LaLiga ‘salva’ el primer golpe de la Covid: los clubes dejan la pérdida de 2019-2020 en 20 millones

Quince de los 42 equipos que compitieron en Primera y Segunda División cerraron con números rojos el último año. De no ser por el desfase de 97,3 millones del Barça, el saldo hubiera sido positivo. RCD Mallorca, CD Leganés y SD Eibar, los que más ganaron.

Eibar AVIA Laliga

Salvar el beneficio agregado de LaLiga se presentaba como una quimera en plena pandemia, pero los 42 clubes que compitieron en el fútbol profesional durante 2019-2020 no se quedaron muy lejos. Los dirigentes lograron tirar de ingenio, negociador y contable, para que el golpe de la Covid-19 se limitara a unas pérdidas de 19,9 millones de euros, según los datos extraídos de 2Playbook Intelligence, la unidad de inteligencia de mercado de 2Playbook, que cuenta con toda la información económica de las cinco grandes ligas durante la última década.

Los números rojos del último ejercicio contrastan con las ganancias récord que los equipos que militaban en LaLiga lograron en 2018-2019, con 229,8 millones de euros. Fue un importe muy superior a la media de los últimos ejercicios, que ha sido de 165,7 millones de euros desde 2012-2013, momento en el que entraron en vigor las normas de control económico. Desde entonces, los números rojos era una cuestión puntual de algunos clubes, pero la asociación siempre era capaz de cerrar en positivo.

Ahora bien, no hay dudas en calificar que dejar el roto de la pandemia en menos de 20 millones para el primer año de impacto es todo un éxito. Basta con mirar los resultados en las otras cinco grandes ligas, donde el agujero económico podría alcanzar los 1.000 millones de euros, según la información que han ido revelando los clubes estos últimos meses. Especialmente preocupante puede ser la situación en la Ligue-1 y la Premier League.

En el caso de LaLiga, el rojo sólo tiñó las cuentas de una quincena de equipos, diez de LaLiga SmartBank y cinco de LaLiga Santander. Entre todos ellos sumaron unas pérdidas de 148,71 millones de euros, aminoradas por las ganancias de 128,82 millones que obtuvieron los 27 equipos restantes. Un año antes, fueron nueve las entidades que gastaron más de lo que ingresaron, un dato más que revela los duros ejercicios de contención que se aplicaron desde los despachos.

El caso que más preocupa es el del FC Barcelona, que ha visto cómo la pandemia y el cerrojazo al turismo se come 300 millones de euros en ingresos que consideraba estables, lo que en 2019-2020 se tradujo en unas pérdidas de 97,34 millones de euros. Pese a las reducciones salariales un año y el diferimiento de pagos ahora, la 2020-2021 podría cerrarse igualmente con abultadas pérdidas si no se aplica un plan de choque inmediato.

El Athletic Club también ha admitido que seguirá lejos de la rentabilidad esta temporada, tras perder 20,85 millones el año pasado, mientras que el Valencia CF arrastra un desequilibrio estructural de su negocio desde hace cinco años, y sólo aminoró su agujero en 2019-2020 por el efecto contable de las quitas que acabará aplicando a su deuda con Bankia -ahora ya integrada en CaixaBank-.

El caso del Málaga CF, que entra en el podio de los clubes con mayor desfase, está muy relacionado con la profunda reestructuración al que lo ha sometido el administrador judicial para amarrar su futuro, mientras que la del resto -ver gráfico adjunto- se corresponde a la coyuntura de la Covid-19 o inversiones estratégicas como las del Atlético de Madrid en Canadá y México, pues sin contar a estas franquicias habría ganado más de 11 millones.

La lista de equipos en números rojos sería mayor de no ser por la decisión que adoptaron muchos consejos de administración de computar toda la actividad de la temporada deportiva a las cuentas de 2019-2020, independientemente de que una parte de los partidos se jugara entre julio y agosto.

Por ejemplo, el Real Betis pudo cerrar en positivo y sortear un déficit de 5,6 millones de euros, aunque le valiera una reprimenda de EY. Es el mismo auditor del Sevilla FC, al que también sacó tarjeta amarilla por una periodificación de ingresos y gastos que le permitió regatear un desfase de más de diez millones de euros. A la inversa, la aplicación estricta de la norma sirvió a la SD Huesca y el Elche CF para cerrar en positivo y traspasar el coste de las primas al ascenso a 2020-2021, cuando el dinero de la televisión facilitará absorber el impacto de los bonus. El Cádiz CF, por el contrario, optó por cargar esos pagos a 2019-2020 pese a que se materializaron en agosto.

Por paradójico que parezca, los datos revelan que entre los que más dinero ganaron el pasado ejercicio están los tres equipos que cayeron de Primera a Segunda División y algunos de los que coquetearon con hacerlo. Ahora bien, la explicación en muchos casos está precisamente en la anterior crisis, la financiera. El RCD Mallorca es el que más dinero ganó, con 17 millones, pero porque el convenio le exigía a importantes devoluciones de deuda si ascendía; algo similar a lo sucedido con el Real Zaragoza. Otros están en lo alto porque en invierno se encontraron con traspasos imprevistos, clave para explicar las ganancias con que cerraron CD Leganés, Rayo Vallecano y RC Celta, por ejemplo.

El interrogante es si todos ellos serán capaces de mantenerse la senda de la rentabilidad en 2020-2021, después de que se haya prácticamente confirmado que los ingresos por taquilla y abonados serán casi nulos este año, aunque se reabra en mayo, y el mercado de traspasos siga a la baja. En dos años, el fútbol profesional español ha perdido 2.013 millones de euros en ingresos y, a falta de cuatro meses, el agujero que quedaba por tapar ascendía a 1.030 millones.

Un estudio de Pwc señala que el impacto neto de la pandemia fue de 175 millones en 2019-2020, mientras que en 2020-2021 podría alcanzar los 854 millones de euros. Se confía en aminorar el golpe en 300 millones este año con rebajas salariales y ventas. De momento, Barça, Athletic y Betis están entre los que han acordado rebajas.

El golpe será mayor en 2020-2021, debido al desplome del mercado de traspasos, tanto en el verano de 2020 como el invierno de 2021, y a la incertidumbre sobre el regreso de público a los estadios. Pwc cifra en 1.647 millones los ingresos que se han evaporado por el impacto de la pandemia para este año, de los que 727 millones son por la ausencia de plusvalías por jugadores y 683 millones por el cerrojo en los estadios.

Este desajuste ya se ha podido mitigar parcialmente con una reducción de la masa salarial en 321 millones y del resto de costes operativos en 235 millones. El desfase actualmente para esta temporada es de 854 millones de euros (sin incluir diferimientos y rebajas salariales por pactar), pero Javier Tebas, presidente de la competición, confió semanas atrás en que la cifra podría acabar situándose en una horquilla de entre 550 millones y 600 millones de euros. “Hay poco margen de maniobra”, admitió.

El reguero de pérdidas que asola al fútbol europeo

Pese a todo, el agujero económico puede ser aún mayor en las otras tres grandes ligas europeas, donde ya existían fuertes desequilibrios antes de la crisis. En la Bundesliga, sus 36 equipos concluyeron 2019-2020 con unas pérdidas de 213,4 millones de euros, once veces más que sus homólogos españoles; un año antes, habían ganado 141,54 millones. Sólo el Borussia Dortmund se dejó 44 millones en el último ejercicio y el Schalke 04 otros 10,3 millones, mientras que el Bayern de Múnich ganó 9,8 millones de euros, según datos que ya se han ido haciendo públicos.

Tan solo los cinco grandes del fútbol italiano se dejaron 604,5 millones de euros el pasado ejercicio. A los resultados de Juventus, AC Milan, Inter de Milán, AS Roma y Lazio hay que sumar los 18,97 millones que también perdió la SSC Nápoles, pues de los que hoy compiten en Europa sólo el Atalanta logró ganar dinero, con 26,5 millones de euros.

En la Premier League sucede algo similar, pues a la espera de conocer los resultados del Liverpool FC y el Manchester City, el resto de integrantes del Big Six registraron unas pérdidas agregadas de 90,3 millones de euros, y el agujero podría irse más allá de los 300 millones si se tienen presentes las cuentas anuales que están presentando el resto de participantes.

En Londres, el Arsenal FC incrementó sus pérdidas hasta los 47,8 millones de libras (55 millones de euros), un 76% más, mientras que el Tottenham Hotspur FC se tiñó de rojo, pasando de un beneficio de 68,6 millones de libras (76,8 millones de euros) a unas pérdidas de 63,9 millones de libras (71,5 millones de euros) en 2019-2020. El Chelsea siguió un camino a la inversa, pues recuperó la senda de la rentabilidad a pesar de la Covid-19 y ganó 32,5 millones de libras (36,2 millones de euros) en 2019-2020, que contrasta con las pérdidas récord de 96,6 millones de libras (108 millones de euros) de la temporada anterior. En Manchester, el United cerró 2019-2020 con unas pérdidas de 23,2 millones de libras (25,4 millones de euros), frente a las ganancias de 18,8 millones de libras (20,6 millones) del año anterior.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés