Publicidad

El precio de subir a ACB: presupuesto de 2,5 millones, canon, SAD y auditoría para Granada y Breogán

La temporada 2020-2021 ha dejado un único club ascendido por méritos deportivos por primera vez tras el acuerdo entre la FEB y la ACB por la pandemia. La liga no ha solicitado ninguna medida financiera extraordinaria por la Covid-19.

granada breogan final leb oro 20 21

La LEB Oro 2020-2021 arrancó con una dificultad añadida más allá de la pandemia: sólo un club podría ascender. Así se resolvió con el acuerdo entre ACB y Federación Española de Baloncesto (FEB) tras la llegada de la Covid-19, obligando a los clubes aspirantes a atinar aún más en sus movimientos en una temporada marcada por la contención del gasto y la incertidumbre. Fundación CB Granada y CB Breogán disputan la final, pero ¿qué pasos tendrá que dar en los despachos el equipo que se alce con el título?

Durante años, los requisitos de ascenso eran una gran losa para los integrantes de LEB Oro. Especialmente para los que nunca habían competido en ACB, pues debían hacer frente a un pago de 3,1 millones de euros en concepto de canon y otros 1,9 millones para el Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos. En total, 4,7 millones casi inasumibles en un contexto de crisis económica y para clubes cuyos ingresos en LEB Oro rara vez superan los tres millones de euros por temporada.

Todo cambió en 2017, cuando la ACB modificó estas condiciones para ajustarlas al nuevo escenario y flexibilizar los ascensos. Actualmente los requisitos principales se basan en cuatro puntos: ser una Sociedad Anónima Deportiva (SAD), tal y como establece el Consejo Superior de Deportes (CSD) para el deporte profesional; tener un presupuesto mínimo de 2,5 millones de euros, pagar un canon de 1,9 millones y superar la auditoría externa a cargo de la gestora del baloncesto profesional.

“Aunque haya que hacer un esfuerzo económico, para la ciudad es un sueño difícil de dejar pasar, porque ya ha sido duramente castigada por la pandemia y porque supondría tener en la élite del deporte a dos equipos, con el retorno económico que eso supone”, explica Óscar Fernández, presidente del Covirán Granada.

Presupuesto, auditoría, convertirse a SAD y pago del canon son los principales requisitos

La prioridad pasa por asegurar los 2,5 millones de euros de presupuesto mínimo. El apoyo institucional es fundamental para ambos clubes en este apartado. En otro rango se sitúa también el pago del canon, que se fracciona en pagos de 488.000 euros en cuatro temporadas y, en caso de lograr la permanencia, se reduce una parte equitativa del reparto económico que la ACB da a los clubes.

Otro de los requisitos es pasar la auditoría de la ACB, un examen por el que clubes como Ourense no lograron superar en su día. Se trata de una auditoría externa que la liga encarga cada año para los clubes que ascienden para evaluar su salud económica. “Nosotros tenemos nuestro propio auditor, pero la ACB quiere minimizar riesgos”, destacan desde Granada.

Respecto a la posibilidad de introducir otros requisitos excepcionales por los efectos de la Covid-19, la ACB no ha comunicado nada a los clubes. El año pasado, con Gipuzkoa acudiendo a los tribunales para defender su ascenso, se solicitó un férreo control en el presupuesto, especialmente a través de las partidas de ticketing y patrocinios.

Los vascos se anotaron 200.000 euros por la venta de abonos y entradas, que finalmente no pudieron cumplir, ni tampoco el total de ingresos presupuestados por patrocinio, dejando unos números rojos de casi 300.000 euros en 2020-2021. No fue el único club, ya que la mayor parte de los clubes ACB presupuestaron ingresos por ticketing.

“Lo único que nos han transmitido es que prevén que haya un 70% de aforo al inicio de la temporada, pero no que tengamos que ajustar el presupuesto en base a ese porcentaje”, indican los clubes. “Lo que sí haremos será ajustarlo nosotros mismos por si acaso, para ser responsables y no realizar ajustes”, recalcan.

El apoyo institucional es la principal partida de ingresos de ambos equipos

Como llegan al ascenso

Ambos clubes afrontan el ascenso de forma distinta. El CB Breogán, al haber jugado ya en ACB, es una SAD desde hace años. Es decir, lo único que tendría que cubrir es el presupuesto mínimo y el pago del canon, algo que se haría con un mayor apoyo de instituciones y patrocinadores.

La misma apuesta realiza el Fundación CB Granada, negocia una mayor aportación económica de las administraciones en caso de ascender. La diferencia con los lucenses es que el club, de apenas diez años de vida, tendría que convertirse en SAD.

“Si hubiera el mínimo riesgo que pusiera en jaque la estabilidad del club, no daríamos el paso, porque no nos perdonarían que la entidad desapareciera de nuevo”, subraya Fernández, en referencia a la liquidación del antiguo CB Granada, histórico de la ACB. El club tuvo que recortar un 10% su presupuesto, hasta 720.000 euros, pero presenta candidatura al ascenso con su balance saneado.

Los nazarís han mantenido el 80% de sus 4.000 abonados, a diferencia de Breogán, que ha perdido al 30% de los mismos, pasando de 4.000 a 2.400 socios. Para los gallegos, al igual que andaluces, el apoyo público es fundamental, ya que aportan el 35% del presupuesto, que al inicio de 2020-2021 iba a ser de 1,1 millones de euros. La entidad lucense, de hecho, ya preveía cerrar el año en pérdidas.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés