Publicidad

El Getafe CF prescinde de Clemente Villaverde como director general y opta por la promoción interna

El club azulón ha ascendido a Antonio Sánchez a la gerencia, que compaginará con su rol de director legal. Villaverde, que llegó en enero de 2020 procedente del Atlético de Madrid, no habría cumplido con los objetivos marcados.

getafe clemente villaverde

El Getafe CF también cambia de director general. El club azulón estrenó entrenador en 2021-2022 con Míchel González y también ha decidido promover un cambio en los despachos, con la salida de Clemente Villaverde como director general, según explican fuentes del sector a 2Playbook. De ahora en adelante, esta posición no quedará cubierta con el mismo rango.

La entidad no ha comentado los cambios producidos con el arranque del nuevo curso, que también ha supuesto el ascenso de Antonio Sánchez a la gerencial. El abogado compaginará estas funciones con las del director legal, siempre reportando al presidente y máximo accionista, Ángel Torres.

La salida de Villaverde se produce año y medio después de su incorporación al club madrileño para cubrir la salida de José María Durán, que se marchó al RCD Espanyol para volver a ejercer de consejero delegado. El veterano dirigente, licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, llegaba a las oficinas del Coliseum Alfonso Pérez tras más de 27 años en el Atlético de Madrid, donde fue gerente y miembro del consejo de administración.

Tras esta reorganización, por debajo de Antonio Sánchez estarán el director deportivo, Ángel Martín; el director de operaciones, José Antonio Ramírez; María A. Carlos, financiera; Alberto Heras, al frente de marketing; David Torres, responsable de redes sociales, y Luz Monzón, encargada de comunicación y relaciones institucionales.

Las razones de su salida no se han hecho públicas, aunque en el sector lo atribuyen a la planificación deportiva del último curso, en el que el Getafe CF se quedó muy lejos de las posiciones europeas y logró la permanencia con sólo cuatro puntos de diferencia. El arranque de 2021-2022 tampoco ha sido muy prometedor y, tras la marcha de José Bordalás del banquillo, el equipo está en descenso con 0 puntos.

La gestión económica todavía no puede valorarse, pues Villaverde llegó a las puertas del inicio de la pandemia y poco margen de maniobra para incidir en el cierre económico de 2019-2020. El primer ejercicio marcado por la pandemia se saldó con un beneficio neto récord de 16,64 millones gracias a las plusvalías por traspasos y el hecho de disputar la Europa League, que hizo que los ingresos ordinarios alcanzaran los 86,08 millones de euros.

El presupuesto de 2020-2021 ya contemplaba una caída del negocio recurrente hasta 62,96 millones de euros, pues a la ausencia de ingresos por pagos de la Uefa se sumó el impacto de la Covid-19 en cuanto a facturación por taquilla y abonados. La previsión era que el resultado neto fuera prácticamente cero, si bien finalmente obtuvo casi diez millones por venta de jugadores, frente a los 1,93 millones recogidos en el presupuesto.

Algo similar sucederá en 2021-2022, para el que se ha planteado estabilidad en la cifra de negocio, con 61,96 millones de euros, apenas un millón menos que el curso anterior. El Getafe estima que recibirá 55,3 millones por televisión, un descenso que compensará con los dos millones que esta campaña sí espera percibir por ticketing. Sin embargo, el área comercial aportará 4,7 millones de euros, un 25% menos. Pero aquí, nuevamente, el mercado de fichajes jugará a su favor. El plan de Torres para este año era el equilibrio presupuestario una vez más, pero la venta de Marc Cucurella (18 millones) y de Amath Ndiaye (3 millones) van a dar mucho más margen al beneficio, pues la partida de plusvalías por traspasos sólo contemplaba 1,55 millones netos por la marcha del extremo senegalés al RCD Mallorca.

Completamente saneado tras la gestión de los últimos años, el club ha podido elevar su apalancamiento en busca de un incremento del patrimonio deportivo, en busca de esas plusvalías futuras que aceleraron su regreso a la sostenibilidad. Por ello, la deuda neta se disparó un 43,8% en 2019-2020, hasta 36,61 millones de euros, que en parte podrá refinanciar ahora con la inyección de recursos que supone el acuerdo entre LaLiga y CVC.

Está por ver a qué destinará el dinero reservado para infraestructuras, pues a finales de 2020 alcanzó un acuerdo con el Ayuntamiento de Getafe para explotar en exclusiva el Colíseum Alfonso Pérez durante los 40 años siguientes, con opción a ampliarse diez años más. Para ello, paga un canon anual de 150.000 euros.

El estadio, que se mantendrá de titularidad municipal, deberá recibir inversiones en su infraestructura por valor de 215.956,62 euros anuales. En total, unos 8,6 millones de euros a lo largo de toda la concesión. Sin embargo, ahora sí, Torres podría plantearse su viejo anhelo de comprar la propiedad del complejo con tal de remodelarlo y darle un mayor componente comercial.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés