Publicidad

Fuga de abonados: los gimnasios municipales de Barcelona pierden un 25% de clientes en 2020

Tras un gran arranque de año con altas hasta ascender a 195.500 socios en febrero, la pandemia provocó siete meses de caídas constantes en el número de inscritos, hasta cerrar septiembre con 145.454 inscritos. Duet Sport y Lleuresport, las más afectadas.

club natació atlètic barceloneta

Que la pandemia ha provocado una fuerte caída en el número de clientes de los gimnasios es una realidad, y Barcelona ha puesto cifra al roto de la Covid-19. En un año que empezó con fuerza y más de 2.000 altas entre diciembre de 2019 y febrero de 2020, el temor al contagio y el cierre de centros deportivos provocó una caída constante en el número de abonados a los centros deportivos municipales. Según los datos a los que ha accedido 2Playbook, entre marzo y septiembre el número de inscritos a estas instalaciones cayó un 25,6%, hasta 145.454 personas. Son 50.100 abonados menos que en febrero, cuando la crisis sanitaria aún no había estallado en España.

Estas cifras que ponen de referencia el fuerte impacto económico que ha supuesto la Covid-19 para el sector, pues, además del negocio que han dejado de generar por las bajas, no han girado recibos durante los periodos de cierre temporal. Este impacto ha sido aún más fuerte en Barcelona, pues es la ciudad española con más abonados en sus centros deportivos municipales. En la más poblada, Madrid, los gimnasios municipales daban servicio a 100.000 personas antes de la pandemia, según datos facilitados por el Ayuntamiento.

En los nueve primeros meses del año, los gimnasios públicos de Barcelona promediaron 174.889 abonados, un 10,9% respecto a los 193.963 clientes promediados en 2019. Ni siquiera en verano se recuperaron las altas, pese a que las gestoras lanzaron campañas para atraer al público familiar. El objetivo era captar público en un periodo vacacional extraño, en el que se preveía menos movilidad al exterior por la pandemia.

Sin embargo, el verano fue cuando se concentró la caída más pronunciada de inscritos. Sólo entre junio y julio se concentró el 50% de la fuga de clientes hasta septiembre. ¿A qué se debió, si precisamente los gimnasios y las piscinas de verano abrieron a lo largo de junio? Responde a un conjunto de causas. En primer lugar, el verano suele ser un momento en el que se concentran las bajas al empezar el periodo vacacional.

En segundo lugar, en la primera semana de junio y julio se giró el primer recibo en tres meses, y desde la dirección de las cadenas había expectación e incertidumbre sobre cómo responderían los clientes, y si se darían de baja o no al recibir el cobro. En tercer lugar, al boom del entrenamiento al aire libre y en el hogar se sumaron las dudas de la población sobre si las instalaciones cubiertas eran o no seguras. Además, la Generalitat decretó en julio el segundo cierre temporal, finalmente revocado por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (Ufec). Como resultado de todo lo anterior, entre junio y julio se dieron de baja 25.482 abonados.

¿Cómo afectaron las bajas a los principales operadores de la ciudad? El ranking de las cadenas que lideran el segmento concesional no se vio alterado, aunque todas sufrieron la pérdida de abonados. La que más fue Duet Sports, pues el club que opera en la capital catalana registró una caída del 37%. Le siguió Lleuresport, con un retroceso del 34%, y Holmes Place, cuyos centros públicos perdieron al 32% de clientes.

El Natació Atlètic-Barceloneta fue el que mejor resistió el golpe a pesar de que perdió un 11% de su clientela. Jugó a su favor el hecho de operar una instalación frente a la Barceloneta y contar con muchos espacios de entrenamiento al aire libre, ya sean piscinas, pádel o pistas exteriores. De ahí que ese complejo sea el que tiene más abonados de Barcelona.

Claror se mantuvo como la gestora de centros municipales con más clientes de la capital catalana, con 24.315 inscritos (-24% en comparación con febrero), seguida de Eurofitness con 21.334 (-27%), y CET10, con 14.253 abonados (-28%). Estas tres cadenas coparon el 41,1% de los usuarios a los gimnasios públicos en la ciudad.

 

¿Cómo son las compensaciones económicas del Ayutamiento de Barcelona?

Lo que establece la gaceta municipal del Ayuntamiento es que el concesionario debe presentar una solicitud en la que se adjunte un listado del personal que trabaja en el centro, el gasto salarial derivado y los ingresos que no se han producido durante la suspensión de la actividad en relación con el mismo periodo del año anterior.

Asimismo, se pide a la persona responsable del contrato que cuantifique la indemnización y proponga al órgano de contratación las medidas oportunas para realizar la compensación. El Ejecutivo liderado por Ada Colau plantea varias opciones, como la prórroga de la vigencia del contrato y la reducción o eliminación de cánones durante el periodo que sea necesario, hasta asumir la cantidad de la indemnización.

También está la posibilidad de que el Ayuntamiento asuma los suministros, servicios, obras o cualquier otra obligación fijada en el contrato, como el servicio de limpieza, mantenimiento o rehabilitación hasta compensar la facturación perdida. Otras opciones serían liberar los fondos de reposición o dotación para inventarios para que sean asumidos por el consistorio; incrementar la subvención por el importe que se determine y cualquier otra condición económica en el contrato que pueda ser cuantificable. La gaceta municipal determina que los gestores pueden proponer la opción que consideren más efectiva, si bien las medidas se podrán adoptar de manera singular o acumulativa.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés