Publicidad

El ‘phygital’: la ‘vacuna’ del deporte ante la pérdida de negocio físico por el confinamiento

La Covid-19 ha cerrado las puertas de los estadios y, con ello, la hucha de muchos clubes. La apuesta por el digital, mientras se da un trato presencial al aficionado o cliente, puede marcar el futuro de un mercado de 190.000 millones de dólares.

digital phygital nuevas tecnologías estadio inteligente

Apunten su nombre: Phygital. Puede convertirse en el mejor fichaje del deporte tras la pandemia. No es un futbolista ni una nueva máquina de fitness, pero está llamado a liderar una revolución en la industria deportiva tras la pandemia. O durante la misma, porque esta tendencia del marketing es capaz de estar dentro y fuera de los estadios al mismo tiempo. También está omnipresente en el decálogo de iniciativas para la transformación estratégica que darán forma al futuro de los deportes, según un informe de la tecnológica Atos.

La compañía cifra el negocio global del deporte en 190.000 millones de dólares (163.248 millones de euros). Ahora, con la crisis derivada de la Covid-19, uno podría pensar que este valor menguará. Sin embargo, Atos confía en la transformación del modelo operativo de los players del deporte hacia un entorno digital que permitirá a la industria mantener su senda positiva durante los próximos años.

“Siguiendo las estrategias correctas, difuminando las líneas que separan al mundo físico del digital, la industria del deporte puede salir de la crisis más fuerte y más popular que nunca”, asegura Patrick Adiba, director general del área de grandes eventos y olimpiadas de la empresa. “La tecnología y los datos pueden aportar la emoción del deporte a los aficionados, sin importar dónde se encuentren”, agrega.

En ese trabajo por dar espacio al phygital para, en definitiva, mantener al aficionado conectado y fiel a su club, gimnasio, tienda o deportes favoritos, destacan tres claves, tres retos de la industria para llevar a cabo con éxito la transformación digital: optimización, interconexión y reinvención.

La optimización se evidencia en los puntos uno y dos del decálogo: crear plataformas de datos de clientes y hacer que los estadios sean más inteligentes. Por un lado, porque con la recopilación de datos, las entidades y empresas deportivas podrán conocer mejor a sus aficionados y clientes. Con ello, además de ofrecer un mejor servicio, se lograría aumentar los ingresos por merchandising y matchday, aprovechando las herramientas que pueden atraer al consumidor phygital.

Los estadios inteligentes, aprovechándose del IoT y del ‘big data’, permitirán a los clubes ofrecer una experiencia única a su afición y controlar los flujos de personas en el recinto

Un cliente que, tras la pandemia, necesita y prioriza sentirse seguro. Por ello, una vez se permita la vuelta de los aficionados al estadio, estos deberán ser más inteligentes. Esto significa adoptar tecnologías como el Internet of Things (IoT) que permiten rastrear con una gran exactitud los flujos de personas en los recintos deportivos, así como optimizar su gestión.

El segundo reto que tiene por delante el sports business es la apuesta por la interconexión digital. En otras palabras, conseguir una experiencia más personalizada tanto para los aficionados como para los deportistas. ¿Cómo? Implementando la inteligencia artificial (IA) y la realidad virtual (VR) en el día a día del club. Así, se lograría que el socio pueda recibir informaciones de su interés provenientes de patrocinadores de la entidad, que el aficionado pueda comprar entradas de forma muy intuitiva, rápida y segura -facilitando el pago sin efectivo-, e incluso que el deportista pueda mejorar su rendimiento en el campo y reducir las lesiones, entre otros aspectos.

Además, Ganando en la ‘nueva normalidad’ con la integración del phygital en la experiencia del aficionado recomienda el uso de la VR para poder fidelizar al aficionado y crear una mayor comunidad con juegos online y producción de contenidos que permitan la participación de los aficionados más allá del día de partido.

 

Apuesta por los eSports y la sostenibilidad

Por último, el socio tecnológico de los Juegos habla de disrupción. La reinvención de la estrategia de ingresos con la inclusión de nuevos modelos de negocio aprovechando el Internet de las Cosas (IoT). El primer ejemplo son los eSports, que viven un boom desde 2017. En los últimos tres años, sus ingresos se han duplicado hasta 1.500 millones de dólares (1.289 millones de euros).

Asimismo, la creación de personajes animados o virtuales, como puede ser una mascota personalizada, “permitirá tener al fan siempre activo en las acciones del estadio, y puede ser aprovechado para lanzar valores de marca y mensajes de patrocinadores y organizadores de eventos”.

Todo ello, sin embargo, no podrá ser factible si no se cuida el medioambiente. La sostenibilidad es el último, pero no menos importante, de los puntos que se han de tener en cuenta en la innovación del deporte postCovid-19. Promover la descarbonización del deporte en general, y los grandes eventos deportivos en particular, serán claves en la industria que vive tiempos de cambio acelerado.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés