Publicidad

El FC Barcelona rehace el plan 2020-2021 y fía la sostenibilidad a la venta de Barça Corporate

El club eleva en 98,3 millones los ingresos previstos por marketing respecto al presupuesto inicial, y recorta un 42% las ventas del estadio, hasta 56,5 millones. La masa salarial deportiva sube 4 millones pese al diferimiento de 172 millones en salarios.

fc barcelona Mirotic Griezmann

La Covid-19 ha provocado que cualquier previsión a futuro deba ser revisada casi a diario, y en el caso del FC Barcelona, inmerso en un proceso electoral, aún más. La junta de Josep Maria Bartomeu anunció una previsión de ingresos de 791 millones de euros el 5 de octubre, que veinte días después elevó a 826 millones y finalmente se irá a 831 millones si se cuentan los ingresos financieros. Ahora bien, la documentación a la que ha accedido 2Playbook revela que cuadrar estos números y lograr un beneficio neto de 1,2 millones exigirá sí o sí cerrar la entrada de un fondo en el proyecto Barça Corporate y asegurar la entrada de 100 millones de euros.

El nuevo presupuesto que dejó la última junta directiva revisó fuertemente al alza los ingresos por marketing, pasando de 281 millones a 380,3 millones de euros. Desde el club han rechazado realizar comentarios, aunque fuentes conocedoras de los cambios introducidos a última hora sostienen que ese incremento corresponde al objetivo de ingresar 100 millones con la venta de una participación minoritaria en la unidad de negocio que aglutinará las divisiones audiovisual, retail, innovación y academias.

Como adelantó 2Playbook, el club ha recibido valoraciones de más de 400 millones de euros por el 100% de la mercantil que aglutinaría esta actividad. En realidad, se trata de una operación de 200 millones, pues la idea es que el consorcio inversor pague 100 millones por la participación y aporte otros 100 millones con los que acelerar estas divisiones, según fuentes bien informadas del plan.

La idea de crear la sociedad Barça Corporate con estas cuatro unidades de negocio surgió durante las conversaciones con Goldman Sachs sobre la financiación del Espai Barça. En todo este proceso se hizo partícipe a Legends, agencia que se encargó de evaluar el potencial de negocio del nuevo Camp Nou y su posterior explotación comercial.

El problema que arroja este presupuesto es que da por hecho la entrada de estos recursos, cuando las validaciones que debe recibir son varias. Las negociaciones están avanzadas en el plano ejecutivo, con una primera criba de potenciales candidatos que ha dejado la short list en media docena de fondos y socios industriales. Sin embargo, la decisión final deberá autorizarla la próxima junta directiva y, posteriormente, ser ratificada por la asamblea de socios compromisarios.

El Barça ha incrementado en 100 millones los ingresos previstos del área comercial, confiando en la operación Barça Corporate; sólo así ganará 1,2 millones en 2020-2021

Ninguno de los precandidatos se ha opuesto frontalmente a la idea, pero el calendario plantea dudas sobre si podría completarse la operación antes del 30 de junio. De no ser así, el club se expondría nuevamente a un ejercicio con importantes pérdidas, pues el resto de líneas de ingresos ofrecen poco margen crecimiento en un 2020-2021 en el que la recuperación aún no se atisba.

De no ser por la venta parcial de Barça Corporate, la estimación de la anterior junta era que el área comercial bajara un 5,8% interanual, hasta 281 millones, después de que en 2019-2020 ya sufriera una bajada del 8,6%, hasta 297 millones, por la ausencia de ingresos por amistosos, menores ventas de merchandising y el impacto de las renegociaciones con patrocinadores. No hay que olvidar que, de cara a 2021-2022, Rakuten ha aceptado seguir un año más a cambio de una rebaja del 45%, hasta 30 millones de euros.

El Barça también ha recortado un 42% la previsión de ingresos para el estadio respecto a principios de octubre. Inicialmente se confiaba en que a finales de diciembre ya pudiera ocuparse un 25% de los asientos del Camp Nou y en febrero se llegara al 100%. Sin embargo, el Gobierno ha enfriado esa posibilidad y en LaLiga se asume que no será posible hasta el tramo final del curso.

De ahí que sólo se contemplen 56 millones de euros, de los que unos 20 millones corresponden a las cuotas de los socios y el resto se repartiría entre cobros parciales de los abonos -ya se giraron los recibos y la devolución se abordará en mayo si toca- y algo de recaudación por taquilla, palcos VIP y museo en el segundo tramo de la temporada.“Vamos actualizando estas previsiones según evoluciona la situación sanitaria”, aseguran en los despachos del Camp Nou.

Donde apenas ha habido variaciones es en la partida de derechos de televisión, que se corrigió a la baja en un 1%, hasta 302,1 millones de euros. Aun así es la cifra más alta de la historia por un motivo puramente contable: la disputa de partidos de 2019-2020 en julio y agosto hace que parte de esa factura se traslade a 2020-2021. En esta partida, el grueso sigue correspondiendo a los pagos de LaLiga, que se han estabilizado en torno a 165 millones de euros anuales.

En cuanto a las plusvalías por traspasos y otros ingresos atípicos, la junta aprovechó la fuerte subida de facturación supondría la operación de Barça Corporate para rebajar sus necesidades. De 106 millones se ha pasado a 88,6 millones de euros, una corrección del 16% y para cuyo cumplimiento aún deberán materializarse salidas en el mercado de invierno o el mes de junio. De momento sólo se han conseguido 30 millones con la salida de Nelson Semedo al Wolverhampton y la única salida hoy confirmada para invierno es la de Carles Aleñá mediante cesión.

Eso sí, la marcha del canterano al Getafe CF le permitirá ahorrarse parte de su ficha, algo importante en la otra tarea complicada: reducir los gastos. El presupuesto vigente prevé destinar 506,4 millones de euros a la masa salarial deportiva, es decir, nóminas y amortizaciones por fichajes. Se trata de un recorte del 20,4% interanual, o lo que es lo mismo, 130 millones menos que en 2019-2020, para lo que ha sido vital el pacto con la plantilla para diferir el pago de 172 millones durante los próximos cuatro años.

¿Por qué el ajuste en la masa salarial es inferior a lo acordado? El año pasado ya se logró una rebaja salarial de 35 millones con efectos en 2019-2020, y a eso se suma que las rescisiones de contratos como el de Luis Suárez o Arturo Vidal han exigido de indemnización, a lo que hay que añadir el regreso de Phillippe Coutinho, y el impacto en las amortizaciones de los fichajes de Pjanic, Trincao, Pedri o Dest, que suman un mínimo de 20 millones más a una partida que ya superaba los 130 millones.

Los salarios del personal corporativo exigirán un 2,7% menos en 2020-2021, de 51 millones a 49,6 millones de euros, después del acuerdo alcanzado con los sindicatos para aplicar un Erte a 77 personas y diferir parte de las retribuciones. Los gastos de explotación se recortarán otro 9,5%, hasta 171,5 millones de euros, mientras que la partida de otros, de la que no dan más detalle, caerá un 21% y se situará en 67,9 millones de euros.

Todos estos ajustes van encaminados a asegurar que el agujero económico de 97 millones que se produjo en 2019-2020 no se vuelve a repetir. Ese desfase, unido a las tensiones de tesorería que ya se venían produciendo, obligó al club a incrementar su endeudamiento con bancos, de 271 millones a 480 millones de euros. Los compromisos con clubes pasaron de 261 millones a 323 millones. Y eso, traducido en intereses financieros, supuso pasar de 14 millones a 28 millones de euros en costes entre 2019 y 2020, y este año se irá a 31 millones. “Es pésima. Es preocupante, pero con esperanza”, dijo el presidente de la comisión gestora, Carlos Tusquets, a principios de diciembre. Y el encargado de revertir la situación deberá salir de las elecciones previstas para el 24 de enero.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés