Publicidad

Geometría variable en el fútbol: los clubes se juegan 6.500 millones con las gradas vacías

En España se prevé que el impacto por ‘matchday’ desde el inicio de la pandemia alcance los 848 millones de euros a cierre de 2020-2021. Mientras, la Serie A y la Premier cifran en cerca de 1.700 millones la pérdida de ingresos por jugar a puerta cerrada.

Un año de estadios vacios futbol

El silencio de un estadio nunca le salió tan caro al fútbol. Si no hay cambios pronto y se plantea una reapertura gradual de los recintos deportivos, la factura de la Covid-19 ya superará los 1.000 millones en LaLiga a cierre de 2020-2021. Si a la merma del fútbol español le sumamos las otras cuatro grandes ligas europeas, la cifra asciende a 6.582 millones de euros, según datos extraídos de 2Playbook Intelligence, la unidad de inteligencia de mercado de 2Playbook.

El agujero es enorme, y se evidencia en todas las áreas de la industria del fútbol. La pasada semana se conoció el ajuste extra en el límite salarial de los clubes de LaLiga tras un frío mercado invernal en el que la falta de movimientos generó mayor presión para las finanzas de los equipos: sin apenas traspasos de jugadores, el exceso de gasto en los equipos de LaLiga Santander se sitúa en 467 millones de euros. La patronal ya ha dejado claro que, lo que no se ajuste este curso, se deberá compensar en el siguiente.

¿Pero de dónde emana este desequilibrio? Principalmente, de las gradas. Aunque en los últimos años la fortaleza en el negocio de los equipos se haya focalizado en la televisión y los grandes acuerdos comerciales, el gran golpe de la pandemia está llegando desde el anillo exterior de los campos. Hasta 848 millones de euros se prevén perder en ingresos por matchday, lo que supone el 82% del impacto total de la Covid en el negocio del fútbol español.

Por ello, entre otros muchos aspectos, LaLiga trabaja arduamente estos días para negociar con el CSD la reapertura de los estadios a finales de abril. El objetivo es poder volver a acoger hasta un 25% de público en los campos a partir de la jornada 32 -fin de semana del 24 y 25 de abril-, tal y como adelantó 2Playbook, y confirmó poco después el presidente de la patronal, Javier Tebas.

Pero no sólo España está sufriendo la soledad de los estadios. La liga más rica del mundo, la Premier League, ha asegurado que pierde ingresos por valor de 100 millones de libras (110 millones de euros) cada mes que compite a puerta cerrada. Haciendo los cálculos, y a excepción de las pocas jornadas que abrieron los estadios antes de Navidad, la liga inglesa dejará de ingresar más de 1.643 millones de euros por este motivo a cierre del presente ejercicio.

En esta ecuación, lógicamente, no entra únicamente la facturación por ticketing y abonos. También se tiene en cuenta todo el negocio derivado de los días de partido y su repercusión en los contratos de patrocinio y de televisión. Además, en Reino Unido sucede que el caramelo de la Premier es demasiado goloso y, a la vez, muy poco sostenible cuando se sale de la élite.

El ejemplo claro está en la English Football League (EFL), que gestiona las tres categorías situadas por debajo de la Premier. Su modelo de negocio es ultradependiente del ticketing debido a la gran tradición de acudir a los estadios que existe en las islas, y el golpe de la Covid ha disparado las deudas de los equipos de la división de plata, que ya antes de la pandemia sumaban pérdidas conjuntas de más de 1.100 millones de euros en sólo cinco años.

 

Los menos inmunes: Francia e Italia

El golpe en Inglaterra y España está siendo notable, pero se trata de competiciones solventes que asumen con resignación que las gargantas sólo volverán a rugir a partir de 2021-2022.

No sucede lo mismo con Francia e Italia, que están viviendo un año de profunda crisis. En la Serie A ya calculan una pérdida de ingresos a cierre de 2020-2021 de 1.700 millones de euros desde el inicio de la pandemia, y eso que su formato de regreso a la competición y medidas adoptadas por los gobiernos son muy similares a las de España.

El calcio ha cifrado el impacto concreto de la Covid en 1.200 millones de euros sólo esta temporada. El 65% de la caída estaría relacionada con el matchday (780 millones) y el 35% restante con la pérdida o ajuste en los contratos de patrocinio. El Gobierno transalpino no parece estar dispuesto a compensar las pérdidas y, por ello, la Serie A trabaja en la venta de parte de su negocio audiovisual a CVC por 1.700 millones de euros.

En la liga francesa, que directamente canceló las jornadas que quedaban pendientes en marzo, el impacto se reduce a 1.278 millones de euros, pero en ambos casos la situación es preocupante ya a corto plazo.

Fue también la gran liga que antes volvió a competir, y en verano, reabrió los estadios. Desde julio se volvieron a ver aficionados -con aforos reducidos- en amistosos de los equipos más importantes del país. Al inicio de la temporada, hasta 5.000 espectadores se pudieron dar cita en los estadios, sin importar su capacidad. Así, el Parc des Princes de París acogió, por ejemplo, a este número limitado de aficionados durante varias jornadas.

Tras la llegada de la segunda ola, la cifra se redujo a tan sólo mil espectadores en las grandes capitales, lo que apenas tuvo influencia en los ingresos de los clubes. Desde octubre, sin embargo, ningún aficionado al fútbol ha podido ver in situ a su equipo en la Ligue-1. El Gobierno francés, sin embargo, trabaja con los clubes y las autoridades locales para poder permitir la entrada de público a comienzos de abril. Varios medios galos apuntan a una cifra de espectadores de hasta 10.000 aficionados por estadio.

De todas las grandes ligas, la alemana es la que más veces ha visto salir y entrar a sus aficionados del estadio en este último año. Con picos de apenas contagios y otros de grandes brotes, Alemania ha ido flexibilizando y endureciendo las medidas de acceso a los recintos deportivos. En 2019-2020 fueron los primeros en retomar la competición, aunque sin público y con aficionados de cartón para dinamizar la imagen, maquillaje que no ocultó que los ingresos por matchday bajaran un 26,7% interanual, hasta 477,4 millones de euros. Un informe económico de la Bundesliga apunta a que en los cinco años previos a la pandemia, las dos competiciones profesionales del fútbol alemán obtenían una media de 631 millones de euros en ingresos por día de partido.

 

Más de 8.500 millones en Europa hasta 2022

Más allá de las grandes ligas, el fútbol europeo se está viendo gravemente perjudicado por el lockdown y la crisis económica derivada de la pandemia. La patronal de los clubes europeos, ECA, ha cifrado en 8.500 millones de euros el golpe en las finanzas de los equipos hasta el cierre de 2021-2022.

Por su parte, sólo los grandes clubes europeos tienen en juego esta temporada más de 1.500 millones de euros en ticketing. Jugar a puerta cerrada redujo en 257 millones de euros (-17%) los ingresos por matchday del top-20 de clubes con más ingresos en 2019-2020, un ranking liderado por Barça y Madrid, y en el que también está presente el Atlético de Madrid. El club catalán facturó 126,4 millones de euros, por los 108,2 millones del conjunto blanco.

Fuera del Viejo Continente, la MLS era una de las ligas de fútbol que crecía a mayor ritmo. Un mercado tan potente como el de Estados Unidos y el interés inversor de los empresarios, más habituados a poner su dinero en la NBA o la MLB, posicionaba a la competición a la cabeza del negocio del fútbol en el continente americano en los próximos años.

Sin embargo, la llegada de la Covid ha trastocado esos planes, con una caída de ingresos de casi 1.000 millones de dólares (825,5 millones de euros) a cierre de 2020. La propia MLS le ha costado poder cerrar un nuevo convenio con los futbolistas, a los que les solicitó ajustes en sus salarios, y despidió al 20% de su plantilla de la sede central para “ahorrar costes” de cara a este año tan incierto y donde el público volverá a ser eje central del fútbol, no sólo en lo deportivo, sino, sobre todo, en lo económico.

En las últimas semanas, Portugal ha autorizado la entrada de público a un partido de Primera División disputado en la isla de las Azores entre el Santa Clara y el Paços de Ferreira, con apenas 924 espectadores. Más público entró anoche en el Dinamo de Kiev-Villarreal CF de Europa League, que contó con cerca de 20.000 espectadores en las gradas, sobre un aforo total de 65.000 asientos.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés