Publicidad

UD Ibiza SAD: el proyecto de los hermanos Salvo acelera en su camino hacia el fútbol profesional

El club balear ha finalizado su conversión en sociedad anónima deportiva tras un proceso arrancado en 2015, con vistas a dar el salto al fútbol profesional. En su hoja de ruta, un gran estadio y una ciudad deportiva.

UD Ibiza equipo

Ibiza, tierra de música, agua cristalina, lujo… y pronto de fútbol. Es el sueño de Amadeo, Abelardo y David Salvo, los tres hermanos que controlan el club desde que reflotaron un club extinguido por las deudas en 2015. Pagó los 50.000 euros que debía el UD Ibiza-Eivissa a la federación española y balear, y comenzó como todos: en Regional. Ahora, en las islas Pitiusas acarician el fútbol profesional. El primer paso, en clave de gestión, ya está hecho: el club se ha convertido en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) con un capital social inicial de 700.000 euros.

También es cierto que Amadeo es, de los tres hermanos, el que más imagen mediática tiene, tras haber sido presidente del Valencia CF, el equipo de su ciudad natal y del que marchó tras la llegada de Peter Lim a la entidad en 2014. Meses después arrancaba el proyecto del UD Ibiza. Un plan con un objetivo: alcanzar LaLiga Santander.

En la todavía denominada Segunda B, la apuesta es “ruinosa”. ¿Pero cuán ruinosa? “Algún millón”, declaró recientemente a Periódico de Ibiza. Con ese volumen de pérdidas anual, el ascenso este 2020-2021 parece algo primordial. El equipo celeste va en buen camino, líder destacado en la clasificación de su grupo, último paso antes del play-off final por el acceso a LaLiga SmartBank.

En la categoría de bronce, la gestión deportiva es clave: la masa salarial consume entre un 70% y un 80% de un presupuesto que, en casos como el del Ibiza, es profesional pese a que el negocio no lo sea. Es el gran riesgo de esta inversión, cuyo premio -el fútbol profesional- bien lo merece: “Antes de la Covid, 19 equipos de 20 de Primera tuvieron beneficios importantes”, apunta.

“Al final, esto es una empresa deficitaria, porque es profesional y está en una categoría en la que el 80% son profesionales, pero la llaman no profesional. Es una cosa curiosa. Es la Ley del Deporte, que es del año 85 y está para cambiar. Entonces, es deficitario si eres un club profesional; no nosotros, sino cualquiera que veas en Segunda B es deficitario”, explicó al medio local.

 

Nuevo estadio y ciudad deportiva

Entre los proyectos que tiene por delante el club destacan la construcción de un nuevo estadio y una ciudad deportiva. Son planes que van ligados al ascenso, pero cuyo dibujo ya está pintado. El nuevo campo contaría con entre 12.000 y 17.000 asientos, “un estadio moderno y tecnológico”, destaca Salvo, cuyo patrimonio lo ha construido con Power Electronics, una empresa, precisamente, que compone componentes electrónicos y trabaja con energías renovables.

“Habría que llegar a un acuerdo con las instituciones para que nos cedieran el campo, como se ha hecho en Villarreal, Badajoz, Girona y Leganés. Tendríamos que cambiar la iluminación, el césped y construir un estadio como Dios Manda”, apuntó Salvo al periódico ibicenco.

Con un presupuesto de cerca de dos millones de euros, aunque el presidente no quiera dar más detalles, el Ibiza tiene una hoja de ruta para los próximos años: el club trabaja para “crear una empresa, dotarla de recursos y economía suficiente para que esa empresa sea seria, pague a tiempo, sea solvente, la gente quiera venir, hablen bien de ella, tenga una buena repercusión mediática. Y eso es lo que estamos haciendo, estamos invirtiendo como si Power Electronics tuviera otra filial. ¿Qué lo perdemos? Pues como el que compró un solar pensando que lo iban a recalificar y hace 30 años que espera. Tenemos energía y fuerza, los hermanos estamos unidos y no hay fisuras. Si algo falla, quien entre después se encontrará un club saneado”.

Actualmente, la plantilla de trabajadores del club asciende a 60 personas, una cifra alta para un club de Segunda B y que incrementará si se asciende al fútbol profesional. Ibiza, por su icónica marca, “vende” -asegura Salvo-. El equipo balear vende más camisetas que “algunos clubes de Primera y que muchos más de Segunda y eso que estamos en Segunda B y no tenemos tienda propia”, apostilla el presidente. Este es el sueño de los hermanos Salvo y una isla entera.

En este proyecto, la apuesta de los Salvo por el deporte ibicenco no se circunscribe únicamente al fútbol. El Ibiza UD ha firmado convenios de colaboración con varios clubes de otras disciplinas, como balonmano, fútbol sala y voleibol, a los que da nombre.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés