Publicidad

El Real Madrid anticipa pérdidas de 91,1 millones en 2020-2021 si no hay rebaja salarial

El club, que salvó el beneficio en 2019-2020, negocia una “reducción salarial para mitigar el impacto de la pérdida de ingresos”, pues tiene comprometidos 448,4 millones. El resto de los gastos de explotación ya se han recortado en 65 millones.

real madrid plantilla florentino perez

El Real Madrid logró salvar 2019-2020 con nota si se compara con el resto de grandes rivales de Europa. El club redujo un 10% los salarios para cerrar con un beneficio neto de 313.000 euros, y la jugada deberá volver a repetirse si no quiere que 2020-2021 acabe en números rojos. La junta presidida por Florentino Pérez anticipa unas pérdidas antes de impuestos de 91,1 millones de euros para este año de no mediar un nuevo sacrificio de la plantilla, según la documentación interna a la que ha accedido 2Playbook.

El año se cerraría con unos números rojos finales de 69,7 millones, ya que se optará por activar bases imponibles negativas por 21,5 millones que se compensarán con las ganancias de próximos ejercicios. Pero la voluntad es no llegar a ese extremo. “Se prevé realizar una actuación de reducción salarial para mitigar el impacto de la pérdida de ingresos, si bien no se ha considerado en presupuesto su efecto dado que está pendiente de formalizar”, razonan en la casa blanca.

La entidad, fiel a su política, ha decidido no endulzar la realidad y plantear a los socios la aprobación de un presupuesto en el que sólo hay certezas. “No se han incluido los efectos de determinadas actuaciones de ahorro y otras oportunidades de mejora que el club intentará materializar para tratar de equilibrar el resultado como se logró el ejercicio anterior”, se compromete.

Los contratos salariales para esta temporada ascienden a 448,4 millones de euros, un 9,1% más que en 2019-2020, cuando sí se acordó una rebaja de sueldos para mitigar el golpe de la Covid-19; entonces, se ahorraron 35,5 millones respecto a lo previsto. Esa es la única gran asignatura pendiente, pues el plan de ahorro puesto en marcha el pasado marzo permitirá recortar los demás gastos de explotación en un 25,7%, hasta 188,5 millones de euros.

El Real Madrid negocia una rebaja salarial con la plantilla deportiva que cubra un desfase que hoy alcanza los 91 millones de euros

Fuentes de la industria apuntan a que el plan de Pérez es conseguir que los jugadores renuncien de forma definitiva a parte de su sueldo una vez más. Supondría todo un hito de ser así, especialmente tras los resultados obtenidos por rivales como el Barça, que ha tenido que conformarse con diferir el pago de 172 millones de euros entre tres o cuatro años para cuadrar su presupuesto.

Son medidas impuestas por la cruda realidad de la pandemia, que se ha comido un tercio de la facturación ordinaria del Real Madrid. Frente a los casi 900 millones de euros que habría obtenido de cifra de negocio en un 2020-2021 normal, el club se tendrá que conformar con 616,8 millones de euros, un 13,7% menos que el pasado ejercicio y un 25% menos sobre el presupuesto que había establecido para entonces.

El club dirigido por José Ángel Sánchez aún podría reconducir la situación por la vía de las plusvalías por traspasos, con la que ya tiene asegurados 104,86 millones de euros. Se trata de un descenso del 17,3% respecto a 2019-2020, aunque aún podría hacer caja antes de acabar el año con las salidas de jugadores cedidos como Gareth Bale o Sergio Reguilón, ambos en el Tottenham Hotspur FC.

De hecho, el mensaje implícito del Real Madrid a la plantilla es claro: “En la primera plantilla de fútbol no se han producido altas y se han realizado tres traspasos y seis cesiones”, valora en su memoria anual. Dicho de otro modo: la dirección ya ha hecho lo que ha estado en su mano para reducir la masa salarial y no aumentarla. Es más, las amortizaciones de inmovilizado bajarán de 176,5 millones a 173,1 millones, un 42% más respecto a 2018-2019, tras el esfuerzo realizado el pasado verano: 323 millones en los fichajes de Eden Hazard, Luka Jovic, Eder Militao, Ferland Mendy, Rodrygo y Reinier.

Ahí el margen de actuación es nulo, pues son gastos que no pueden modificarse una vez se realizaron esos fichajes. Y el problema no es otro que el impacto de la Covid-19 en 2020-2021 “es aún incierto pues dependerá de la evolución de la situación sanitaria y su correspondiente efecto tanto en las condiciones de celebración de los partidos como en la situación económica general”.

De momento, la entidad contempla que los ingresos por socios y estadio se hundirán un 92,5%, hasta 9,5 millones, pues todo apunta que sólo podrán cobrar las cuotas sociales y poco más si no abren los estadios. La factura por competiciones internacionales bajará un 12,4%, hasta 92,5 millones, ante la imposibilidad de realizar gira este verano, y eso también impactará en el área de marketing, que bajará un 9,4%, hasta 301,9 millones. Por el contrario, los derechos de televisión aportarán 212,8 millones, un 43% más, por la contabilización de facturas correspondientes a 2019-2020 que se han tenido que incluir en 2020-2021 porque parte de los partidos se disputaron en julio.

Además, se trata de un retroceso sobre un retroceso ya producido en 2019-2020, cuando la cifra de negocio cayó un 7%, hasta 676,2 millones de euros según el sistema de cálculo de LaLiga. En la actividad ordinaria habría que añadir otros 16,34 millones por la explotación de instalaciones.

Por líneas de actividad, las cuentas revelan que los cobros por participar en competiciones cayeron un 16%, hasta 171,9 millones de euros. Aquí, la factura más importante es la de la Champions League (82,2 millones de euros), pero también destacan los 42,2 millones por ticketing de LaLiga, los 13,8 millones por partidos amistosos y los 8,1 millones de euros de la Supercopa de España disputada en Arabia Saudí, que compensó los 8 millones que en 2018-2019 se embolsó por Supercopa de Europa y Mundial de Clubes.

La devolución de un 25% del importe de los abonos explica el descenso del 20% en cuotas de socios, que representaron 43,6 millones, mientras que los derechos de televisión generaron un 14% menos (148,57 millones de euros) por el traspaso de algunas facturas a 2020-2021 al concluir la temporada en el mes de julio.

En cuanto al área comercial, su aportación se incrementó un 6% tras dos años de estancamiento y alcanzó los 312,11 millones de euros. La entrada en vigor del nuevo acuerdo con Adidas fue clave para que patrocinios y licencias mejoraran un 10% interanual, hasta 261 millones de euros, mitigando el descenso del resto de partidas, como la de merchandising, que bajó de 24,38 millones a 22,6 millones de euros.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés