Publicidad

El Covid-19 ha impedido que se dispute el Godó en 2020.

La factura del Covid-19 para el Godó: debe indemnizar a IMG para poder trabajar con Tennium en 2021

El Tenis Barcelona está obligado a compensar a la agencia de marketing deportivo, cuyo contrato incluye una cláusula de prolongación automática por circunstancias excepcionales. Hay predisposición al pacto.

El Real Club de Tenis Barcelona (Rctb) sabe que deberá rascarse el bolsillo para poder trabajar con Tennium en 2021 en lugar de hacerlo con IMG. El actual contrato de gestión del Barcelona Open Banc Sabadell incluye una cláusula por la que la duración del acuerdo se podría prolongar debido a circunstancias excepcionales, según explican fuentes de la industria a 2Playbook. Dicho de otro modo, la agencia de marketing deportivo está hoy en su derecho a explotar comercialmente el ATP500 del próximo año tras la suspensión de la edición de 2020 por el Covid-19.

Fuentes del club sostienen que “estamos hablando para encontrar una solución aprovechando que la relación, tras tantos años de trato con ellos, es excelente”. En esencia, se está acabando de negociar el importe de la indemnización que deberán abonar a IMG por renunciar al año que le quedaría técnicamente de contrato, con el impacto económico que eso tendría. “Sobre esa base se está conversando”, admiten. Hay voluntad de pacto, pese a que no ha habido aún acuerdo desde que a mediados de marzo se anunciara la suspensión del torneo.

El torneo ha manejado históricamente un presupuesto de entre siete millones y diez millones de euros por edición, con un margen de beneficio que se repartía entre el club y la compañía encargada de la gestión. Y es a partir de ese importe sobre el que se está discutiendo la factura final para poner fin a una histórica relación que se remonta a los años noventa y que concluirá en el año más atípico para la industria de deporte.

Las elecciones a la presidencia del Tenis Barcelona dieron paso a un cambio en la junta directiva, al frente de la cual hoy está Josep Jordi Cambra. La explotación del torneo fue uno de los ejes de su campaña electoral, durante la que ya avanzó que “el modelo de IMG ha sido excelente, pero la industria deportiva y la del tenis ha cambiado y hay que adaptar el modelo de reparto de ingresos y gastos”. En su opinión, el fee para el gestor de la cita debía ser más variable, “en el que no haya sombras, prevalezca la confianza, y en el que todo el mundo gane”.

IMG se aseguró una prórroga automática en caso de suspensión de una edición por razones excepcionales

Se desconocen cuáles son esos nuevos términos, que permitieron que Tennium se impusiera en una concurrida licitación a finales de 2019. A la misma acudió IMG para intentar retener su principal contrato en España, pero también Kosmos, que acudía como preferida por el boom de la Copa Davis, Octagon, Mediapro y la alianza de RPM-Mktg y ASO, que ya gestionan el Maratón de Barcelona.

El reto más inmediato para la compañía que encabeza Kristoff Puelinckx es negociar los dos patrocinios principales, pues Banco Sabadell y el Ayuntamiento de Barcelona finalizaban contrato en 2020. En un segundo nivel figuran Emirates y Peugeot, muy vinculados a la estrategia de patrocinio que tienen en todo el circuito ATP, y Estrella Damm. Ya en un tercer nivel están la Generalitat de Catalunya, Mapfre, Dunlop, Lacoste y La Vanguardia, diario del Grupo Godó y que históricamente dio nombre al certamen.

La edición de 2021 se disputará entre los días 17 y 25 de abril, según el calendario provisional de la ATP, que está supeditado a las fechas que finalmente se escojan para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que se han tenido que posponer a causa del Covid-19. De este modo, será el cuarto torneo ATP500 que se dispute el próximo año y el primero en tierra batida; posteriormente, llegarán el Mutua Madrid Open, de la categoría Masters 1000, y el Mallorca Championships, primera cita sobre hierba del circuito masculino que se celebrará en el país.

El reto para Tennium y el Tennis Barcelona será convencer al mismo elenco de jugadores que había logrado para este año, en un primer esfuerzo ya por posicionarse como una cita para el talento emergente. De este modo, se empezaba a aplicar una hoja de ruta con la que conseguir reducir la dependencia de Rafa Nadal que había tenido en los últimos años para lograr buenos índices de asistencia y audiencia.

Junto al doce veces campeón de Roland Garros, en la lista figuraban el defensor del título, Dominic Thiem, y otros cuatro clasificados del top ten mundial como son Daniil Medvedev, Stefanos Tsitsipas, Matteo Berrettini y David Goffin. A ellos se les iban a añadir dos reclamos como Fernando Verdasco y Kei Nishikori, además de los cinco primeros de la clasificación provisional para las finales de la Next Gen.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés