Publicidad

‘El Clásico’ de la ACB: Barça y Madrid copan un 75% de las pérdidas y sólo el 18% de los ingresos

Los dos principales clubes del deporte español condicionan el rendimiento deportivo y económico de la liga de baloncesto. Sus pérdidas agregadas fueron de casi 55 millones en 2019-2020 y apenas generaron ingresos propios de 22,5 millones.

acb fc barcelona real madrid 20 21 13 924x500

La sostenibilidad económica en la ACB es uno de los temas más complicados de abordar. Mientras cada vez más clubes se afanan para aplicar sus propios criterios para alcanzar la rentabilidad sin perjudicar sus aspiraciones deportivas, los dos cocos, Real Madrid y FC Barcelona, coparon el 74,46% de las pérdidas totales de la competición en 2019-2020. Así se desprende del último informe publicado ayer por el Consejo Superior de Deportes (CSD), al que ha tenido acceso 2Playbook.

La tendencia va en línea con la de temporadas anteriores. El déficit asumido por las dos entidades para competir con garantías en Euroliga ascendió a casi 55 millones de euros en el primer ejercicio impactado por la pandemia, una cifra sin precedentes que sólo pueden permitirse gracias a los recursos que obtienen de la sección de fútbol, que año tras año sufraga la inversión en el parqué en busca de una futura sostenibilidad. Las pérdidas de los otros 16 clubes se situaron en 18,67 millones de euros, con Unicaja, Baskonia, Valencia y Estudiantes a la cabeza.

El club blaugrana perdió más dinero que el blanco en 2019-2020, con unos números rojos de 28,2 millones de euros. Todo ello a pesar de los ajustes realizados para recortar partidas de gasto. Los madridistas, por su parte, cerraron el último ejercicio con unas pérdidas de 26,36 millones de euros, según figura en sus cuentas anuales.

La mayor carga que asume el Barça se debe, principalmente, al gasto en plantilla. En 2019-2020 esperaba invertir hasta 32,9 millones de euros, casi un 60% más que el año anterior, debido a las llegadas de jugadores como Nikola Mirotic, Álex Abrines, Brandon Davies, Cory Higgins y renovaciones como las de Víctor Claver. Solo con la llegada de Mirotic el club aumentó el gasto en jugadores en 4,5 millones de euros.

Eso sí, la masa salarial se logró reducir finalmente hasta 30,1 millones de euros. El club pactó con los jugadores una reducción del 70% del sueldo mientras no hubo liga, aunque a cambio se amplió el contrato a algunos jugadores para compensar esa rebaja. En el Real Madrid también se recortó el gasto gracias a una rebaja salarial del 10% pactada con los jugadores, que dejaron las nóminas de toda la sección en 34,39 millones de euros. Pese a ello, fue un importe superior al de 2018-2019 por el refuerzo de la estructura corporativa.

El pago de salarios entre ambos clubes ascendió a 62,77 millones de euros, equivalente al 51,63% de lo que gastó toda la ACB en sus estructuras. Su peso es menor en términos de gasto total. Entre Barça y Madrid representan el 39,1% de los costes operativos de los equipos de la competición, que se situaron en 193,71 millones en 2019-2020.

Pérdidas e inversión en plantilla es el peaje a pagar por mantener a los equipos en la cúspide española y europea, cada año en la pelea por tratar de ganar la Euroliga. Ahora bien, su nivel de gasto no se corresponde con su capacidad para generar negocio a través de sus divisiones de baloncesto. Los ingresos agregados de Madrid y Barça sumaron 22,53 millones de euros la temporada pasada.

¿Qué peso tienen sobre el total de ingresos generados en la ACB? Apenas del 18,2% de una cifra de negocio que superó los 123,43 millones entre los 18 clubes. Es más, TD Systems Baskonia y Valencia Basket se mueven en cifras de facturación muy similares, por lo que el hecho diferencial lo marca la aportación que recibe cada uno de sus accionistas.

El Real Madrid mantiene una mayor capacidad de generar ingresos que el Barça; prácticamente el doble. La entidad merengue preveía ingresar 15,88 millones de euros en 2019-2020, una cantidad similar a la de anteriores temporadas. Sin embargo, la Covid-19 provocó que la recaudación se acabara situando en 14,46 millones de euros.

En cuanto a los blaugranas, su capacidad de negocio ordinario está muy lejos de la su rival histórico. El Barça ya había previsto una caída del 23% de sus ingresos antes de la pandemia, hasta 9,1 millones de euros. Finalmente, el golpe fue mayor, también de un millón más, como el Madrid, y se situó en 8 millones de euros en 2019-2020. La mayor parte de los acuerdos de ambas entidades, de hecho, son trasvases de los firmados con el equipo de fútbol.

La ACB, en definitiva, sigue directamente marcada por la influencia de los dos colosos del deporte español. Sin un plan de sostenibilidad a corto plazo para que sus estructuras sean rentables y generen más ingresos propios, la patronal mantiene el vía crucis para impulsar medidas de control económico, como se implantaron en LaLiga hace años.

Publicidad

Publicidad