Publicidad

Barça Corporate: los fondos presentan valoraciones de más de 400 millones de euros

La idea, surgida durante las conversaciones con Goldman Sachs, pasa por crear una empresa en la que el club tendría la mayoría accionarial. Ya hay una short list de firmas candidatas, aunque la operación deberá validarla la asamblea.

barça corporate josep maria bartomeu fc barcelona

“Capturar el valor creado durante los cinco años anteriores y reinvertirlo en el club”. O dicho de otro modo: los fondos de inversión están dispuestos a pagar una elevada suma de dinero por entrar en el negocio comercial del FC Barcelona. En concreto, según fuentes financieras consultadas por 2Playbook, sobre la mesa de Josep Maria Bartomeu han llegado propuestas que valoran el 100% de Barça Corporate en más de 400 millones de euros. Es el precio en el que se estaría tasando la compañía que agrupará los negocios de Barça Studios, las tiendas, las academias y el Barça Innovation Hub (Bihub).

La valoración no es definitiva, pues dependerá mucho del sistema de cálculo que se acaben usando, si bien la mayoría de las propuestas están utilizando un múltiplo sobre ebitda más próximo a quince que a diez. En este sentido, las fuentes consultadas señalan que hoy el resultado de explotación que justificaría esta valoración es sobre todo el de BLM, que aglutina el negocio de merchandising, y la productora audiovisual.

El presidente del club aseguró ayer que “no hay un socio aprobado”, si bien ya se ha realizado la primera criba y hay media docena de fondos y compañías con las que se está analizando la operación con más detalle. En última instancia, la operación tendrá que ser avalada por la asamblea de compromisarios, como ya sucedió en su día con la joint venture con Mission Hills para abrir un espacio temático en China o con Nike cuando se le encargó la explotación del retail antes de recuperarlo en 2018.

Pese a la compleja situación económica del Barça y de la propia industria del fútbol, Bartomeu afirmó, sin entrar en detalles, que “son cifras que nos permiten ver que el trabajo realizado desde hace cinco años da frutos; es una buena noticia porque puede ser una inversión muy positiva”. De hecho, la venta de esta participación podría generar incluso más ingresos que los 222 millones de euros que dejó la marcha de Neymar al Paris Saint-Germain (PSG) en 2017.

Ahora bien, la compraventa está sujeta a muchos factores que aún no se han determinado, como el porcentaje exacto que tendría el nuevo socio (el club siempre tendría más del 51%), su influencia real en la gestión diaria y la política del reparto de las ganancias. Eso sí, la intención de que haya un cobro inicial está clara en el momento en que se especifica que la entrada de este “socio estratégico” permitiría “capturar el valor creado durante los cinco años anteriores y reinvertirlos en el club”.

Barça Corporate se está valorando en más de 400 millones, por lo que el club percibiría al menos 200 millones por la venta parcial

De aprobarse este mismo año, la entrada de recursos permitiría apuntalar una previsión de ingresos que se ha mejorado respecto a la anunciada días atrás e incluso cancelar la abultada deuda que se ha generado en los últimos tres años. La junta directiva ha aprobado finalmente unos ingresos de explotación de 828 millones de euros, frente a los 791 millones que se había contemplado de inicio, mientras que se confía en rebajar los costes hasta 796 millones de euros, un ajuste de 156 millones de euros en línea con el que 2Playbook ya anunció.

Fuentes conocedoras del proceso indican que la idea de crear la sociedad Barça Corporate con estas cuatro unidades de negocio surgió durante las conversaciones con Goldman Sachs sobre la financiación del Espai Barça. En todo este proceso se hizo partícipe a Legends, agencia que se encargó de evaluar el potencial de negocio del nuevo Camp Nou y su posterior explotación comercial.

Se desconoce si es una de las empresas involucradas en el proceso, pues en España ya ha logrado hacerse con la explotación de todo el retail del Real Madrid. En cualquier caso, todo apunta a que sí serían los encargados de situar al halcón comercial en los despachos del Camp Nou si el conjunto blaugrana no es capaz de generar los 50 millones de euros anuales que necesita con el futuro estario para repagar el préstamo de 815 millones que le concederá la firma de inversión si lo aprueban los socios.

La operación no se cerrará de forma inmediata, pues a la ratificación por una asamblea que no se prevé que sea antes de diciembre, hay que añadir que la futura junta directiva podría tirarla atrás. Ahora bien, es de las pocas fórmulas que hoy el club tiene a su alcance para levantar recursos sin poner en riesgo su modelo de propiedad, a diferencia del modelo híbrido que existe en Alemania, donde los socios del Bayern de Múnich tienen el control del club y la mayoría de los derechos de voto, pero comparten accionariado con Adidas, Audi y Allianz. “Este club tiene que ser siempre de los socios y no ser una sociedad anónima”, sostuvo ayer Bartomeu.

Esta es una de las grandes complejidades con las que se ha topado el Barça a la hora de hacer determinados negocios en los últimos años. Por ejemplo, el Real Madrid dio entrada al fondo Providence en su negocio de patrocinios a cambio de un adelanto de 200 millones de euros, mientras que el City Football Group (CFG) no sólo ha dado entrada a fondos en su accionariado, sino que también ha participado como holding deportivo en la creación de una firma de inversión en start ups vinculadas al mundo del deporte y el entretenimiento.

El club blaugrana sondeó la posibilidad a principios de 2019 de liderar un fondo dotado con hasta 100 millones de euros, en el que los recursos los aportarían terceros y ellos cederían sus instalaciones y los equipos profesionales como banco de pruebas para testar producto. Sin embargo, aquella iniciativa acabó guardándose en un cajón por las complejidades legales que implicada y un elemento empresarial clave: difícilmente otros clubes comprarían el producto de una empresa participada por uno de sus principales rivales.

En esta ocasión, en cambio, se esquivan todas esas complejidades, pues se propone usar una fórmula ya usada previamente. Además, centrándola en cuatro líneas de negocio puramente comerciales y en las que ya se va de la mano de terceros. Y el objetivo es poder acelerar los planes de crecimiento de las cuatro divisiones, ya que la idea es que el nuevo accionista pueda “dotar al negocio de los recursos financieros y humanos para alcanzar los objetivos marcados en relación con los ingresos, expansión internacional y desarrollo de marca”.

En total, la facturación agregada de todas estas actividades supera los 100 millones de euros anuales, pero la junta de Bartomeu asume que necesitan una gasolina que ellos no le pueden garantizar. “El crecimiento de los cuatro negocios se ha visto limitado debido a las tensiones financieras provocadas por la pandemia mundial de la Covid-19”, admiten, sobre una situación que hace imposible “dotarlos de la inversión y de los recursos suficientes requeridos para su crecimiento en los plazos marcados”.

 

El negocio de las tiendas, muy ligado al turismo

De las cuatro actividades, la que más ingresos directos genera es Barça Licensing & Merchandising (BLM), la sociedad a la que se traspasó todo el negocio de las tiendas y los productos oficiales tras recuperar los derechos de Nike en 2018. La operación supuso engordar la plantilla de personal en más de 250 personas, per también asumir el control directo sobre sus tres tiendas propias (hoy ya son cinco), las quince franquiciadas que había en ese momento y los 328 licenciatarios.

La apuesta por este negocio es tal que se invirtieron más de cuatro millones de euros en la apertura un flagship store en Las Ramblas de Barcelona, con un local de 1.900 metros cuadrados divididos en tres plantas. Es el más importante de la red propia junto a la Megastore del Camp Nou, que es la otra tienda en propiedad junto al local de Paseo de Gracia, el outlet de La Roca Village y los dos puntos de venta que hay en las terminales del Aeropuerto de Barcelona-El Prat.

El negocio de retail del Barça facturó 45 millones de euros en 2019-2020, la mitad de lo previsto por culpa del Covid-19

La filial facturó 63 millones de euros en 2018-2019 y se esperaba que alcanzara los 80 millones en 2019-2020, pero la crisis ha provocado que las ventas se hundan a 45 millones de euros, pues es un negocio muy vinculado a la presencia de turistas internacionales en el Camp Nou con motivo de la disputa de partidos oficiales o las visitas al museo.

En el medio plazo, una de las claves de su futuro pasa por el ecommerce tras el acuerdo con Nike para poder explotarlo desde el año pasado y el lanzamiento de nuevos productos en un catálogo donde ya hay más de 7.000 referencias.

 

Barça Studios, una productora capaz de convencer a Netflix

El Barça decidió unificar todos sus proyectos audiovisuales en torno a Barça Studios, una unidad que cuenta con platós propios a las afueras de Barcelona y que concentra la actividad del canal corporativo Barça TV, la generación de contenidos para redes sociales y la alimentación de la OTT Barça TV Plus lanzada hace unos meses. “Es la pieza clave, la joya de la corona dentro de la nueva estrategia digital del club y, sin duda, la mejor manera de llegar a todos nuestros seguidores en todo el mundo”, explicó en su día Dídac Lee, directivo responsable del área digital.

En total, la inversión en tres años supera los diez millones de euros. La primera producción propia del club a gran escala fue Matchday, una serie de ocho episodios que narra las interioridades del primer equipo en 2018-2019. El proyecto se ejecutó de la mano de Kosmos Studios, Producciones del Barrio y Rakuten, patrocinador principal del club y que adquirió los derechos en aquellos mercados donde opera su plataforma audiovisual, como Europa, Asia-Pacífico y Estados Unidos.

El Barça, por su parte, se reservó la venta del contenido allí donde no opera su partner, lo que le permitió cerrar una alianza con Netflix para toda Latinoamérica y Canadá y otra con Discovery Plus en India. Por el momento, no se ha hecho público ningún acuerdo que permita la difusión del documental en África u Oriente Medio.

Barça Studios tiene tres ficciones en cartera y una serie de animación, con socios como Sony, Rakuten o Netflix

Esta no es la única producción en la que se ha inmerso el club presidido por Josep Maria Bartomeu, que durante la pandemia anunció varias iniciativas encaminadas a buscar nuevos ingresos no vinculados a la actividad puramente deportiva. Se trata de Talent Explorers, su primera serie de animación con Sony Music Latin Iberia, y una serie de ficción junto al guionista Albert Espinosa que se inspire en la Masia.

En ambos casos, la idea es abrir nuevas vías de ingresos y, sobre todo, impactar en el público infantil y adolescente. El estreno de ambas producciones está previsto para antes del verano de 2021.

 

Las academias, construcción de marca y royalties

En cuanto a las Barça Academies, el club dispone de más de 50 proyectos en todo el mundo, a los que hay que añadir más de 180 Campus y 50 Clínics, con presencia en 56 países de los cinco continentes y la participación de más de 45.000 niños y niñas. En la mayoría de estos casos, la entidad cobra un canon por el uso de la marca y son los partners los que asumen el riesgo.

Sin embargo, en los últimos años se ha dado más peso a la gestión directa, con las Academy Pro en países estratégicos como China (Haikou), Brasil (Sao Paulo) y Estados Unidos (Miami y Nueva York); Barça Residency Academy Arizona (Estados Unidos).

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés