Publicidad

LaLiga compra el negocio de bares a Dazn para facturar 150 millones en su ofensiva en solitario

La gestora de la competición creará un canal para establecimientos públicos con todo el fútbol español, Premier League, MotoGP y Fórmula 1. También debe montar su propia fuerza de ventas, tras no recibir ofertas de Mediapro, Telefónica ni Orange.

LaLiga Bar

LaLiga deberá lanzar su mayor ofensiva en el canal mayorista sin un aliado exclusivo. Un día después de no recibir ni una sola oferta por los derechos de televisión para el canal horeca, la gestora del fútbol profesional ya ha empezado a dar forma a la estrategia en solitario. Y el primer movimiento es atrevido: la competición ha comprado a Dazn el negocio para bares y demás establecimientos públicos, por lo que podrá incluir en su paquete competiciones como la Premier League, MotoGP y Fórmula 1, entre otras, según ha podido saber 2Playbook.

La idea idea es crear un canal que contenga todo el fútbol español, que se complementaría con canales lineales de Dazn donde se emitirán los torneos sobre los que la plataforma OTT tiene los derechos en España. Las fuentes consultadas indican que también se iniciarán negociaciones con Mediapro para poder incluir las retransmisiones de la Champions League y el resto de las competiciones de clubes de Uefa. “La idea es contar con un producto en el que casi cada día haya contenidos en directo”, sostienen personas conocedoras del plan que se está perfilando.

Los términos económicos del acuerdo no se han hecho públicos, pero forman parte del plan inversor que ha diseñado la organización presidida por Javier Tebas para recuperar el valor de estos derechos, que en el primer ciclo de venta conjunta se vendieron a Vodafone-Orange por 100 millones de euros anuales y por los que Mediapro aceptó pagar 120 millones por temporada entre 2018 y 2022.

LaLiga ha comprado a Dazn su negocio para bares, que abarca desde la Premier League hasta MotoGP, pasando por F-1 y la Euroliga

Sin embargo, el estallido de la pandemia supuso un duro golpe para la restauración y ha sacudido los hábitos de consumo de los españoles. LaLiga ya aceptó aplicar una rebaja de casi el 50% al grupo presidido por Jaume Roures, que no sólo se encontró con las restricciones de aforo en este tipo de establecimientos, sino con la desaparición de más de 7.000 bares y 1.000 restaurantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De hecho, fuentes conocedoras del proyecto indican que una de las tareas prioritarias es construir una estructura comercial dentro de la gestora de la competición que se encargue de vender el producto entre los empresarios. Eso, y alcanzar acuerdos con todos los operadores de telecomunicaciones, desde Telefónica a Euskaltel, pasando por Orange, para que incluyan el canal dentro de su oferta. Hoy, el precio ronda los 220 euros mensuales por establecimiento.

También se está trabajando en que los restauradores puedan adquirir directamente el canal a través de LaLiga, que aprovechará la tecnología de LaLigaSports TV para crear una OTT específica e incluso un decodificador. “Se mantendrá la idea de fijar precios en función del aforo del local y su ubicación; no debe pagar lo mismo un pub en el centro de Madrid que un bar de un pueblo”, apuntan, sobre una fórmula comercial que empezó a aplicar Mediapro en marzo de 2021 y benefició al 40% de los locales.

El plan de negocio definido en las oficinas de Torrelaguna 60 establecen un objetivo de conseguir unos ingresos anuales brutos de aproximadamente 150 millones de euros. De este modo, descontados los derechos audiovisuales adquiridos, la fuerza comercial y demás gastos operativos, el ingreso neto para los clubes podría situarse en torno a 120 millones de euros. “Es doblar lo que ahora se está consiguiendo por esta vía tras los acuerdos alcanzados con los operadores durante la pandemia”, enfatizan.

En el cumplimiento de este objetivo puede tener un papel clave la no exclusividad de este contenido con una teleco o un proveedor determinado, si bien es un escenario que ha impuesto el propio mercado con la ausencia de ofertas. “Confiamos en que esta nueva modalidad de comercialización maximice el alcance del producto, generando una mayor competencia en el mercado y que facilite, en última instancia, llegar a más establecimientos públicos”, defienden.

Uno de los retos pasa por reenganchar a los consumidores de fútbol en el bar, algo a lo que puede ayudar el nuevo escenario del consumo minorista, en el que sólo Telefónica tendrá todos los partidos por jornada y Dazn emitirá cinco. Esta situación, a priori, podría incentivar a que una parte de los consumidores aboguen por contratar sólo la OTT y el resto de los encuentros lo vean en establecimientos públicos.

Según una encuesta elaborada por LaLiga y Mediapro a principios de 2020, antes de la Covid-19, un total de 15 millones de aficionados iban al menos una vez por temporada a un bar a ver fútbol, por los 5,2 millones que lo hacían una vez al mes y 2,6 millones que iban cada fin de semana. Por franjas de edad, el 55% era menor de 44 años.

Otro de los pilares de la estrategia continuará siendo combatir la piratería. Justo ayer, se anunció que la Policía Nacional ha inspeccionado 166 establecimientos de toda España a cuyos responsables se les acusa de haber pirateado la señal para la emisión de forma ilícita de partidos de fútbol. El perjuicio económico ocasionado para el fútbol español supera el millón de euros. La operación se enmarca en una acción global frente a la piratería que ha afectado además a otros 1.200 establecimientos.

 

Valor de los derechos audiovisuales en España

Tras el resultado del concurso de ayer está por ver cómo resuelve LaLiga el resto de concursos que tiene pendientes en España, especialmente la adjudicación del partido en abierto de Primera División y todo el lote Segunda División. Ahí hay más de 50 millones de euros en juego, a la espera de ver cómo se recupera el negocio de la hostelería.

Porque el principal generador del negocio de LaLiga, la Primera División, ya fue adjudicado el pasado diciembre a Telefónica y Dazn por 4.950 millones de euros por las próximas cinco temporadas. Al menos, hasta 2026-2027, teleco y OTT compartirán unos derechos que se han revalorizado un 1% en un momento de crisis económica y con la mayoría de las grandes ligas tocando techo o reduciendo ingresos, como pasó con la Ligue-1.

Publicidad

Publicidad