Publicidad

David Lloyd refinancia deuda por 44 millones para salvar la caja durante la crisis de la Covid

La gestora de centros deportivos, que crecía un 6,5% interanual hasta el estallido de la pandemia, ha frenado en seco su negocio. En el año previo a la Covid-19 facturó 519,5 millones de libras, un 7,5% más, y dobló sus pérdidas, hasta 51,6 millones.

David Lloyd

Si hay un operador que lidera el mercado europeo del fitness, ese es David Lloyd. La cadena británica de gimnasios, la que más factura en el Viejo Continente, empezó 2020 a buen ritmo con un crecimiento del 6,5% interanual hasta febrero. Sin embargo, la Covid-19 ha alterado sus planes de expansión y, si bien la compañía no ha dado a conocer el impacto económico de la pandemia, sí ha trazado un plan de contención para mitigar el alcance del virus. De entrada, reestructurando su deuda para salvar la caja.

Según las cuentas anuales a las que ha accedido 2Playbook, la compañía refinanció préstamos por 40 millones de libras (44,4 millones de euros) en marzo, que con el nuevo calendario debería pagar en julio de 2021. Sin embargo, la dirección confía en volver a refinanciar cuando se aproxime la fecha de vencimiento. Además, la cadena tiene firmado un crédito por 947,2 millones de libras (1.052 millones de euros) al 10% de interés y con vencimiento en diciembre de 2024.

De hecho, su fuerte endeudamiento ha provocado que la empresa tenga elevados costes financieros. De hecho, la compañía abonó 91,8 millones de libras (102 millones de euros) en intereses bancarios en 2019 y otros 54,8 millones de libras (60,9 millones de euros) en intereses por alquileres. De ahí que la empresa cerrara el ejercicio 2019 con unas pérdidas de 51,6 millones de libras (57,3 millones de euros).

En 2020 iba en buen camino para mejorar su ebitda, según reconoce David Lloyd en su memoria anual. De hecho, en los dos primeros meses del año los ingresos se elevaron hasta 5,5 millones de libras (6,1 millones de euros) y se alcanzaron los 629.000 abonados entre el centenar de clubes que opera en Reino Unido y los 24 que lo hacen en Europa, con presencia en Suiza, Francia, Alemania, España, Irlanda, Italia, Holanda, Bélgica y Suiza.

A partir de entonces, se decretó el cierre de gimnasios en todo el continente, lo que “afectó a la actividad económica y al negocio del grupo de una manera significativa”. En algunos casos el cierre se alargó cuatro meses, lo que impidió a la compañía generar ingresos y caja.

En Reino Unido, la compañía se acogió a un plan impulsado por el Gobierno para aplazar el pago de los alquileres durante doce meses, el pago de impuestos y el IVA y se amparó en el Coronavirus Job Retention Scheme, una iniciativa similar al de los Erte en España, pero hasta marzo inédito en la cultura laboral de Reino Unido, donde el Gobierno pagó hasta el 80% del salario de los trabajadores que durante el confinamiento no pudieron trabajar.

Más allá de los planes aprobados por el Ejecutivo de Boris Johnson, la compañía ha reducido sus gastos para mitigar la fuga de caja al no poder girar recibos durante el cierre. También se frenó en seco cualquier gasto discrecional y se implementó un plan de control financiero, que también obligó a frenar cualquier inversión y a negociar con los propietarios de los locales donde se operan centros para aplazar el pago de los alquileres.

Pero, ¿en qué situación económica llegó a la Covid la cadena de gimnasios que más factura en Europa? David Lloyd cerró 2019 con una cifra de negocio de 519,5 millones de libras (577,4 millones de euros), un 7,5 % más que en el año anterior, pero dobló sus pérdidas hasta 57,3 millones de euros por los elevados gastos financieros.

El grupo generó el 89,2% de su negocio en Reino Unido, donde opera cien instalaciones deportivas y clubes sociales. Los 55,6 millones de libras (61,8 millones de euros) restantes se generaron en Italia, Bélgica, Holanda, España, Alemania y Francia, dos mercados en los que creció en 2019 y 2020.

Por líneas de negocio, las cuotas y abonos supusieron un 78,2% de las ventas, mientras que el retail representó un 10,1%; el 11,5% restante corresponde a otros ingresos, donde se incluye los restaurantes, el bar y el alquiler de espacios y pistas de tenis. El disponible en caja se elevó un 36,2%, hasta 26,7 millones de libras (29,6 millones de euros). La compañía cerró el año con 5.668 empleados a tiempo completo, y los gastos de personal se elevaron a 154,7 millones de libras (171,9 millones de euros), un 7,7% más.

La empresa fundada en 1984 se vendió al fondo TDR Capital por 750 millones de libras (833,6 millones de euros) en septiembre de 2013, y desde entonces la firma de inversión ha impulsado su crecimiento con el objetivo de alcanzar los 150 centros deportivos en 2026. Desde su entrada en el capital, el fondo ha invertido 86,8 millones de libras (96,4 millones) en expandir David Lloyd y mejorar sus instalaciones.

Hasta el estallido de la crisis sanitaria, la compañía trabajó en varias líneas estratégicas, como crecer en Francia y Alemania con una inversión de 8,3 millones de libras (9,2 millones). En enero adquirió un club en Alemania, el Meridian Group, y el pasado septiembre compró el Geneva Country Club por 11,5 millones de francos suizos (10,6 millones de euros). Además, destinó 10,7 millones de libras (11,8 millones de euros) en abrir su club número 100 en Reino Unido. Además, ha destinado 5,9 millones de libras (6,5 millones de euros) a poner en marcha 18 boutiques Blaze, crear un programa de entrenamiento outdoor y lanzar dos nuevos conceptos de cycling.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés