Publicidad

El Barça negocia un préstamo de 100 millones con los traspasos del próximo verano

El club, que ha logrado un pacto con los fondos para incumplir los ratios financieros en 2021 por la Covid sin que haya ejecuciones, tiene varias propuestas que aliviarían la tesorería a la espera de la operación Barça Corporate y ventas de jugadores.

fc barcelona barça jugadores negro 20 21

El FC Barcelona continúa buscando fórmulas que le permitan proteger la caja a la espera de que se concreten algunas operaciones que deben servir para dar un giro a la difícil situación actual. Fuentes del mercado señalan a 2Playbook que la entidad negocia desde hace semanas un préstamo que rondaría los 100 millones de euros y cuya garantía serán los traspasos futuros.

El acuerdo no está cerrado, pero se espera que lo haga próximamente con el aval de la junta gestora y, muy probablemente, los tres candidatos a la presidencia o el presidente electo. Al tratarse de 100 millones, la operación no necesitaría el visto bueno de la asamblea de compromisarios, que por encima de ese importe sí debe ser consultada antes de firmar.

La fórmula escogida en esta ocasión aún no había sido usada por el Barça, pero está muy extendida en el fútbol europeo y, especialmente, en el español. De hecho, y ante las dificultades para obtener financiación a largo plazo de la banca tradicional, en el sistema han surgido distintos fondos especializados en este tipo de mecanismos. Y siempre son las mismas garantías: derechos de televisión y plusvalías por traspasos.

Sin ir más lejos, ya en el verano de 2019 se recurrió a una de estas firmas, 23 Capital, para poder pagar el fichaje de Antoine Griezmann. En aquella ocasión, el dinero no se prestó bajo la hipótesis de traspasos futuros, sino a cuenta de facturas pendientes de cobrar por ventas ya realizadas.

“Es un anticipo de operaciones que no han sucedido, y eso demuestra la confianza que hay en la capacidad del club para atender sus compromisos en el medio y largo plazo”, señalan fuentes conocedoras de las negociaciones. Sobre todo, porque, a raíz de la Covid-19, la entidad blaugrana es una de las que más ha visto caer sus ingresos.

El Barça sigue a la mayoría de equipos de LaLiga, que desde hace años se financian con los derechos sobre traspasos futuros

Se desconoce cuál es el plan en el medio plazo, aunque la mayoría de equipos de LaLiga suelen refinanciar anualmente estas líneas de crédito a medida que cancelan la anterior, de modo que se convierte en una fuente de liquidez estable en el tiempo. Es algo a lo que se han aferrado una decena de participantes de LaLiga SmartBank, que lograron 67 millones de euros de Rights & Media Funding en una operación coordinada por LaLiga.

De concluir con éxito la operación de 100 millones, el Barça tiene asumido que deberá ponerse obligatoriamente en modo vendedor todo 2021, tanto para ir cancelando los compromisos adquiridos, como para ir reequilibrando la cuenta de resultados. De lo contrario, las tensiones de caja serán importantes hasta 2024, que es cuando se concentran todos los préstamos hoy en vigor.

De momento, y en línea con esa credibilidad que defienden en el Camp Nou, todos los grandes financiadores del club han aceptado una dispensa del cumplimiento de los ratios financieros semestrales a los que se comprometió hasta junio de 2021. Estos guardan relación con el volumen de duda financiera y el ebitda, imposibles de cumplir ante la dramática caída de ingresos y la solicitud de nuevos préstamos durante la pandemia.

La noticia es positiva porque, de lo contrario, las entidades podrían haber instado una devolución anticipada de la deuda. Sin embargo, este tipo de decisiones están siendo generalizadas entre las compañías con cierto grado de solvencia, ya que difícilmente ninguna empresa hoy puede cumplir ratios acordados antes del estallido de una de las mayores crisis que se recuerda.

El primero en mover ficha fue Goldman Sachs, que aceptó refinanciar un año el crédito de 90 millones de euros que concedió para los primeros trabajos del Espai Barça. La amortización estaba prevista para el verano de 2020 y finalmente se ha extendido a agosto de 2021, aunque ahí no acaba todo. En las cuentas anuales de 2019-2020, a las que ha accedido 2Playbook, se recoge que en caso de que la junta desista o la asamblea tumbe el proyecto, el banco de inversión recuperará el dinero a través de cuotas semestrales de 18 millones de euros.

La entidad financiera, que coordina la mayor operación patrimonial de la historia del club, supeditó su aceptación a la dispensa de ratios a que también lo hicieran los demás. Se trata de Pricoa Capital Group y Barings, que a finales de 2018 concedieron 140 millones de euros, y la aseguradora suiza Allianz y el gestor de activos francés Amundi, que concedieron 60 millones más en 2019.

“No ha habido ningún incumplimiento en el pago de intereses”, sostenían el pasado viernes fuentes próximas a estas entidades. En cuanto al principal, es imposible que se haya producido ningún incumplimiento, puesto que se trata de distintas operaciones bullet, por las que sólo se pagan intereses hasta el vencimiento final, que está fijado para el término de 2023-2024.

Junto a ellos también está la banca española con el aval del 70% del Instituto de Crédito Oficial (ICO), vía a través de la que obtuvo 145 millones de euros. En total, los compromisos con los bancos han pasado de 271 millones a 480 millones de euros, mientras que los compromisos con clubes subieron de 261 millones a 323 millones.

La necesidad de vender futbolistas este verano responde al simple hecho de que no todas estas líneas podrán refinanciarse y únicamente los traspasos pueden suponer una entrada de recursos en caja suficiente para ir rebajando el pasivo en los próximos meses. A 30 de junio de 2020, en balance había 265,97 millones en deuda a un año vista con entidades de crédito y otros 126,2 millones con clubes, que es lo que se busca reestructurar con los nuevos préstamos en negociación. En el largo plazo, sin cambios, con 197,88 millones con los mencionados fondos y 196,7 millones con equipos de fútbol.

 

Goldman Sachs cobrará 18 millones cada seis meses hasta recuperar su inversión si la junta o la asamblea tumban el Espai Barça

El calendario de vencimientos revela que en 2021-2022 debe devolver 137,96 millones, de los que 100 millones son con clubes, 9,1 millones con bancos y 28,7 millones son indemnizaciones por finalización de contrato, que es como técnicamente se denominan los bonus que jugadores como Leo Messi se aseguraron como parte de su salario. En 2022-2023, aún quedarán 63,8 millones con clubes, 4,2 millones con bancos y 3,4 millones en primas, y en 2023-2024 los 197 millones de los fondos, junto a 32,7 millones con clubes.

Ante esta situación, las fuentes consultadas constatan que el Barça deberá dar salida a futbolistas con caché en los próximos meses para afrontar estos pagos, al tiempo que busca una refinanciación de los compromisos con firmas de inversión y bancos. “Hoy, es casi una deuda de circulante que se ha estructurado y no puede liquidarse tan fácilmente”, lamentan algunos críticos.

Otra operación en la que trabajan los ejecutivos blaugrana desde hace meses es la de Barça Corporate. Como adelantó este medio, la dirección ha fiado la sostenibilidad del ejercicio 2020-2021 a la venta del 49% de la unidad de negocio que incluye retail, audiovisual, innovación y academias. Según el esquema inicial, eso supondría la entrada de 100 millones de euros en caja y la inversión de otros 100 millones por parte del nuevo socio para el desarrollo de estas divisiones.

En esa pura necesidad de proteger la caja y evitar un nuevo agujero económico tras las pérdidas de 97 millones en 2019-2020, la entidad también dio un paso de gigante con el pacto con el vestuario: 172 millones de euros diferidos a los cuatro ejercicios siguientes, que hipotecan en torno al 5% del presupuesto de las próximas temporadas en favor de un 2020-2021 menos difícil.

 

Encaje de bolillos con la deuda, a la espera del Espai Barça

A estos importes hay que añadir los 815 millones asociados al Espai Barça siempre que lo avalen finalmente los socios en referéndum. La operación contempla el pago de un interés de entre el 3% y el 4% interanual, con amortizaciones anuales de 50 millones de euros durante un periodo de 25 años, a partir de 2024-2025.

La falta de caja y la necesidad de cubrir el desfase entre ingresos y gastos explica que la deuda neta pase de 217 millones a 488 millones de euros, según el sistema de cálculo de LaLiga. Es un método más benévolo que el que originalmente se usaba para medir si se cumplía con la disciplina financiera autoimpuesta en los estatutos, y aun así se ha producido un nuevo incumplimiento, que la anterior junta insistió en que es 100% atribuible a la crisis.

El ratio de deuda neta sobre ebitda se situó en 3,64 veces al cierre de 2019-2020, por encima del múltiplo de dos recogido en las normas internas. La junta de Bartomeu defendió que, sin Covid-19 ese ratio sería de 1,1, puesto que la deuda neta sería de 363 millones y el resultado de explotación de 229 millones de euros. Aun así, la junta dispondría de dos años para recuperar unos niveles sostenibles, algo que ya corresponderá al próximo equipo gestor.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés