Publicidad

Los clubes ACB alcanzan una cifra de negocio histórica con 122,6 millones en el año pre-Covid

Teniendo en cuenta patrocinio, televisión y ticketing, en 2018-2019 se batió el récord de ingresos ordinarios.

La ACB finaliza contrato este año con Endesa y Movistar, que aportan el 50% de los ingresos de la competición.

La crisis económica de 2008 obligó a los clubes de la ACB a sobrevivir sin ayudas públicas y a agudizar su ingenio para generar recursos propios y, una década después, han llegado los resultados. Los clubes de la Liga Endesa cerraron 2018-2019 con una facturación agregada de 122,6 millones de euros, el mayor importe de la historia de la competición, la mayor cifra de negocio de la historia del baloncesto español, según un informe elaborado por el Consejo Superior de Deportes (CSD).

Es una subida interanual del 13,3% en la temporada previa al estallido de la crisis del coronavirus, que ha afectado a la generación de ingresos de los clubes por el parón del torneo y la finalización anticipada de la temporada para algunos equipos. Si se tienen en cuenta los ingresos extraordinarios, que en 2018-2019 estuvieron comprendidos en su mayoría por la venta de jugadores, los ingresos totales agregados de los clubes ACB ascendieron a 127,4 millones de euros, un 9,2% más que en la temporada anterior.

Eso sí, el negocio extraordinario cayó un 42%, hasta 4,8 millones de euros, según el informe del CSD al que ha accedido 2Playbook. Pese a ello, la contención salarial permitió que las pérdidas agregadas de los clubes cayeron un 18,2%, hasta 66,4 millones, una cifra que está en línea con el resultado neto negativo de los clubes ACB durante la última década. La excepción está en 2017-2018, cuando los números rojos fueron de 81,2 millones de euros, el importe más alto desde 2010-2011.

Pese a que en 2018-2019 los clubes generaron más ingresos ordinarios (televisión, patrocinio, taquilla y merchandising) que en ninguna otra temporada, fue en 2006-2007 cuando se batió el récord de ingresos totales, con 138,4 millones de euros. Ese curso los equipos sumaron un negocio ordinario de 119,5 millones y unos ingresos extraordinarios de 21,4 millones, la cifra más alta de la historia por traspasos.

En el verano de 2006 salieron varios jugadores de la ACB rumbo a la NBA, lo que favoreció el aumento de ingresos extraordinarios en algunos clubes. Por ejemplo, Sergio Rodríguez dejó el CB Estudiantes para firmar por los Portland Trail Blazers previo pago de una cláusula de 500.000 euros, por los 1,2 millones que se embolsó el Unicaja Málaga por Jorge Garbajosa, que firmó por Toronto Raptors. Una temporada después salieron Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández. El primero tenía una cláusula de 3,5 millones, por los 474.000 euros del segundo.

No sólo fueron años de fuga de talento español hacia la mejor liga de baloncesto del mundo, sino también fue la temporada previa al estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis económica, que supuso el recorte de subvenciones por parte de las disputaciones y ayuntamientos que apoyaban a los clubes.

¿Cómo ha evolucionado las distintas partidas de ingreso de los clubes? La televisión fue la línea de negocio que más se incrementó, con un alza del 25%, hasta 10,6 millones de euros, la cifra más alta de la historia de la competición. Este importe se reparte entre los clubes de la Liga Endesa, que entre todos generaron más negocio por el área comercial. En total, esta vía de ingresos aportó 53,7 millones, un 13,8% más, mientras que la venta de taquilla y abonos aumentó un 15% interanual, hasta 33,4 millones de euros. La 2018-2019 fue una temporada en que los equipos ACB no incrementara la asistencia a los pabellones, puesto que el descenso de Bilbao Basket y el Real Betis supuso una merma para la afluencia total de la ACB. Y, sin embargo, los ingresos por taquilla aumentaron a doble dígito.

De hecho, el regreso de ambos equipos a la élite del baloncesto español en 2019-2020 prometía cifras de asistencia récord, y así fue hasta febrero, con un alza del 8,3% interanual. Sin embargo, la crisis del Covid-19 obligó no sólo al parón de la competición, sino a su reanudación sin público en las gradas en la Fonteta de Sant Lluís (Valencia) durante la fase final. De ahí que la mayor pérdida económica para los clubes en la última temporada sea en el negocio asociado al día de partido.

Gasto salarial dispar

La principal partida de gasto de los clubes fueron los salarios de los jugadores, que junto al gasto de amortizaciones por fichajes supone el 68,8% del gasto ordinario total. “Es el principal componente del gasto de la competición y ha continuado su trayectoria ascendente, aunque de forma menos pronunciada que en año anteriores”, apunta el CSD. En 2018-2019, los clubes incrementaron un 1,6% el gasto salarial, lo que demuestra cierta contención del gasto en relación a los ingresos totales, que aumentaron un 9,2% mientras que el gasto total subió un 2%.

Es probable que en 2019-2020 haya un incremento notable en el gasto por las llegadas de jugadores con un alto caché, como Nikola Mirotic. Precisamente el Real Madrid Baloncesto y el Barça Bàsquet son los clubes que mayor gasto salarial realizan, ya que según las cuentas anuales el club blanco destinó 32,3 millones de euros a su plantilla en 2018-2019, por los 25,6 millones que dedicó el Barça. Es decir, los equipos de El Clásico asumen un 44,4% del gasto salarial agregado de la ACB, mientras que los otros 16 participantes suman un 55,6%, con 72,5 millones de euros.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés