Publicidad

El FC Barcelona necesita una revolución y un perfil de presidente que impregne un marcado liderazgo y que una todo el barcelonismo.

El próximo día 24 de enero el FC Barcelona tendrá un nuevo presidente que asumirá una dura tarea de levantar un club que ha sido golpeado duramente por la pandemia Covid-19 pero que ya estaba tambaleándose desde hace un par de años y era el foco de muchos en cuanto a la deficiente gestión deportiva y pésima gestión económica.

Estas elecciones deben representar además un cambio estratégico en el club: Los expertos en planificación estratégica decimos que existen dos momentos estratégicos cíclicos y que uno normalmente va detrás del otro: existe un “momento estratégico revolucionario” que se basa en un liderazgo muy marcado y en la siembra de resultados para un nuevo horizonte. Es lo que se ha llamado como la “creación del círculo virtuoso”. Existe un segundo “momento de evolución y continuidad” donde la gestión está enfocada en la eficiencia y en aprovechar las ventajas competitivas logradas en la primera etapa: ¡es el momento de recoger!

Está claro, entonces, que el club ha llegado a un momento que necesita otra revolución como en 2003 porque está tocado social, deportiva y económicamente. Y para eso se necesita un perfil de presidente para poderla realizar con un liderazgo marcado, con las ideas claras y con un equipo alineado. Es en este contexto que en la lista de pre-candidatos solo vemos dos o tres que cumplen este perfil aunque sea completamente lícito plantear otras opciones.

En unas elecciones hay que diferenciar una situación de campaña y un despliegue de un programa para aplicarlo desde el primer día.

Ahora mismo estamos en la primera situación donde hay que “enamorar” y convencer al socio para votar intentando entender al socio y saber qué es lo que quiere.

Esto parece que lo ha sabido entender perfectamente la candidatura de Joan Laporta con la famosa lona publicitaria cerca del Estadio Santiago Bernabeu y de la que medio mundo habla. ¡Gran acción de marketing!

También es de alabar la seriedad del programa de Víctor Font con mucha claridad y enfoque y reforzándose en personalidades del ámbito económico, deportivo y de la comunicación, así como también poniendo el enfoque en la presencia de la mujer en los órganos de futuro gobierno del club. ¡Positivo!

Pero hay que entender que primero hay que ganar las elecciones y para ello necesitan algún golpe de efecto del cual Laporta ya ha lanzado el primero… Este golpe de efecto para los pre-candidatos puede enfocarse en diferentes temas (remodelación del Estadio, La Masia, entrenador, fichajes de jugadores, nombre del Estadio, cuotas, publicidad de la camiseta, incluso posicionamiento con el tema de Messi,…) pero un club de futbol son emociones, detalles y sobretodo socios y saber entender lo qué quieren y ordenarlo en un programa es la clave para ganar las elecciones.

Hay que tener mucho en cuenta propuestas de alguno de los pre-candidatos en las que destacaría el programa serio de Lluis Fernandez Alà que en mi opinión es una de las sorpresas positivas de estas pre-candidaturas con su propuesta del espacio free-covid y la presencia del epidemiólogo Oriol Mitjà, o el siempre combativo Agustí Benedito del que su experiencia en las últimas tres elecciones seguro se puede aprender.

No sería descartable, incluso sería aconsejable, poder unir pre-candidaturas y reforzar de esta manera alguna otra, para no dispersar tanto el voto y tener así, posibilidades reales de victoria.

Uno de los temas que van a ser más importantes va a ser el papel de los ejecutivos en el club y de su coordinación y alineación con la junta directiva. Es importante complementar el papel de la junta con la aportación de ejecutivos expertos en la gestión

y dirección de entidades deportivas. De esto se ha hablado muy poco y va a ser la clave para poder reconstruir el club. Recordemos que en las elecciones de 2003 sin desmerecer a nadie fue Ferran Soriano quien cogió las riendas de la reconstrucción cumpliendo a rajatabla el plan estratégico que se había elaborado. Se erigió como ejecutivo en una de las piezas clave del proceso.

Para acabar creo que el FC Barcelona debe convertirse en un verdadero hub deportivo de excelencia en I+D tanto en metodología, entrenamiento como en gestión y eso necesita de profesionales muy cualificados en estos ámbitos que sepan capitalizar lo que se hace y poderlo exportar a todo el mundo. Desde hace tiempo eso se podría haber hecho, pero aún estamos a tiempo. Ahora necesitamos expertos contrastados, no “enchufados” o personas del ámbito político que vean que se les acaba su ciclo y busquen una forma de poder continuar teniendo presencia.

El FC Barcelona necesita una revolución y un perfil de presidente que impregne un marcado liderazgo y que una todo el barcelonismo. Hay mucho por hacer y mucho por reconstruir. De sus aciertos van a depender que en los próximos 15-20 años hayan triunfos en los terrenos de juego.

 

Pere Solanellas Donato

Experto en gestión de clubes de futbol y centros deportivos

Director Programas Sport management Executive Education de la BSM-Pompeu Fabra

 

Si tú también quieres enviar tu opinión para que sea publicada en La Comunidad Opina, envía tu artículo a opina@2playbook.com.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés