Publicidad

Más activos que nunca: así es la radiografía del deportista español en el año de la pandemia

El 59% de los mayores de 15 años practicaron deporte de manera periódica u ocasional en 2020, lo que supuso un incremento de seis puntos porcentuales respecto a 2015. Se disparó la práctica deportiva en el hogar y hace temer el ‘desapego’ de los jóvenes.

Running con mascarilla

La pandemia ha traído consigo cambios en los hábitos de consumo que está por ver si han llegado para quedarse. En clave deportiva, no hay duda de que en el último año se ha alterado el modo en que las personas se ejercitan, las motivaciones llevan a la sociedad a querer practicar deporte e incluso la frecuencia en la que lo hacen. La buena noticia es que, pese a la Covid-19, se consolidó la tendencia al alza en cuanto a volumen de españoles que practican deporte. En 2020, hubo más practicantes que realizaron ejercicio con más frecuencia que cinco años atrás, aunque el porcentaje de la población que admitió no haber hecho deporte continúa siendo elevado: un 40,4%.

Así lo confirma la Encuesta de Hábitos Deportivos, el informe elaborado por el Consejo Superior de Deportes (CSD) que cada cinco años recoge datos relevantes sobre el interés que suscita ver y practicar deporte en España. En el estudio, al que ha tenido acceso 2Playbook, se refleja que el 59,6% de los mayores de 15 años practicaron deporte de manera periódica u ocasional en 2020, lo que supuso un incremento de 6,1 puntos porcentuales respecto a 2015.

La frecuencia con la que se ejercitaron aumentó a buen ritmo, lo que indica que hay un mayor interés en realizar ejercicio y en hacerlo con mayor asiduidad. Sin ir más lejos, en 2015, del total de personas que decían hacer deporte, sólo el 19,5% lo practicaban todos los días, una tasa que en 2020 era del 27,1%. También aumentó el número de personas que hacían ejercicio al menos una vez a la semana, pasando del 46,2% al 54,8%, y los que lo practicaban mínimo una vez al mes, que pasó del 51% al 58,1%.

La edad, el sexo y el nivel de estudios fueron variables determinantes que definen la radiografía del practicante deportivo español. Por sexo, ellos continúan siendo más deportistas que ellas, aunque la tasa mejora considerablemente en ambos casos. Si en 2015 sólo el 47,5% de ellas había admitido haber hecho deporte en el último año, en 2020 esta tasa ya era del 53,9%; la mejoría entre ellos fue de casi seis puntos porcentuales, hasta el 65,5%.

Las tasas de participación anual superan el 80% entre los más jóvenes y descienden progresivamente con la edad, hasta el 41,3% entre los mayores de 55 años. En todos los grupos de edad ha aumentado el número de personas que se ejercitan a excepción del colectivo de 15 a 24 años, que perdió 2,4 puntos porcentuales entre 2015 y 2020.

Esta es una cuestión que preocupa a las autoridades que luchan contra el sedentarismo, puesto que, si bien ocho de cada diez jóvenes son activos físicamente, el descenso de practicantes indica un mayor desinterés en ejercitarse. Además, iniciarse joven supone colocar una semilla que, a largo plazo, favorece la práctica deportiva durante el resto de la vida. De hecho, el 65,8% de las personas que afirmaron hacer deporte en 2020, empezaron a ejercitarse cuando tenían menos de 14 años.

Empezar de joven genera un hábito que, si se alimenta, puede convertirse en crónico. Otro ejemplo: el 19,9% de los practicantes se iniciaron cuando tenían entre 15 y 24 años. Es decir, el 85% de las personas que hicieron ejercicio en España en algún momento de 2020, empezaron a practicarlo cuando tenían menos de 25 años.

También ayuda que los progenitores sean activos. El 35,7% de los practicantes afirma que al menos uno de sus padres practica o ha practicado esa misma actividad. El aspecto generacional es determinante, y prueba de ello es que, en el grupo de edad que comprende los 15 y 24 años, el 61,3% de los encuestados asegura que alguno de sus progenitores hace deporte o lo ha hecho en el pasado, una tasa que se sitúa por debajo del 20% entre las personas mayores de 55 años.

La participación de los padres en las actividades deportivas de los hijos creció en siete puntos porcentuales entre 2015 y 2020. El 48,4% de la población que tiene hijos menores de edad manifiesta que realizó algún deporte con ellos en 2020, el 43,2% apunta a que suele acompañarlos a sus entrenos y el 38,3% acude a sus competiciones.

La modalidad elegida para ejercitarse se vio notablemente influida por la pandemia, la paralización de competiciones federadas y las restricciones. De ahí que las únicas modalidades que ganaron adeptos fueron la gimnasia suave e intensa y otras actividades con música, puesto que son disciplinas que se podían practicar desde casa sin necesidad de equipamiento ni de ejercitarse en grupo, como sí requería la natación o el deporte federado como el fútbol.

Sin ir más lejos, el 48% de las personas que hicieron deporte en 2020 optaron por la gimnasia suave, una modalidad que ganó 38 puntos porcentuales respecto a 2015. La natación retrocedió del 38,5% al 18,5% en este periodo, debido principalmente al cierre de instalaciones deportivas durante la etapa más dura del confinamiento. Además, en muchos casos, los abonados a las piscinas municipales y otros centros deportivos optaron por darse de baja.

Si en 2015 la práctica deportiva en casa sólo convencía al 19,4% de las personas físicamente activas, en 2020 este porcentaje se elevó al 36,3%, un repunte claramente marcado por el confinamiento y la pandemia. Está por ver si la tendencia del home fitness se consolida y, aquellos que descubrieron la conveniencia de entrenar en casa continúan haciéndolo así, aunque los gimnasios estén abiertos y la pandemia se haya controlado. Además, los centros deportivos han dejado claro su interés en incorporar el servicio a su oferta y, mientras que algunos lo ofrecen exclusivamente a sus clientes sin cobrarles, otros plantean abrir la plataforma a terceros y cobrar a todos los usuarios.

 

La salud gana enteros como motivo por el que las personas se ejercitan

Estar en forma y entretenerse eran los dos principales motivos por los que los españoles se ejercitaban en 2015, pero la pandemia ha alterado el orden de prioridades y los motivos que empujan a los españoles a hacer deporte, y la protagonista es la salud. En cinco años, el porcentaje de personas que dicen ejercitarse por motivos de salud ha pasado del 14,8% al 21,9%. El resto de motivos perdieron adhesión, pero el de la salud ganó siete puntos porcentuales.

Lo hizo a costa de la diversión o el entretenimiento, que pasó de convencer al 23% de los practicantes a un 19,5%, mientras que estar en forma, que continúa siendo el principal motivo al que apuntaron más practicantes, pasó del 29,9% al 28,3%. Un 12,4% aseguró que lo hizo para relajarse y un 11,5% porque le gustaba el deporte. El 2,5% optó por esta opción como forma de relación social, el 2% por superación personal y sólo el 1,1% porque le gustaba competir.

Pero, ¿a qué motivos apuntaron quienes no hicieron deporte? El 44% señaló que la falta de tiempo es un impedimento para ejercitarse, y un 19,8% sostuvo que no está interesado. Creció en 1,3 puntos porcentuales el número de personas que sostenían que no se ejercitaban por motivos de salud (13,2%). Eso sí, cayó el número de sedentarios que se escusaba en los motivos económicos o la falta de instalaciones cercanas, que pasó del 5,7% al 3,9%, y del 5,1% al 4,9%, respectivamente.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés