Publicidad

El Barça ‘se come’ el 42% de la caída de ingresos por la Covid-19 en LaLiga en 2019-2020

El club blaugrana redujo sus ingresos ordinarios en 122,98 millones de euros, el triple que el Real Madrid. En total, una veintena de equipos perdieron 294 millones de cifra de negocio, excluidos traspasos, respecto a 2019-2020.

laliga puma balon recurso 19 20

El impacto de la pandemia no afectó por igual a todos los clubes de LaLiga. Encontrarse con la Covid-19 en un estadio para 99.000 personas no es lo mismo que hacerlo en un año en el que se regresa a Primera División, se obtiene el pasaporte para la Europa League o se pierde la categoría. El primer escenario siempre será peor, como reflejan los datos del FC Barcelona, que se dejó 122,98 millones de euros en su cifra de negocio entre 2018-2019 y 2019-2020. Este importe equivale al 42% de los 294 millones que una veintena de equipos dejaron de ingresar de un año para otro, según datos extraídos de 2Playbook Intelligence.

El cálculo se ha realizado comparando ejercicios cerrados y neutralizando incrementos y descensos de ingresos relacionados con las competiciones que se disputaban, es decir, eliminando la distorsión de las variaciones provocadas por ascensos y descensos de categoría, así como la participación en Champions y Europa League. De ahí que la cifra difiera de los 366 millones que estimó Pwc para LaLiga teniendo en cuenta las proyecciones de facturación para 2019-2020 antes del cierre de estadios.

En este escenario, el Barça se llevó el mayor golpe, pues su caída del negocio triplica a la del Real Madrid, que generó 40,4 millones menos que en 2018-2019 por las partidas de competiciones (taquilla, giras, premios como la Supercopa), socios y abonados, televisión y comercial. ¿La razón? Su eterno rival depende mucho más del turismo, que nutría buena parte de las ventas del museo y las tiendas, que conjuntamente ya superaban los 120 millones anuales.

Ese fuerte desequilibrio inesperado en el Barça es el que explica que cerrara el último ejercicio con unas pérdidas de 97 millones de euros, a las que podrían seguir unos números rojos de 300 millones en 2020-2021 si la junta de Joan Laporta decide sanear el balance de una tacada.

El hecho de que el impacto negativo de la Covid se centrara en el matchday explica que los siguientes en la lista sean Athletic Club, Valencia CF, Villarreal CF y Real Betis. En el caso de los groguets, su retroceso es una mezcla de menos ingresos por abonados al no cobrar suplemento europeo, pero sobre todo por una caída importante de sus ingresos por televisión (-9 millones); incluido el golpe de no ir a la Europa League, sus ingresos cayeron en 29,6 millones.

Es una situación similar a la del Real Betis, que se topó con la pérdida de 22,7 millones de cifra de negocio si se combina el efecto de no clasificarse para Europa con tener cerrado el Benito Villamarín, que se había convertido en uno de sus motores de crecimiento desde su ampliación. A efectos comparables, su caída fue de 9,37 millones, si bien la entidad considera que en dos años habrá perdido 25,2 millones de facturación ordinaria.

Al igual que el Villarreal CF, la SD Eibar perdió importantes ingresos por televisión, ya que el criterio de reparto de LaLiga da importancia a la implantación social y muchos de sus rivales ganaron abonados y algunos de los recién ascendidos tenían mucho más tirón que los descendidos.

También ha sido importante el golpe para quienes perdieron la categoría el año pasado o el anterior, pues la caída de ingresos por televisión y la desaparición de la ayuda al descenso no siempre se pudo compensar con menos gastos. UD Las Palmas, Málaga CF, Girona FC, Rayo Vallecano y Real Sporting se dejaron una media de cinco millones de cifra de negocio respecto a 2018-2019, neutralizado este efecto distorsionador.

Es una situación totalmente distinta a quienes en 2019-2020 ascendieron a LaLiga Santander o regresaron a competiciones europeas, pues ese salto de ingresos permitió absorber las primas correspondientes y el descenso de las ventas por matchday. Es más, el Getafe CF logró 28,05 millones de incremento de la facturación (12,99 millones sin Uefa), por los 15,29 millones del RCD Espanyol (2,1 millones sin contar Europa League).

Las perspectivas de LaLiga para un año aciago

Los cálculos que maneja la organización presidida por Javier Tebas apuntan a que el fútbol profesional español habrá perdido 2.013 millones de euros en ingresos entre 2019 y 2021, de los que 848 millones se corresponden con el día de partido y 727 millones a la venta de futbolistas, un mercado cuya recuperación no se espera para antes del verano de 2022. Tampoco está claro cuándo se volverá a facturar por taquilla y abonados, pues el Gobierno ha retrasado el regreso de público a las gradas de LaLiga y ACB sine die, pese a que otras competiciones ya están vendiendo tickets.

El ritmo de la recuperación, en caso de ser algo más lento, forzaría a renegociar de forma definitiva una moderación de los salarios en lugar de medidas tácticas como se ha venido produciendo hasta ahora. Según datos de LaLiga, entre 2019 y 2021 se han recortado 706 millones de euros entre nóminas y reducción de la carga de amortizaciones de inmovilizado deportivo, aunque ahora ya hay poco margen de maniobra para seguir reduciendo el límite de plantilla.

Publicidad

Publicidad