Publicidad

LaLiga: el cierre de estadios forzará a un ajuste extra de 284 millones en el gasto salarial

Los clubes tienen autorizados 2.320,3 millones para plantilla inscribible en 2020-2021, cifra que hoy tienen sobrepasada en 423,1 millones que deben ajustar vía traspasos o recortes de salario. El retraso en el regreso de las aficiones puede ser crucial.

laliga osasuna sadar noche

Pfizer y Moderna no son el nombre de ningún delantero que vaya a dar goles o el portero que salvará los tres puntos, pero son el mejor fichaje que el fútbol mundial espera hacer en el mercado de invierno. Las farmacéuticas prevén que la puesta en circulación de la vacuna contra la Covid-19 pueda llegar a principios de 2021, y de lo que tarde en dar seguridad dependerá que el ajuste en las cuentas de LaLiga deba ser mayor. En concreto, el desfase podría alcanzar los 707 millones de euros respecto a los 2.320 millones autorizados si no regresa el público a las gradas más pronto que tarde.

“La estimación actual es que hay un déficit de 423,1 millones de euros, pero, si asumimos que no va a haber público en toda la temporada, serían 284 millones más que habría que ajustar ese límite”, explica José Guerra, director general corporativo de LaLiga. Y el problema es que hoy no hay una previsión exacta sobre cuándo se producirá esa reapertura.

Inicialmente, la gestora del fútbol profesional contempló que la celebración de partidos con público se retomara de forma progresiva a partir de enero de 2021, y otros más optimistas como el FC Barcelona situaban ese horizonte en diciembre. Por eso, en los presupuestos autorizados se permitió contemplar unos ingresos por socios y taquilla equivalente al 55% de la media de los tres últimos años.

Las cuotas de socios y abonados generaron 296,6 millones de euros en 2017-2018, según los últimos datos hechos públicos por LaLiga, cifra que ya habría rebasado los 305 millones de euros en 2018-2019, según la información recabada por 2Playbook a partir de los estados financieros de los 42 equipos de esa temporada. A este importe hay que añadir los más de 160 millones de euros anuales que genera la venta de entradas puntuales, si bien ese importe se reparte mayoritariamente entre FC Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid.

Sin embargo, el presidente de la asociación, Javier Tebas, admitió ayer en un encuentro con medios que “una vez pase la segunda ola, con la vacuna y los test antígenos, sería un buen momento para plantear” un protocolo que permita cierta presencia de aficionados. “Si podemos llegar a tener público al final de temporada, ese exceso podría ser menor y el ajuste se situaría entre 150 millones y 200 millones de euros”, confió.

Los clubes de LaLiga han superado el límite de gasto en plantilla en 423,1 millones de euros, pero la ausencia de taquilla elevaría el agujero a 707 millones

De momento, los clubes de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank tienen autorizado gastar 2.320,3 millones de euros en plantilla deportiva inscribible, es decir, primer equipo y cuerpo técnico. Se trata de un recorte del 19,8% respecto a los 2.893,5 millones con que cerraron 2019-2020, pero el problema es que, transcurridos dos meses de competición, sólo se han logrado ahorros por 150,1 millones de euros respecto a este importe.

Es decir, hoy los 42 equipos del fútbol profesional español tienen comprometidos pagos por 2.743,4 millones de euros para el colectivo de jugadores y entrenadores que deben pelear por los hitos deportivos. “Está habiendo un ejercicio de responsabilidad por parte de todos los clubes para atajar este exceso, pero hay contratos previos difíciles de reducir de golpe sin afectar a la competitividad deportiva, pero hay clubes que inexorablemente deberán dar salida a jugadores o pactar rebaja de masa salarial”, sostiene Tebas.

La negociación más pública en este sentido es la del FC Barcelona, que desde hace semanas negocia con el primer equipo el recorte de 191 millones de euros en nóminas para cuadrar los números. Es un importe inferior a los 273,71 millones que LaLiga estima que debe recortar respecto al techo salarial de 2019-2020, ya que ese desfase también puede cubrirse con nuevos ingresos, ya sean traspasos de futbolistas u operaciones extraordinarias como la entrada de un fondo en el negocio de entretenimiento blaugrana a cambio de un mínimo de 100 millones.

Tebas volvió a recordar que una de las paradojas de esta crisis es que los clubes más diversificados son los que más van a sufrir, porque “cuanto más dependen de la televisión, menos se ven afectados por esto”. De hecho, junto al Barça, los equipos más lastrados son los que mayor masa social tienen, como Real Madrid, Real Betis o Valencia CF, al que se le suma el hecho de no lograr la clasificación para la Champions League.

Al margen de las rebajas salariales, la oportunidad está en el mercado de fichajes, determinante para que el techo de gasto pasara de 2.140,36 millones de euros en el primer escenario a los 2.570,5 millones que finalmente podrán destinar a plantilla deportiva, tanto inscribible como no inscribible, donde se incluye filial, cantera, femenino y el resto de secciones polideportivas.

No obstante, Tebas advierte que “es muy difícil que vayan a incorporarse jugadores en el mercado de invierno, porque lo que se está buscando es un ahorro de costes”. Es más, las estadísticas internas revelan una caída del 60% de la actividad en la compraventa de futbolistas y no se percibe una pronta recuperación.

Sí, hay excesos, pero los clubes siguen trabajando para adecuar el gasto a la nueva realidad y, con tiempo, estamos haciendo todas las estrategias para asegurar la tesorería y que todos los clubes lleguen a final de temporada”. La patronal ha logrado garantizar la continuidad del apoyo de los fondos de inversión especializados en fútbol y la banca tradicional.

Para lograrlo, se modificó el reglamento para que la deuda con entidades financieras tenga la misma consideración que la contraída con otros clubes, de modo que los dirigentes saben que cualquier incumplimiento en los pagos puede acarrear severas sanciones.

“Estamos convencidos de que vamos a ser capaces de refinanciar. En el fútbol no está pasando nada que no pase en el conjunto de la economía”, insistió Tebas, sobre la solvencia de la competición y el trabajo de adaptación a la nueva realidad que se está haciendo en comparación con otras ligas. “No van a poder cumplir el objetivo todos, pero confiamos en que seguirán adaptándose hasta 2022, “con el tiempo suficiente y manteniendo la tesorería”.

Aquí el mensaje es claro, y en cierta manera también se dirige a los futbolistas: “Todo exceso que se produzca este año se traspasará al siguiente”, asevera Tebas. Es decir, que si un equipo sobrepasa en 10 millones su techo de gasto, ese importe se le restará del límite del curso siguiente, por lo que los jugadores siempre acabarán estando en el punto de mira para poner de su parte en la solución del problema. “Es importante para la sostenibilidad del sector y soy optimista pese a lo preocupante de los números”, concluyó.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés