Publicidad

Un estadio, un tesoro: LaLiga y ACB, ante un agujero de 960 millones por jugar a puerta

En LaLiga, la factura de ingresos del matchday, del museo y de la explotación del recinto deportivo para otros eventos como conciertos generó 927 millones de euros a los equipos de fútbol en la temporada previa al Covid-19.

Los clubes de LaLiga y la ACB retoman esta semana el pulso competitivo con el pistoletazo de salida de la Primera División de fútbol y el regreso de la Supercopa de baloncesto. Sin embargo, sigue la puesta cerrada por el Covid-19, mermando un negocio que ha sido la fuente de ingresos más tradicional de los clubes. La puesta en marcha de los torneos garantiza la factura audiovisual y de patrocinio, pero, ¿qué hay de la explotación de los recintos? La organización de partidos y los ingresos del matchday han perdido peso en el total del negocio de los clubes, pero ha sido un fiel generador de una facturación que ahora está en el aire. Se trata de una línea de negocio que generó 960 millones de euros entre LaLiga y la ACB en 2018-2019, la temporada previa al estallido de la crisis del Covid-19, según una serie de informes elaborados por el Consejo Superior de Deportes (CSD) a los que ha accedido 2Playbook.

Es un importe generado por la venta de abonos y las cuotas de socios, dos vías que sumaron 290 millones de euros en 2017-2018 en el caso del fútbol. También mediante la venta de entradas, que generó 170 millones de euros. A estas partidas deben sumarse los ingresos generados en el día de partido a través de la oferta gastronómica del recinto, así como la venta de tickets del museo, hacer el tour del estadio o ceder el espacio para otros usos, como conciertos u albergar otras competiciones. Finalmente, se facturaron 90 millones de euros por disputar encuentros amistosos, la mayoría de ellos en el extranjero.

Los clubes de LaLiga Santander son los que más facturan por ticketing, abonos, socios y en definitiva explotación de los estadios. En 2018-2019 estas líneas supusieron unas ventas de 876 millones, un 14% más que en la temporada anterior, a las que hay que restar aproximadamente 235 millones facturados a través de la venta de entradas de partidos internacionales, como la Champions League y la Europa League. Es un importe que aunque no deja de ser parte del negocio matchday, aunque no está asociado a LaLiga, y es más por rendimiento deportivo que por consumo de los espectadores.

Los datos facilitados por el CSD sitúan la facturación de los clubes de Primera División en 2018-2019 en máximos históricos, al igual que las cifras de los clubes ACB, que generaron un matchday de 33,4 millones de euros. Esta cantidad no incluye la explotación del WiZink Center, que en 2019 recaudó más de casi 60 millones de euros que no suben al marcador de la ACB al ser un recinto propiedad de la Comunidad de Madrid, y no de los equipos que juegan en ese pabellón, el Real Madrid ni del Movistar Estudiantes.

 
 
 

Es un importe que previsiblemente crecerá a partir de 2024, una vez el Casal España Arena promovido por Juan Roig y el Nou Palau Blaugrana estén operativos. En ambos casos, serán recintos que alberguen actividades que trasciendan al deporte y abracen los eventos culturales, lo que a priori mejorará el negocio asociado a la venta de entradas al ser recintos más grandes y la explotación comercial. Sólo en 2018-2019, el ingreso agregado de taquilla y abonados en los clubes ACB mejoró un 15% interanual.

La cruz de la moneda fue la facturación de los equipos de LaLiga SmartBank, que fue de 51,8 millones de euros, un 9,1% menos que el año anterior “debido fundamentalmente al efecto de los ascensos y descensos”, apunta el CSD. Pese a la caída, el negocio derivado de taquilla y abonados representó un 15,2% de los ingresos ordinarios agregados de Segunda División.

Se desconoce cuándo podrán volver los aficionados a las gradas, aunque la presidenta del CSD, Irene Lozano, ya apuntó hace meses que venía complicado que el público regresara a los estadios en 2020. De ser así, los clubes perderían aproximadamente un 50% del negocio, un porcentaje podría ser mayor si los recintos sólo abren con una capacidad del 30% durante los primeros meses de 2021.

Algunas regiones han empezado a dar pasos adelante para abrir los estadios, y una de ellas es la Comunidad de Madrid al permitir el acceso de hasta 600 aficionados a recintos al aire libre. Es una competencia que ahora depende de los gobiernos autonómicos y que, en función de la evolución de la pandemia, podrían acelerar el proceso o atrasarlo.

En la Premier League el gobierno ha marcado octubre para volver a abrir los recintos, si bien se han empezado a hacer test durante la pretemporada. En la Serie A italiana no hay una fecha determinada, si bien la carrera de MotoGP en Misano del próximo fin de semana permitirá la entrada de 10.000 aficionados. En la Ligue-1 ya pueden acudir hasta 5.000 personas, mientras que en la Bundesliga tampoco hay fecha de regreso del fan al arena, aunque los clubes están preparando su regreso y acordando normas para favorecer la distancia física.

 

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés