Publicidad

El Atlético de Madrid recompra su negocio VIP a Centerplate ISG en una operación de 18 millones

El club asume la gestión directa de esta actividad y pone fin al contrato de cesión por 20 años que firmó en 2017 con la compañía estadounidense. La operación generó una pérdida extraordinaria de 4,18 millones en las cuentas de 2020-2021.

Wanda Metropolitano estadio Atlético de Madrid

El Atlético de Madrid toma definitivamente el control de todo el negocio VIP y de restauración del Wanda Metropolitano. El club rojiblanco apostó por entregar la explotación de esta actividad a Centerplate ISG en 2017 como una vía para garantizarse ingresos fijos a corto plazo, pero el acuerdo ha finalizado de manera anticipada. Transcurridos sólo tres de los veinte años del contrato, la entidad dirigida por Miguel Ángel Gil Marín ha recomprado estos derechos en una operación valorada en 18 millones de euros, según ha podido saber 2Playbook.

Este movimiento permite al Atleti tomar las riendas directas de uno de los negocios más lucrativos dentro de la explotación de un estadio. Aunque no se detalla claramente en las cuentas, en sus ingresos por comercialización antes de la pandemia figura una partida de otros ingresos, al margen de patrocinios y retail, que rondaba los 8 millones de euros anuales. En la partida de gasto, se recogían más de 3 millones por campaña en servicios de cáterin.

Para internalizar esta actividad, tuvo que cargar unas pérdidas de 4,18 millones de euros a las cuentas de 2020-2021, entre 777.000 euros que constaban en balance como gastos previos a la alianza con su ya exsocio británico y 3,4 millones de euros que le debía esta compañía y que ha renunciado a cobrar, según consta en documentos oficiales del club.

El acuerdo se cerró el pasado 17 de agosto tras varios meses de discrepancias por el impacto que estaba teniendo la pandemia en la explotación de esta línea de actividad, cerrada desde que en marzo de 2020 se suspendieron las competiciones y hasta agosto de 2021, cuando se empezó a recuperar la presencia de público en las gradas. Cerca de 200 personas trabajaban en la empresa que gestionaba el denominado Neptuno Premium, entre el servicio de restauración (camareros y cocina), la logística y el personal de oficinas que se encargaba de la operativa.

Se desconoce cuántas personas han sido subrogadas por el Atleti, pues la mayoría de ellas se encontraban afectadas por un expediente de regulación temporal de empleo (Erte). A cierre de 2020-2021, la entidad deportiva empleaba 1.030 personas, de las cuales 326 eran administrativos o dependientes de las tiendas y taquilla.

De momento, lo que sí se ha concretado es el traspaso de la propiedad de todas las instalaciones relacionadas con el contrato de cáterin, como las cocinas, que eran propiedad de Centerplate ISG. Todo este equipamiento está valorado en 2,48 millones de euros.

Una vez se complete la operación corporativa, prevista para 2021-2022, el conjunto rojiblanco incorporará estos derechos como un activo intangible valorado en 18 millones de euros. Ello también tendrá un impacto en las cuentas, pues estos derechos se amortizarán de forma lineal durante los años de contrato que quedaban con la concesionaria del servicio, es decir, que supondrá un coste anual aproximado de algo más de un millón de euros.

Con el traslado del Vicente Calderón al Wanda Metropolitano y la consolidación en la élite europea del primer equipo, el estadio pudo debutar en el estreno de 2017-2018 con más de un 80% de los espacios VIP ya reservados. A la espera de conocer cómo se reestructura la política de precios tras todos los cambios -internalización del servicio y pandemia-, Neptuno Premium ofrecía pases de temporada que iban desde los 1.700 euros por una butaca con acceso a las zonas de hospitality, hasta los entre 50.000 euros y 162.000 euros que podía costar un palco privado para empresas.

Ubicado en el segundo anillo del recinto deportivo, los espacios VIP ocupan una superficie total de 11.000 metros cuadrados, distribuidos entre 139 palcos privados para entre 5 y 18 personas; estos boxes, además, pueden utilizarse en días que no hay partido para actos corporativos. A los espacios privados hay que añadir las entradas individuales con estos mismos servicios, que en total permiten que haya 7.000 personas disfrutando de la experiencia VIP en días de partido.

La zona VIP del Wanda Metropolitano cuenta con 11.000 metros cuadrados y 139 palcos privados

La intención del Atleti de recuperar la gestión de la restauración del Wanda Metropolitano ya podía intuirse con la apertura de El Gran Escenario, un restaurante situado en los bajos del estadio que opera a través de la sociedad Mejóramelo SL. En esta sociedad tienen como aliado al 50% a Grupo Paraguas, que posee ocho locales en el centro de Madrid. Abierto poco antes de la pandemia, las pérdidas acumuladas por la sociedad en sus primeras dos temporadas de operaciones rondan los 100.000 euros.

Tras este movimiento, el club colchonero ya tiene bajo su paraguas la operativa de todos los negocios comerciales, si bien cuenta con socios como pueden ser el mencionado Grupo Paraguas o Fanatics, con la que renovó hace un año y hasta 2025 para relanzar el negocio de retail. La pandemia provocó que las tiendas aportaran un 10% menos en 2020-2021, hasta 5,3 millones de euros, muy lejos de los más de 9 millones que movía antes de que la Covid-19 hundiera este negocio. Y el retroceso podría haber sido mayor de no ser por el ecommerce, que facturó un 140% más respecto a 2019-2020.

En total, el departamento comercial que dirige Iñigo Aznar facturó 96,1 millones de euros durante el último ejercicio, con mejoras en todas las líneas vinculadas excepto el merchandising.

Los patrocinios generaron 75 millones de euros, un 10% más respecto a 2019-2020. Sólo en la parte de comercialización ingresó 27,5 millones, un 16% más. A pesar de la pandemia, el negocio de la publicidad dinámica mejoró notablemente, hasta superar los 50 millones, un 41% más. La estática se incrementó ligeramente, hasta 4,1 millones, un 5% más.

El club colchonero ha logrado aumentar el interés de las marcas, incluso en pandemia. Muestra de ello es la renovación de cara a esta temporada de sus dos patrocinios principales, Plus500 y Hyundai, y el refuerzo de su alianza con Capital Energy, a la que ha vendido la ropa de entrenamiento hasta 2024.

El Atlético de Madrid en su conjunto, incluidas las franquicias de Canadá y México, cerró 2020-2021 con unos ingresos ordinarios de 339,29 millones de euros, lo que apenas supuso un retroceso interanual del 1,6%. No obstante, las plusvalías por traspasos y otros extraordinarios como la venta del Vicente Calderón se desplomaron, pasando de 128,44 millones a sólo 28,48 millones de euros.

Ello explica que la entidad cerrara el último ejercicio con unas pérdidas de 111,6 millones, una situación que aceleró la entrada de un socio inversor que cubriera ese agujero en las cuentas y aporta liquidez adicional para afrontar determinadas inversiones. Ese aliado es Ares Management, que aportó 120,28 millones de euros para controlar el 33,9% del vehículo inversor al que las familias Gil Marín y Cerezo traspasaron su 70,42% del Atleti.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés