Publicidad

Oficial: la NBA empezará el 22 de diciembre y fija el límite salarial en 109 millones de dólares

La competición busca salvar un negocio de hasta 1.000 millones de dólares al programar el regreso de la liga antes de Navidad y que la Covid-19 no afecte al techo de gasto de las franquicias en 2020-2021.

NBA. LeBron James Luka Doncic

La NBA volverá a las canchas el 22 de diciembre. La liga y el Sindicato de Jugadores Nbpa han hecho oficial el regreso de la competición antes de Navidad, una decisión con la que se buscan salvar hasta 1.000 millones de dólares (842,9 millones de euros) por el plus de negocio que genera jugar en fechas navideñas, unas de las más lucrativas para la competición.

La temporada se acortará en diez partidos, de los 82 encuentros habituales a 72 por franquicia, el mínimo para evitar la indemnización económica a los operadores televisivos locales. De esta forma tampoco coincidirá con los Juegos de Tokio ni la temporada 2021-2022 se solapará con la NFL. Lo que queda por definir es la configuración del calendario, que aún busca armonizar partidos entre las divisiones para aligerar la carga de viajes y gastos. 

Asimismo, se ha acordado que el límite salarial estará en 109,1 millones de dólares (91,9 millones de euros), mientras que el impuesto de lujo estará en 132,6 millones de dólares (111,7 millones de euros). De este modo, se busca mantener estable un salary cap para que los jugadores no vean reducido considerablemente sus salarios.

Asimismo, la NBA mantendrá una subida del tope salarial de como mínimo un 3% anual y un máximo del 10% durante el resto del convenio colectivo, que expira en 2024. También se ha pactado que se utilizará un nuevo sistema para garantizar el reparto del negocio de la NBA, que según el convenio en vigor es del 50% para las franquicias y el 50% para los jugadores.

Este reparto se obtiene a partir del denominado basketball related income (BRI), en el que se engloban todos los ingresos generados por la liga y las franquicias, desde el negocio audiovisual, hasta la explotación de los recintos y el patrocinio. La Covid-19 ya se ha comido un 10% de la facturación de la competición en 2019-2020, y su impacto podría ser mayor esta temporada, ya que sólo por jugar a puerta cerrada dejaría de ingresar 4.000 millones de dólares.

Bajo el nuevo pacto entre sindicato y NBA no se realizará un recorte de salarios al uso, sino que se apuesta por una fórmula más blanda. Cada año, la NBA retiene un 10% del sueldo de los jugadores, que va a parar al denominado como fondo de garantía. Dicho fondo se reparte entre los deportistas si al finalizar la temporada en caso de que sus salarios no alcancen el 50% del reparto fijado en el convenio. Sin embargo, si i los salarios lo superan, se distribuye entre los propietarios de las franquicias. 

Bajo el nuevo formato de reparto y a cambio de no disminuir el límite salarial, la NBA podrá retener hasta un 20% del salario de los jugadores hasta 2022-2023, de modo que en el previsible caso de una gran merma del negocio, se repartirá entre las franquicias para aliviar las pérdidas. 

La NBA ha cerrado la temporada 2019-2020 con una facturación de 8.300 millones de dólares (7.060 millones de euros), un 10% menos que el año anterior. La principal merma se produjo en los ingresos por día de partido, donde se perdieron 800 millones de dólares (680,4 millones de euros) por no poder jugar con público. A estos hay que sumar otros 400 millones de dólares (340,2 millones de euros) en patrocinio y merchandising.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés