Publicidad

Supera ha inaugurado su último centro en Rivas, a las afueras de Madrid.

La factura del Covid: Supera reduce un 53% sus ventas y entra en pérdidas en el primer semestre

El cierre de centros deportivos por la pandemia ha provocado que Supera registre unos números rojos de 3,1 millones de euros hasta junio. La compañía tiene 2,7 millones en caja.

Supera es una de las gestoras españolas de instalaciones deportivas más grandes del país, pero no ha salido indemne del seísmo provocado por el Covid-19, el obligado cierre de todos los centros durante tres meses. Así lo demuestran los resultados económicos de la cadena entre enero y junio, un periodo en que sus ventas se redujeron un 53,7%, hasta 11,1 millones de euros, según ha podido saber 2Playbook.

El motivo es que la compañía no giró los recibos a sus clientes durante el parón de la actividad, si bien continuó ofreciendo servicio online para que los abonados se mantuvieran activos. Además, tuvo que compensar a los socios por el cierre de los centros a mediados de marzo, con el derivado impacto en su cuenta de resultados. Hay que remontarse como mínimo cinco años atrás para encontrar un volumen de ventas de Supera inferior durante el primer semestre.

Si bien la gestora gallega ha reducido sus gastos, no lo ha hecho al nivel que lo hicieron los ingresos, y la consecuencia es que Supera ha entrado en pérdidas con un resultado neto negativo de 3,1 millones de euros. La empresa ganó 1,8 millones de euros durante el mismo periodo de 2019, y durante al menos los últimos cinco años ha encadenado primeros semestres en verde.

Estas cifras demuestran el duro impacto económico del Covid-19 en la industria del fitness, aunque la compañía asegura que “dado el carácter concesional de nuestro negocio y los largos periodos de las concesiones que se gestionan, no se espera que el impacto afecte a la recuperación de los activos”, según recoge en las cuentas anuales de 2019.

Al igual que el resto de compañías del sector, Supera recurrió a expedientes de regulación temporal de empleo (Ertes) para mitigar los efectos del Covid-19 en la cuenta de resultados, lo que le permitió reducir los gastos de personal en un 44,6%, hasta 5,5 millones de euros. También recortó la factura de aprovisionamientos un 52,9%, pero no estuvo exenta de anotarse como gasto la amortización del inmovilizado, a la que dedicó 3,6 millones de euros, y de asumir los gastos financieros de 2,6 millones de euros, que se mantuvieron estables respecto al mismo periodo del año anterior.

Supera perdió 3,1 millones de euros durante el primer semestre, frente al beneficio de 1,8 millones hasta junio de 2019

La búsqueda de financiación para contar con liquidez durante una etapa de parón en la generación de caja ha sido fundamental para estar al día con los pagos a proveedores. Sin ir más lejos, la deuda con entidades de crédito a largo plazo aumentó un 64%, hasta 16,3 millones de euros, mientras que estos compromisos a corto plazo se multiplicaron por cinco respecto al periodo enero-junio de 2019, hasta 7,5 millones de euros. Los otros pasivos financieros a corto plazo casi se triplicaron en el primer semestre, hasta 9,4 millones de euros.

En cuanto a las obligaciones y bonos a largo plazo, la compañía elevó su deuda con los bonitas un 25,4% en comparación con el primer semestre de 2019, hasta 68,4 millones de euros. En total, la deuda financiera neta se elevó a 83,3 millones de euros. En el primer trimestre Supera colocó 70 millones de euros en bonos a cinco años, una operación que se cerró en plena crisis por el coronavirus al 5% semestral. Se mejoraron las condiciones respecto a la emisión de 55 millones de euros que realizó en 2015, cuando pagó un interés de 6%.

Con la última emisión de bonos, se refinanciaron los 55 millones de deuda existente. El resto se destinaría al plan de expansión de la compañía por Portugal, donde hasta el momento ha destinado 14,7 millones de euros la construcción de centros deportivos. La gestora tiene seis instalaciones en fase de construcción en el mercado luso en Lisboa, Oporto, Barreiro, Setubal, Coimbra y Braga. Una vez finalice estas obras contará con siete complejos, aunque a largo plazo espera alcanzar los 17 gimnasios en ese país. De media la compañía invierte entre siete y nueve millones de euros en la construcción de cada centro, y espera generar un ebitda (resultado de explotación) de 1,2 millones de euros.

En los últimos años Supera también ha estado trabajando en su expansión en España, que le ha llevado a construir un macrocomplejo en Rivas Vaciamadrid, en el que ha invertido 13 millones de euros. El club se puso en marcha en julio, tras más de un año en obras, y en 2019 abrió un club en Santander y un centro 24 horas en Gijón.

Precisamente en Asturias anunció la apertura de un centro en la parcela de El Vasco (Oviedo), un complejo que inicialmente iba a construir Santagadea. Según se desprende de los resultados de 2019, el 8 de enero adquirió dicha instalación a la sociedad Duma 2018, controlada por Portobello Capital, el fondo de inversión propietario de la gestora gallega. La compra se formalizó por 1,5 millones de euros, pero la compañía invertirá hasta 3,5 millones de euros en construir el club. “La puesta en funcionamiento se financiará con un préstamo bilateral bancario”, afirma la compañía, que esper a que el club asuma su pleno desarrollo operativo en 2021.

En España y Portugal, Supera opera 31 instalaciones deportivas municipales y doce gimnasios Supera 24 Fitness, la marca que creó en 2015 para abrir centros de proximidad que operan durante todo el día. La gestora gallega de instalaciones deportivas facturó 48,3 millones de euros durante el último ejercicio, que cerró con 45 centros en España y Portugal y 200.000 clientes.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés