Publicidad

De Navarra a Cataluña: la asimetría autonómica en el pulso de las federaciones contra la Covid-19

La comunidad foral fue la única que aumentó en licencias en un 2020 en el que el deporte perdió 103.000 fichas por culpa de la pandemia. Andalucía superó a Madrid como segunda región con más federados, tras una destacada Cataluña, con 633.422 licencias.

Deporte amateur baloncesto

El impacto de la Covid-19 en el deporte abarca todas las disciplinas, edades y sexos. En el mundo federativo, la cifra es clara: 103.594 licencias se esfumaron durante el año de la pandemia. Un retroceso a niveles de 2014. Sin embargo, el golpe no fue igual en Madrid que en Asturias, ni tampoco padecieron lo mismo las federaciones catalanas que las extremeñas. Una asimetría autonómica que ha provocado cambios en los rankings de comunidades por número de licencias.

El deporte de cada comunidad autónoma superó de distinto modo el último año, aunque sólo cuatro lograron crecer a pesar del confinamiento. Andalucía, Aragón, Navarra y la ciudad autónoma de Ceuta incrementaron su número de licencias, según la Estadística de Deporte Federado, elaborada por el Ministerio de Cultura y Deporte.

Especial mención merece Andalucía, que dio el sorpasso a Madrid y se sitúa como la segunda región con más federados, con 531.900 fichas, aunque, por otro lado, es la que menos fichas cuenta por habitante: uno por cada 16 ciudadanos. La comunidad sureña sumó 9.371 fichas, un 1,6% más interanual. Eso sí, todavía queda lejos el líder de la clasificación deportiva por autonomías. Cataluña continúa reinando en el deporte federado con 633.422 licencias en 2020, a pesar de sufrir una caída del 2,8% respecto al año anterior. Madrid completa el podio con 502.482 deportistas con licencia, lo que supone un ajuste del 3,8% en comparación con 2019.

Si se echa la vista al mapa general del deporte federado español, lo cierto es que, salvo contadas excepciones, las regiones más activas en licencias son las que mayor golpe han sufrido tras la Covid. Ejemplo de ello es que las cinco mayores caídas porcentuales de fichas se han dado en el top-10 de comunidades con más deportistas inscritos a federaciones.

La peor parada fue Castilla y León, con una caída del 11,8%. La región castellana pasó de 193.955 licencias a 170.935 fichas en un año. Más de 20.000 federados menos, un golpe similar al de la Comunidad Valenciana, que se dejó más de 26.500 licencias en 2020, un 7% menos, para un total de 348.992. Esto en una comunidad muy ligada al deporte y que está trabajando en los últimos años arduamente por su promoción, a través, entre otros aspectos, de la atracción de grandes campeonatos y eventos tanto nacionales como internacionales. El último ejemplo, el Eurobasket femenino que dio comienzo la pasada semana en Valencia.

 

 

Otra de las regiones que más sufrió la pandemia, y sus restricciones para el deporte, fue Euskadi. En su caso, la caída alcanzó el 5% interanual, lo que le volvió a situar por debajo de la barrera de las 280.000 licencias con un total de 266.611 fichas.

La pandemia también ha golpeado a las islas. En Canarias, una de las que más actividades deportivas organiza y muy atractiva para el turismo deportivo, las licencias cayeron un 3,2%, hasta superar por poco las 170.000 licencias. Por su parte, en Baleares, se contabilizaron 104.040 federados a cierre de 2020, un 2,1% menos que sólo un año antes.

 

Aragón lidera el crecimiento en una región norte muy deportista

Entre las pocas notas positivas que deja para el deporte federado el 2020, podrían colarse Navarra y Aragón. Aunque el crecimiento porcentual fue mayor en Ceuta, que disparó su número de licencias un 12,7%, pero sólo suma 5.750 fichas, los dos antiguos reinos han logrado superar el año de la pandemia con un crecimiento destacado.

Desde la parte baja de la tabla, con una población de apenas 661.197 habitantes, los navarros federados ya se cuentan casi por 80.000. En total, la comunidad foral cerró el año con 79.969 licencias, un 1,5% más que el año anterior. Y lo que es más importante, con una tasa de ficha por habitante de uno por cada ocho.

 

 

En el mismo grado de federados por población se sitúa Aragón, que logró sobreponerse a la pandemia con un incremento del 2,6% interanual. Yendo más al detalle, un 11,2% de los aragoneses cuentan con algún tipo de licencia deportiva, con un total de 149.009 federados. Entre las disciplinas que han impulsado este crecimiento en el deporte aragonés, destacan, más allá del fútbol (+39 fichas), el patinaje (+13) y la gimnasia (+7). Por el contrario, el baloncesto de la región sufrió una caída de trece licencias, y la caza, con 135 menos federados por culpa de las restricciones de movilidad provocadas por la Covid.

Como es habitual en el histórico de esta tabla estadística, las regiones del norte son las más activas en el ámbito federativo respecto a su población. Cantabria es la que cuenta con más fichas por habitante, una por cada siete ciudadanos. A ella le siguen Navarra, Euskadi y Aragón, con una ficha por cada ocho habitantes; y Galicia, Asturias y La Rioja completan la ruta del norte con una por cada nueve. Sólo Extremadura y Melilla cuentan con una ratio menor a diez -de nueve- habitantes por licencia.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés