Publicidad

Cara y cruz en la Real: Iqoniq deja un roto de 850.000 euros en su año récord en venta de camisetas

El club donostiarra provisiona una parte mayoritaria del contrato firmado con su ‘main sponsor’ en 2020-2021, un curso que, por otro lado, mostró el buen momento del equipo a través del ‘merchandising’: facturó 3,7 millones, un 35% más interanual.

Reale Arena lleno estadio real sociedad 2021 2022

“La Real Sociedad, para que pueda cumplir con los objetivos que todos los guipuzcoanos queremos, tiene que ser más cola de león, o estar en la parte del león, que cabeza de ratón”, señalaba la semana pasada su presidente, Jokin Aperribay, sobre la situación económica del club. En la capital guipuzcoana llevan años trabajando con esta mentalidad, y los resultados le avalan: campeón de Copa -retrasada por la pandemia- y renovación del billete europeo en 2020-2021. Sin embargo, las cuentas revelan que en algunos ámbitos aún está más cerca del ratón que del león, como revela el roto económico que le provocó su patrocinador principal. Nada nuevo para un club que no ha logrado dar continuidad al main sponsor en los últimos años.

Iqoniq le ha dejado a deber 850.000 euros, según se refleja en las cuentas de 2020-2021, a las que ha tenido acceso 2Playbook. Cara y cruz para la gestión txuri-urdin, que en la última temporada batió su récord de ingresos por merchandising empujados por la final -y posterior victoria- en Copa del Rey. En total, las ventas en tienda alcanzaron la cifra más alta de su historia, con 3,7 millones de euros, un 35% más interanual.

Comenzando por la cruz, la entidad explica en la documentación económica que ha provisionado una parte mayoritaria del contrato de patrocinio firmado el pasado curso con la plataforma de fan experience, valorado inicialmente en torno a 1,2 millones de euros. Esta deuda (850.000 euros), eso sí, es el único saldo pendiente de cobro por la Real entre sus acuerdos comerciales.

La entidad txuri-urdin cuenta con una amplia y fiel cartera de patrocinadores. Comenzando por la cervecera local Keler (filial del Grupo Damm), o la financiera vasca Kutxabank, donde se integró la caja de ahorros guipuzcoana Kutxa. Estas dos marcas han acompañado siempre al club, pero ahora, para ser cola “o parte de león” -como prefiere denominarlo el presidente Aperribay-, la Real ha encontrado otro pool de socios comerciales con los que está elaborando relaciones duraderas. Forman parte de ella la aseguradora Reale, poseedora de los naming rights de Anoeta hasta 2025, o el proveedor técnico Macron.

En un segundo escalafón se sitúan una lista de empresas vascas: la telefónica Euskaltel, la ya mentada Keler, los supermercados BM, la Policlínica Gipuzkoa, la aseguradora sanitaria IMQ, el concesionario Volkswagen Vasa y, desde esta temporada, la marca de moda Loreak Mendian.

Los patrocinios y la publicidad le han aportado al club cerca de 12 millones de euros anuales en las dos últimas campañas; para 2021-2022, el objetivo es dispararse hasta los 16 millones

En total, el negocio de patrocinios y publicidad le han aportado a la Real en torno a los 12 millones de euros en las dos últimas campañas -Europa League mediante, que suma bonus-. Previamente, la cifra media se situaba en torno a los ocho millones. ¿Y para este curso? Tras arrancar la temporada como uno de los pocos clubes de LaLiga con el frontal de la camiseta limpio, la entidad donostiarra logró finalmente encontrar un socio para este curso: Finetwork.

La proveedora de telefonía e internet española ha apostado por el club donostiarra dentro de su plan de crecimiento a través del deporte. Para muestra, sus otros acuerdos con la Selección Española de fútbol y baloncesto, el Real Betis o deportistas como Fernando Alonso, el campeón de Moto3 Pedro Acosta y la campeona olímpica Sandra Sánchez.

De renovar el acuerdo, la Real mantendría a un main sponsor por una segunda temporada consecutiva, algo que ya sería noticioso a la vista de lo acontecido en las últimas campañas: primero, en 2017-2018, se vio empujada a rescindir el contrato que le unía con la plataforma financiera chinca Qbao tras las denuncias sobre una presunta estafa piramidal de la compañía; un año más tarde aterrizó en Donostia Goodball, plataforma “interactiva de medios deportivos” -según se explicó en su presentación-, también asiática (Singapur), que duró un curso, hasta la llegada de Iqoniq. La estabilidad del main sponsor es, sin duda, uno de los retos pendientes en el crecimiento de la entidad guipuzcoana.

Por lo descrito en su presupuesto inicial para 2021-2022, el equipo de fútbol aspira a ingresar un total de 16,2 millones de euros, una mejora notable del 36% respecto a la última temporada. Aunque se desconoce cuánto aportará Finetwork, la entidad sí especifica que por patrocinios facturará cuatro millones de euros esta campaña, un 6% menos que en el último año, y casi un 10% menos que en 2019-2020. Los ingresos comerciales, eso sí, se estima que aumentarán notablemente, un 40%, hasta los 11,2 millones. Mientras, por publicidad (estática y dinámica), se ha anotado cinco millones de euros.

 

El negocio por merchandising ya se acerca a los 4 millones

La Real Sociedad abrió a las puertas de las Navidades de 2009 su tienda oficial de Anoeta. Un establecimiento que suponía un impulso a su plan de aumentar sus ingresos ordinarios también por esta vía de mercadería y productos oficiales.

Con la nueva década y la vuelta a Primera División comenzaron a llegar los buenos resultados. El equipo txuri-urdin clasificó para la Champions League en 2012-2013. Al año siguiente, la venta de camisetas y otros productos se disparó hasta los 2,9 millones de euros. Esta era la cifra más alta cosechada por la entidad hasta el pasado curso.

Antes de los 3,7 millones de euros del año del título de Copa, para la cual el club sacó incluso una camiseta de edición especial, el club ya venía en clara mejoría. Casualidad o no, la llegada de Macron en la 2018-2019 -en sustitución de Adidas- supuso un primer impulso, con una mejora del 31%, pasando de 1,7 millones a 2,2 millones. El año de la pandemia vendió merchandising por valor de 2,7 millones. Ahora, para este curso, sólo por venta de tiendas, la Real aspira a facturar 3,5 millones de euros. Un impulso que muestra el ascenso de un club en todos los aspectos.

El club prevé volver a beneficios esta temporada tras perder 4,6 millones en 2020-2021 por la pandemia. Desde su directiva se resalta su solvencia: “Si no se tuvieran en cuenta ni las amortizaciones, ni impuestos ni gastos financieros, se observa un Ebitda positivo de 16,16 millones de euros, lo cual en cierta medida muestra, pese a todo, una rentabilidad positiva en el negocio del ejercicio”, destaca la entidad en las cuentas anuales del último ejercicio.

El club donostiarra cifra en 12,8 millones de euros el impacto directo de la Covid en su negocio ordinario, en el que, sólo por abonados y socios, dejó de ingresar 9 millones. Para esta temporada, presupuesta 136 millones y un superávit de 2,45 millones.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés