Publicidad

Athletic Club: cronifica un déficit anual de 30 millones y anuncia pérdidas en 2021-2022 y 2022-2023

El equipo de LaLiga cerró el último ejercicio con unos números rojos de 10,6 millones, pese a que liberó provisiones por 20,5 millones. Esta temporada confía en volver a superar los 100 millones de facturación, pero consumirá otros 27 millones de colchón.

Athletic Club 2022 2023 LaLiga Abonados Grada Joven

El Athletic Club necesitará un año más o dos para devolver la rentabilidad al negocio. El equipo de fútbol ha continuado liberando provisiones para mitigar las pérdidas provocadas por la Covid-19. La entidad presidida por Jon Uriarte cerró 2021-2022 con unos números rojos de 10,6 millones de euros, que confía en rebajar a 5,9 millones en 2022-2023, según la información remitida a los socios. Eso sí, con un aviso claro sobre el problema estructural que afronta la institución si no actúa de inmediato.

Guillermo Ruiz-Longarte, tesorero de la nueva junta directiva, ha advertido de que el conjunto vizcaíno tiene “un déficit recurrente de 15 millones, subiendo a una cantidad mayor de pérdidas que se mueve en una banda de entre 30 y 35 al sumar las amortizaciones de los jugadores”.  Es decir, que los ingresos totales aún no son capaces de absorber los costes totales, especialmente los relacionados con la plantilla deportiva.

El agujero en las cuentas del Athletic sería aún mayor de no ser por el uso de las provisiones que se fueron ejecutando antes de la pandemia con los altos excedentes por traspasos de futbolistas hacia la Premier League. Ese colchón ha pasado de 122,6 millones en 2018-2019 a 60,9 millones al cierre del último ejercicio, y en 2022-2023 se usarán otros 27 millones.

El uso de este cojín económico ha consumido una media de 20 millones anuales, y aún podría continuar utilizándose durante tres años más al mismo ritmo. Al menos, mientras no se dé el salto de ingresos que se quiere. Los ingresos de explotación, incluidos los traspasos, escalaron un 24% en 2021-2022, hasta 115,4 millones de euros, volviendo a romper la barrera de los 100 millones de facturación por competiciones, abonados, televisión y comercial.

Y eso que la entidad deportiva sostiene que la pandemia se ha comido 49,8 millones de euros en ingresos, repartidos entre 8,7 millones en 2019-2020, otros 37,7 millones en 2020-2021 y 3,5 millones más en 2021-2022. Pese a ello tampoco se ha querido tocar el bolsillo de los socios en exceso, subiendo las cuotas sólo un 1% y renunciando al derecho por estatutos de aplicar un alza equivalente al 50% de la inflación acumulada de los últimos cinco años.

Pese a esta situación de déficit crónico, Ruiz-Longarte ha defendido este fin de semana que el Athletic es “muy solvente, con una situación absolutamente saneada”, pese a reconocer esos “elementos de debilidad” que refleja la cuenta de resultados.  De ahí que se haya implantado “un plan de gestión orientado a la contención radical de los gastos de explotación del club”, que también se ha alineado con una reducción de la inversión en fichajes.

Publicidad

Publicidad