Publicidad

El Clásico ya manda menos: Barça y Madrid suponen menos del 40% del negocio de LaLiga

Los dos colosos del fútbol español, que hace cinco años generaban casi el 50% de los ingresos de la competición, han visto cómo se acortan las distancias con el resto. En el duelo directo, la gestión de la Covid-19 hace que los blancos salgan reforzados.

fc barcelona real madrid messi ramos 20 21

La atmósfera no será la misma, y las cámaras aéreas de Mediapro no podrán captar la dimensión real de lo que es El Clásico, descafeinado en 2020-2021 por el hecho de jugar a puerta cerrada y, este sábado, también, por hacerlo en un campo de entrenamiento. Es en Valdebebas donde se verán las caras Real Madrid y FC Barcelona, dos de los principales colosos del fútbol europeo, pero cuyo peso dentro de LaLiga se ha ido diluyendo en los últimos años.

Los dos equipos repitieron como los de mayores ingresos, con una cifra de negocio agregada de 1.384,5 euros, a la que se sumaron 36,9 millones de otros ingresos de explotación y 174,26 millones en plusvalías netas por traspasos. En total, 1.595,6 millones de euros, equivalente al 37,4% de lo obtenido por los 42 que compitieron en el fútbol profesional en 2019-2020, según datos extraídos de 2Playbook Intelligence, la unidad de inteligencia de mercado de 2Playbook, que cuenta con toda la información económica de las cinco grandes ligas durante la última década.

El negocio asociado a El Clásico jamás había pesado tan poco en la historia reciente del fútbol español, pues la pandemia ha afectado más a los equipos grandes que a los pequeños. La cifra de negocio del Barça retrocedió un 15% interanual, por el 7% de caída del Madrid, mientras que el conjunto de Primera y Segunda División sólo retrocedió un 5%.

Esta partida agrupa los denominados ingresos ordinarios, que incluyen derechos de televisión, socios y abonados, competiciones y comercial. Aquí, Barça y Madrid representaron el 41% de la facturación, con 1.384,5 millones de euros, cuando en 2014-2015, antes de la centralización de los derechos de televisión, dominaban el 52% del pastel. En el duelo directo, los blaugranas superaron a los blancos, con 708,26 millones de euros, gracias a la integración dos años atrás de todo el negocio de retail y un mayor poder recaudatorio entre socios y abonados.

Donde realmente su influencia se ha ido diluyendo es en el mercado de traspasos, pues cada vez más clubes de LaLiga han sabido aprovechar la tendencia alcista que predominaba antes de la pandemia para colocar jugadores en el extranjero. Aquí, su parte del pastel retrocedió al 23%, diez puntos menos que en otros años de actividad normal en el mercado de fichajes. En este aspecto sufrió sobre todo el equipo que hoy preside Joan Laporta, pues su antecesor, Josep Maria Bartomeu, fio la viabilidad de su último mandato a la venta de futbolistas. La rémora del malgasto de recursos que se produjo fue tras la salida de Neymar al Paris Saint-Germain (PSG) por 222 millones de euros.

Ese verano empezaron a cambiar las tornas en los despachos del Camp Nou, pues el cumplimiento del presupuesto empezó a fiarse a operaciones de última hora, como fueron los intercambios de Cillessen-Neto y Arthur-Pjanic. Esas dos operaciones evitaron pérdidas mayores, pero sobre todo cargaron aún más la mochila de gasto y deuda a futuro. Una tendencia totalmente contraria a la que seguía su máximo rival tras la marcha de Cristiano Ronaldo.

A partir de 2017-2018, la masa salarial blaugrana pasó de 407,5 millones a superar los 610 millones de euros por temporada, incluso en pandemia. En ese mismo intervalo, el Madrid destinó una media de 475 millones al pago de salarios deportivos y amortizaciones por fichajes, alcanzando su techo en 2019-2020 con 516 millones. Aquí tampoco llegan ya al 50% del gasto total, y en el último año se quedaron en el 39%.

Esa diferencia en la gestión del presupuesto ayuda a entender las diferencias sobre cómo cada uno afrontó la crisis de la Covid-19. La entidad presidida por Florentino Pérez logró cerrar 2019-2020 con un beneficio neto de aproximadamente 320.000 euros, mientras que el mandato de Bartomeu se cerró con unas pérdidas récord de 97,3 millones de euros.

Y la situación no es muy favorable para 2020-2021: los blancos negocian un ajuste salarial que achique un agujero que en diciembre cifraban en 69,7 millones de euros. Laporta ha aterrizado con sólo cuatro meses de margen de maniobra para cuadrar unas cuentas que lo fiaban todo a la venta del 49% de Barça Corporate, la sociedad a la que se quiere traspasar los negocios audiovisuales, retail, innovación y academias.

Es la búsqueda de ingresos extraordinarios por cualquier vía, ante lo que ha sido el hundimiento de las grandes líneas de negocio con las que se diferenciaban. Los estadios cerrados ya suponen una merma de casi 150 millones para cada equipo, a lo que se suma el retroceso de los patrocinios. El Barça ha podido retener un año más a Beko y Rakuten asumiendo rebajas del 50%, mientras que el Madrid ha podido captar 50 millones más de Providence a cambio de ampliar hasta 2027 su asociación en la venta de patrocinios madridistas.

La generación de ingresos se antoja necesaria para recuperar la rentabilidad a corto plazo, única vía para poder reducir el endeudamiento en ambos casos. El Barça cerró el último año con una deuda neta de 488 millones de euros, mientras que la del Real Madrid era de 354 millones si se incluyen los primeros 100 millones para la reforma del Santiago Bernabéu. Eso sí, los blancos a largo plazo principalmente y con 328 millones de euros a su disposición por parte de los bancos para cuando fuese necesario.

Y ahí está el principal factor de competitividad del Barça frente al Madrid, en su menor exposición a la banca y en que podrá disponer del estadio renovado antes que su eterno rival, con lo que eso supone. Según las estimaciones que ambos manejan, sin pandemia y todos los nuevos servicios ya a pleno rendimiento, el Bernabéu y el Camp Nou podrán generar más de 100 millones de euros al año extra. Eso sí, los blancos podrán contar con ellos casi tres años antes de que el estadio del Barça esté acabado. Y eso, inexorablemente, se trasladará a la competitividad sobre el césped.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés