Publicidad

El Barça, sin ‘american dream’: aparca la creación de una franquicia de fútbol femenino en EEUU

El club ha decidido suspender sine die el proyecto ante la dificultad de encontrar su encaje en la Nwsl, que no podía blindar el patrocinio técnico blaugrana. El grupo de Natalie Portman y Venus Williams toman el relevo en Los Ángeles.

El Barça femenino se ha proclamado campeón de liga en 2019-2020.

Venus Williams en lugar de Josep Maria Bartomeu, Natalie Portman en lugar de Jordi Cardoner, y Mia Hamm por Jordi Moix. La National Women Soccer League (Nwsl) dio este martes la campanada anunciando una nueva franquicia en Los Ángeles cuyo gran potencial no es contar con el apoyo de una superpotencia europea del fútbol, sino contar con un elenco de inversoras casi exclusivamente femenino. Y eso ha sido posible, en parte, porque el FC Barcelona ha acabado renunciando a la idea de contar con una franquicia en Estados Unidos, según explican fuentes de la entidad a 2Playbook.

El american dream para la sección blaugrana de fútbol femenino empezó a dibujarse en 2015 con la aprobación de un plan estratégico que debe culminar en 2021. Sin embargo, en los despachos del Camp Nou admiten que “el proyecto de tener un equipo profesional en Estados Unidos ha quedado en standby porque no hemos encontrado unas condiciones que sean óptimas para nosotros y la Nwsl”. Y eso que la ambición era crear una plantilla competitiva y no un filial del actual campeón de la Primera Iberdrola, cuyo presupuesto anual ronda los cinco millones de euros.

El principal escollo para el Barça siempre ha sido poder blindar su relación con Nike de cualquier potencial cambio que pudiera producirse en la que hoy es una de las principales competiciones de mujeres en el mundo. La razón es que las ligas norteamericanas firman acuerdos globales con los proveedores técnicos, que se encargan de diseñar todas las equipaciones de las franquicias. Y eso, en un caso extremo, podría llevar a los blaugranas a lucir camisetas de Adidas o Under Armour, por ejemplo.

Este obstáculo parecía haberse salvado en agosto de 2019, cuando la marca del Swoosh renovó su vínculo con la Nwsl hasta 2022. Sin embargo, el conjunto catalán tiene contrato con la multinacional hasta 2028, un periodo en el que tiene asegurados 105 millones de euros anuales por patrocinio. “No es tan fácil hacerlo realidad. Estamos pidiendo una exención [de patrocinio], pero no está en nuestras manos”, admitía en mayo de 2019 el director de la oficina de Nueva York, Xavier O'Callaghan.

En Europa ha habido casos más flexibles, pues el City Football Group tiene un acuerdo global con Puma que deja al margen al New York City. Esta franquicia, una de las más relevantes del grupo por su ubicación geográfica, utiliza prendas diseñadas por Adidas, que es el socio técnico de la Major League Soccer (MLS).

El Barça consideraba un escollo insalvable no poder asegurarse de que siempre vestiría las equipaciones de Nike

Lo mismo sucede con el Olympique de Lyon, que sí ha entrado en la Nwsl con la compra de una participación significativa en el Reign FC, ubicado en el estado de Washington y uno de cuyos principales activos es contar en sus filas con Megan Rapinoe, elegida mejor jugadora del mundo en 2019. El conjunto galo trabaja con Adidas en la Ligue-1, pero su participada lucirá Nike sin problemas.

Su caso es algo diferente, no sólo por las diferencias económicas respecto al Barça, sino porque ha asumido un club ya operativo. “El crecimiento del club, la liga y el deporte exige una mayor inversión en nuestras instalaciones, nuestro personal, nuestros jugadores y la competición. […] El Lyon tiene la capacidad de hacer estas inversiones necesarias, y el conocimiento y la experiencia para hacerlas de la mejor manera para obtener resultados”, se explicó entonces.

La entidad presidida por Bartomeu, en cambio, buscaba empezar un proyecto de cero, y el estado de California siempre fue la primera elección por dos razones. La primera es que no había ninguna franquicia allí, y la segunda es que se trata de uno de los mayores mercados audiovisuales de Estados Unidos y una de las plazas donde más se trabaja el concepto de sportainment.

Fuentes del club admiten que, en caso de haber salido un proyecto que, “de momento, aparcamos sin fecha”, la ciudad de Los Ángeles “era una de las opciones que estábamos estudiando para aplicar por una licencia”. En 2018, cuando aún se confiaba en poder debutar antes de 2021, trascendió que la junta negociaba con Los Angeles Football Club para desarrollar conjuntamente el equipo de fútbol femenino en la región. Previamente se negocio con los San Jose Earthquakes, pero la identidad del equipo, entre otros, siempre fue un escollo.

Un portavoz oficial señaló ayer que “agradecemos el trato que hemos tenido por parte de la Nwsl durante todo este tiempo que hemos estado en conversaciones sobre el tema”, confiando en que en un futuro puedan reactivarse las negociaciones. Sin embargo, al contratiempo del espónsor técnico ahora se le unirá el de encontrar un mercado atractivo en términos de negocio tras esfumarse la posibilidad de Los Ángeles y toda su área de influencia.

Es el segundo proyecto que el club cancela en EEUU, después de que no saliera adelante una liga de fútbol sala

La necesidad de ampliar el número de equipos por parte de la competición ya no sólo responde al creciente interés del fútbol femenino, sino también a que en 2018 se produjo la retirada de los Boston Breakers, rebajando la liga de diez a nueve equipos. El resto de los participantes son las Chicago Red Stars, FC Kansas City, Houston Dash, North Carolina Courage, Orlando Pride, Portland Thorns FC, Seattle Reign FC, Sky Blue FC en Nueva Jersey y Washington Spirit. El debut de las WFC LA/Angel City no se producirá hasta 2022.

Muestra de la importancia que tenía la adjudicación de esta franquicia son las declaraciones de la comisionada de la Nwsl, Lisa Baird, quien señaló el martes: “La trayectoria de crecimiento de la Nwsl es increíblemente emocionante, pero también debemos ser estratégicos y reflexivos acerca de cuán rápido nos expandimos y las comunidades con las que nos asociamos”. “Durante mucho tiempo hemos buscado el socio adecuado en Los Ángeles teniendo en cuenta la base de aficionados que ya existe en la región y el enorme interés en el fútbol femenino en general; esos factores, junto con un increíble grupo de propietarios hacen de esta una situación ideal y no podríamos estar más emocionados de seguir adelante”, añadió.

El grupo inversor está formado por Serena Williams y su hija, Alexis Olympia Ohanian, Jr; las actrices Natalie Portman, Uzo Aduba, Jessica Chastain, America Ferrera, Jennifer Garner y Eva Longoria; doce exfutbolistas entre las que destaca Mia Hamm, y altas ejecutivas de multinacionales como Netflix o Baby2Baby. “Hoy damos un paso emocionante al anunciar el primer grupo propiedad y liderado mayoritariamente por mujeres”, recordó Portman.

En cuanto al Barça, este contratiempo se suma a la imposibilidad de desarrollar una franquicia de fútbol sala al otro lado del Atlántico. En este caso, el carpetazo al proyecto se debió a los problemas de la Professional Futsal League (PFL) para poder dar forma a una competición profesional de esta disciplina, pese a que entre sus principales promotores estaba Mark Cuban, dueño de los Dallas Mavericks de la NBA, entre otras inversiones deportivas. Las academias, el otro eje estratégico en la región, avanzan a buen ritmo en Estados Unidos, pero su socio en Canadá cerró hace unas semanas todas sus operaciones.

La decisión definitiva, aseguran en el Camp Nou, no está relacionada con el difícil contexto económico por el que atraviesa la industria del deporte. La crisis provocada por el Covid-19 podría dejar un agujero de más de 100 millones de euros en la previsión de ingresos para 2019-2020, provocando la entrada en números rojos. Hoy, la prioridad de la junta es conseguir enderezar el rumbo de las finanzas en el corto plazo, pues no hay proyecto estratégico que pueda ofrecer un rendimiento más inmediato que la remodelación del estadio. Y para eso harán falta 800 millones de euros.

Publicidad

Publicidad