Publicidad

LaLiga adquiere su proveedor antipiratería de cara a dar entrada un inversor en el negocio digital

La competición y Robota trasladan a una nueva compañía la propiedad intelectual y una veintena de empleados, que trabajaban en proyectos como Marauder. LaLiga tendrá el 75%, por el 25% de su socio. La operación allana la entrada de un fondo.

laliga piratería markus spiske

LaLiga avanza en la reordenación de sus negocios tecnológicos de cara a la entrada de un fondo de inversión que le permita acelerar esta actividad. La competición ha cerrado la adquisición de su proveedor antipiratería, en una operación que se ha articulado mediante la aportación de toda la propiedad intelectual que poseía la empresa Robota y los más de veinte trabajadores que ambos destinaban a este proyecto, según explican fuentes de la industria a 2Playbook.

“La tecnología era de LaLiga, pero se gestionaba a través del proveedor y ahora lo hará de forma directa”, explican personas involucradas en el proceso. De ahí que técnicamente LaLiga no compre Robota, sino que se han trasladado todos los activos de la alianza a LaLiga Content Protection, sociedad creada en septiembre con este propósito. La gestora del fútbol profesional español posee el 75% de la nueva compañía, mientras que su proveedor mantendrá un 25% y seguirá involucrado en el desarrollo de nuevos servicios.

Muestra de ello es que su fundador, Ricardo de Beaumont, formará parte del consejo de administración junto al presidente de LaLiga, Javier Tebas; el director general corporativo, José Guerra, y Loreto Quintero, directora de proyectos estratégicos de y de quien depende directamente la explotación de la OTT LaLiga SportsTV.

La formalización de esta nueva estructura también ha llevado aparejada una ampliación de capital, en la que LaLiga ha aportado 211.821 euros y Robota otros 71.589 euros. Pero lo más importante ya está dentro de la empresa, pues es la tecnología creada y mejorada durante los últimos años para combatir las retransmisiones ilegales de los partidos. La ambición ahora es poder comercializarla entre otras propiedades deportivas y operadores de televisión.

La protección de los derechos audiovisuales ha sido uno de los grandes caballos de batalla de LaLiga, que anualmente cobra 2.110 millones de euros por televisión y sabe que la supresión de los vídeos que circulan en redes sociales y los portales que enlazan a streamings ilegales pueden afectar a esta valoración. De hecho, el estudio anual que elabora el Observatorio de la Piratería de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos cifra en 269 millones de euros el importe que los clubes dejan de percibir por el consumo ilegal de sus partidos en España.

LaLiga controlará el 75% de la compañía propietaria de todo su negocio antipiratería y Robota mantendrá un 25%

Sólo en 2019-2020, el departamento de lucha contra la piratería detectó 1,27 millones de vídeos en redes sociales como YouTube o Twitter que infringían los derechos de los broadcasters. De estos, el 98,5% pudieron ser eliminados. También se pudo rebajar de 2.000 a 920 el número de aplicaciones que dan acceso a streamings ilegales.

Emilio Fernández, al frente de estos trabajos en LaLiga, explicó tras el verano a Efe que durante la pandemia del Covid-19 “hemos notado mucho más” un consumo ilícito de contenidos del fútbol español. “Este año hemos mejorado el acuerdo con Google y eso se ha notado a la hora de detectar enlaces. Están bastante concienciados en la lucha contra la piratería”, apuntaba en esa entrevista.

Datos facilitados por la competición señalan que en la plataforma de vídeos de Google se pasó de 739.000 a 903.000 vídeos piratas en 2019-2020, pero el verdadero problema se detectó en lo que son portales de enlaces a páginas que dan los partidos en directo y gratis pinchando la señal de operadores internacionales sin pagar: de 9.600 casos en 2018-2019, a más de 80.000 en 2019-2020, coincidiendo con el cierre de bares y restaurantes a los que acudían muchos aficionados que no pagan una suscripción mensual a la televisión de pago.

Una de las claves es la monitorización en tiempo real de todas estas actividades, para lo que en 2017 se puso en el mercado Marauder. La patronal ha destinado más de un millón de euros al desarrollo de este sistema informático, que analiza al momento todos los contenidos que se publican en Internet y que pueden suponer una infracción de la propiedad intelectual, gracias a que su base de datos se alimenta con todos los fotogramas de un partido. Es la fórmula para poder eliminar rápidamente un vídeo en Twitter con el gol que se acaba de producir o un resumen en YouTube de un usuario que no ha pagado por las imágenes.

El Ministerio de Cultura se interesó hace tres años por esta tecnología y decidió firmar un acuerdo de colaboración con LaLiga para que este sistema, rebautizado como Lumiere, pudiera ser utilizado por el conjunto de la industria audiovisual. A estos convenios para que sean muchos más los que protegen sus derechos, se le suman acuerdos con las grandes tecnológicas para que sean proactivas en la detección y supresión de estos vídeos.

LaLiga avanza en la estructura de la compañía que aglutinará todo su negocio tecnológico y que aspira a abrir a algún socio financiero

El hecho de que el Gobierno apostara por usar esta tecnología es una validación a lo que hoy ambiciona Tebas, que desde hace meses trabaja en dar entrada a un fondo de inversión en todo el negocio tecnológico de LaLiga, como adelantó 2Playbook. El proyecto se encuentra en una fase muy inicial y quienes lo conocen prefieren hablar de “estudiar” más que “negociar”.

Eso sí, la idea está muy clara: dar con un socio financiero que permita acelerar la generación de ingresos a partir de un ecosistema de servicios tecnológicos al que se le viene dando forma desde 2015. Desde entonces, y según se recoge en las cuentas anuales de la competición en 2019-2020, la inversión de LaLiga en aplicaciones informáticas suma ya más de 25,7 millones de euros.

“Llevamos muchos años trabajando en todo lo que es el ecosistema digital”, reivindicó a finales de noviembre Tebas, en el marco del World Football Summit (WFS). Y los datos, tan importantes en ese mundo online, refrendan sus palabras: los ingresos por apps de LaLiga pasaron de 240.000 euros en la 2018-2019 a 3,2 millones de euros en la 2019-2020. Los ingresos por datos, de cero euros a 2,06 millones de euros en el mismo periodo.

El primer paso para dar forma a la operación ya está prácticamente hecho, pues la gestora del fútbol profesional cuenta con tres filiales que podrían utilizarse para dar entrada a un fondo de inversión únicamente en esta línea de actividad. Se trata de LaLiga Content Protection, creada en septiembre para el “desarrollo, comercialización y evolución de aplicaciones o herramientas informáticas cuya finalidad sea la protección tecnológica de contenidos o derechos de propiedad intelectual y l prestación de todos los servicios relacionados”.

También cuenta con LaLiga Servicios Digitales, que presta “servicios digitales y tecnológicos en el ámbito del deporte y defensa de los derechos de propiedad intelectual”, y Sports Entertainment and Innovation, centrada en “prestación de servicios de desarrollo y explotación de productos de naturaleza digital y tecnológica”, así como de “consultoría en el ámbito de las nuevas tecnologías”.

LaLiga daría entrada a un socio en el negocio que aglutina tecnología antipiratería, OTT, aplicaciones y herramientas de gestión

Aunque aún debe darse forma definitiva al proyecto, las fuentes consultadas señalan que en esta operación estarían involucradas algunas de las innovaciones que LaLiga ha creado estos años para dar servicio a sus clubes y a terceros, ahora con el objetivo de cobrar por su uso a otras propiedades deportivas. Algo similar a lo que hizo la MLB, cuyo brazo tecnológico, BAMTech, fue adquirido en 2017 por Disney por más de 2.500 millones de dólares, pues la tecnología que había desarrollado para crear su OTT era una de las más avanzadas del mercado.

En el caso de LaLiga, la operación incluiría desde las aplicaciones informáticas internas como las de control económico; la plataforma digital que le ha desarrollado con Microsoft para el uso del big dataMediacoach, una herramienta de análisis técnico creada con Mediapro, o Marauder, un sistema informático, que analiza al momento todos los contenidos que se publican en Internet y que pueden suponer una infracción de la propiedad intelectual, gracias a que su base de datos se alimenta con todos los fotogramas de un partido. También se contempla que la tecnología desarrollada para crear LaLiga Sports TV pueda licenciarse a terceros.

En el fondo, LaLiga se suma a una corriente que ya navega con fuerza en el fútbol europeo, principalmente, tras la pandemia de la Covid-19. La entrada de capital privado en las competiciones y grandes clubes del Viejo Continente se está convirtiendo en algo cada vez menos noticioso, aunque, en su mayoría, estas alianzas tienen más relación con una necesidad de ingresos rápidos y a gran escala que con un plan de crecimiento sostenible alrededor de una nueva línea de negocio como sucede en el caso de la liga española.

La semana pasada, los clubes de la Serie A dieron luz verde a la oferta del consorcio de fondos CVC-Advent-FSI para la gestión y comercialización conjunta de los derechos audiovisuales de la competición. En resumen, 1.700 millones de euros por el 10% de la empresa nueva que creará la patronal italiana para tal objeto.

Los fondos ya han logrado entrar en el negocio de la Serie A y optan a hacerlo en el de la Bundesliga

El mismo CVC también está en la lista de fondos de inversión interesados en aliarse con la Bundesliga. La Deutsche Fußball Liga (DFL) baraja la posibilidad de permitir aceptar capital privado externo en su gestora de derechos audiovisuales internacionales. La noticia se conoce dos meses después de que beIN Sports decidiera no renovar su contrato de 200 millones de euros por los derechos para Oriente Próximo.

Más cerca, en España, el expresidente Josep Maria Bartomeu se marchó dejando sobre la mesa la propuesta de Barça Corporate, una unidad de negocio que buscaba atraer un socio financiero para la entidad, en grave crisis económica tras el estallido de la pandemia. Los fondos han presentado valoraciones de más de 400 millones de euros por el 100% de la futura compañía, que incluiría a productora audiovisual Barça Studios; la gestora de todo el negocio de retail, BLM; el proyecto de innovación Bihub, y las Barça Academies. En total, un negocio de 100 millones de euros anuales en ingresos.

Publicidad

Publicidad