Publicidad

El fondo Brait y Richard Branson salen al rescate de Virgin Active con 78 millones

La firma de inversión inyectará 50 millones y Virgin, como licenciatario de la marca, apoyará con 28 millones de euros más. En paralelo, se refinanciará deuda para ampliar su vencimiento de 2022 a 2025.

Virgin Active

Virgin Active reestructura deuda con el apoyo del fondo sudafricano Brait. La cadena británica de gimnasios está sufriendo los estragos provocados por la pandemia en su negocio en Europa, y su propietario ha decidido acometer una serie de refinanciaciones e inyecciones de capital para dar oxígeno a la compañía y apoyar su viabilidad a corto y medio plazo. La firma de inversión ha aprobado un plan de reestructuración apoyado en varios pilares: inyección de capital por 45 millones de libras (52,7 millones de euros) y refinanciación de la deuda, cuyo vencimiento se amplía de 2022 a 2025.

El plan de reestructuración, que debes sortear el posible bloqueo por parte de los acreedores, consta de varios puntos. El principal es la inyección de recursos para aliviar las tensiones de tesorería ante el cierre temporal de gimnasios decretado en Reino Unido, Italia y Asia-Pacífico, donde Virgin Active opera en Australia, Tailandia y Singapur. Los 52,7 millones de euros de Brait llegarán en dos tramos. Por un lado, 25 millones de libras (29 millones de euros) se aportarán mediante líneas de crédito a lo largo de marzo; por otro lado, los 20 millones de libras restantes (23,3 millones de euros) están condicionados a la implementación del plan de reestructuración. Este tramo será deuda con vencimiento en diciembre de 2025.

Además, Virgin apoyará con 24 millones de libras (28 millones de euros), un compromiso que acepta en calidad de licenciatario de la marca creada por Richard Branson. Por su parte, los acreedores financieros acceden a modificar y ampliar el vencimiento de los compromisos de pago de deuda de junio del 2022 hasta el mismo mes de 2025, y los propietarios de locales dan el visto bueno a retrasar el cobro de alquileres.

Por ejemplo, los alquileres se pagarán mensualmente por adelantado, en lugar de trimestralmente, y los importes pendientes de abonar se devolverán en tres años o una vez la compañía recupere el nivel de ingresos de 2019 durante dos trimestres consecutivos.

Las ventas de Virgin Active en Europa cayeron hasta 215 millones, un 49% menos que en 2019; su clientela se contrajo 25%

Como parte del plan de reestructuración, la filial europea podrá acceder a otros 50 millones de libras más (58,3 millones de euros) sujeto a varias condiciones. Por un lado, en los próximos 18 meses, una parte significativa del interés de los préstamos recibidos tendrá que capitalizarse. Además, los convenios financieros se modificarán para generar más margen al negocio y, en el caso de que la compañía venda activos, sólo podrá quedarse con los primeros 25 millones de libras (29 millones de euros) que facturen por esas operaciones y deberá destinar esos recursos a reinvertir.

Brait asegura que “el plan de reestructuración proporcionará a Virgin Active Europe flexibilidad operativa y financiera para salir de la pandemia, volver a la rentabilidad y crear valor sostenible para los accionistas y partes interesadas”. Según la compañía, el apoyo de los socios y este plan tendrá un “gran impacto en la sostenibilidad del negocio por la reducción del pasado, el diferimiento de pagos y la reducción de los costes operativos”.

La cadena británica de gimnasios ha sufrido las consecuencias del cierre temporal de centros deportivos durante las dos cuarentenas impuestas por Boris Johnson en Reino Unido, lo que ha provocado una fuerte caída del negocio de Virgin Active Europe, la filial de la cadena en el Viejo Continente.

Como consecuencia, esa sociedad cerró 2020 con un ebitda negativo de 42 millones de libras (49 millones de euros), por el beneficio operativo de 57 millones de libras (66,5 millones de euros) que obtuvo en 2019. En total, los ingresos en la filial europea cayeron un 49%, hasta 185 millones de libras (215 millones de euros).

Es el resultado de haber perdido el 25% de su clientela durante el año pasado, y de haber congelado el cobro de cuotas durante los cierres. De hecho, en Reino Unido los gimnasios estuvieron cerrados desde marzo hasta el 25 de julio y volvieron a bajar la persiana en otoño. La previsión es que vuelvan a abrir a mediados de abril de 2021.

El apoyo del Gobierno británico, los Ertes y la reducción de costes permitió a Virgin Active reducir sus gastos hasta 100 millones de euros

“Hasta febrero de 2021, los clubes de Reino Unido han estado cerrados total o parcialmente durante nueve de los últimos doce meses; en Italia durante seis meses y, en ambos países, durante el periodo de apertura hemos operado con muchas restricciones”, asegura la compañía.

No es la primera vez que el fondo Brait sale al paso para apoyar a su división de gimnasios. En junio de 2020 inyectó 25 millones de libras (29 millones de euros) a través de la aportación de 16 millones de libras (18,6 millones de euros) en capital y concesiones de derechos de licencia. Además, la empresa se ha apoyado en las ayudas ofrecidas por el Gobierno británico, cifradas en 33 millones de libras (38,5 millones de euros) en 2020.

A esto se suman medidas para reducir los gastos en aproximadamente 54 millones de libras (63 millones de euros), lo que ha elevado la rebaja de costes hasta 87 millones de libras (101 millones de euros) en Virgin Active Europe. Esta caída de los costes no hubiera sido posible si el Gobierno británico no hubiera aprobado un plan para garantizar el empleo sin que las empresas asumieran el pago de nóminas durante los cierres. Hasta un 95% de la plantilla en Reino Unido estuvo en situación de Erte, y además se implementó una reducción salarial y se canceló el pago de bonos.

Asimismo, se frenaron en seco las inversiones y otros gastos de mantenimiento, reduciéndose al mínimo imprescindible, y se renegoció el pago con proveedores y caseros no sólo en Reino Unido, sino también en Italia, Australia, Tailandia y Singapur, según la información facilitada por Brait.

El fondo sudafricano controla el 72% de las acciones de la cadena de gimnasios, mientras que Richard Branson ostenta algo menos del 18% restante. Fundada en 1999, en la actualidad la cadena cuenta con 236 clubes en ocho países, incluidos Australia, Botswana, Italia, Reino Unido, Australia, Tailandia, Singapur y Sudáfrica.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés