 2017. 

La Asociación Nacional de Baloncesto Femenino, por su parte, está conformada por los clubes de la máxima competición. Actualmente hay dos comisiones. Una se enfoca a la profesionalización de la liga, y está compuesta por Movistar Estudiantes, Valencia Basket y Spar Girona. La segunda es la que se ha encargado de negociar el convenio. Hasta finales de 2022 estaba en ella Perfumerías Avenida pero, tras la dimisión de Carlos Méndez como director general, Carmen Muguruza, presidenta del IDK Euskotren, ha liderado la recta final de las negociaciones en solitario. 

 


Sobre 2Playbook Intelligence

2Playbook Intelligence es la unidad de datos e inteligencia de mercado de 2Playbook, cuya plataforma de datos monitoriza en tiempo real el negocio de más de 280 clubes de fútbol y baloncesto de toda Europa, la asistencia a todos los eventos deportivos y de entretenimiento en España, así como más de 20.000 contratos de patrocinio en el mercado español, segmentados por competición, tipología de activos, marcas, categorías de producto y valor económico aproximado de cada acuerdo. Si quieres más información, contacta con nosotros a través de intelligence@2playbook.com.

Publicidad

Publicidad