Publicidad

Bropi (Movistar+): “Cada plataforma deberá mirar la rentabilidad de sus apuestas en derechos de TV”

Juan Andrés García Ropero, director de deportes de la plataforma de Telefónica, sostiene que han logrado un catálogo en el que los precios se ajustan al retorno de la inversión y aboga por una regulación que permita contratos a más largo plazo.

Juan Andrés García Ropero, director de deportes de Movistar+.

Juan Andrés García Ropero, más conocido como Bropi, es la persona encargada de dar sentido a la estrategia audiovisual de Telefónica en la industria del deporte. Fichado a principios de 2018 procedente de Globomedia, el director de deportes de Movistar+ ha logrado que el departamento navegue con éxito en la situación más crítica de los últimos años. Qué hacer cuándo el producto estrella no existe.

El sector coincide en que atraviesa su peor crisis en 75 años de historia. ¿Cómo la está navegando Movistar+?

Adaptándonos a los cambios que se iban produciendo a cada momento, la verdad. Internamente tuvimos que adoptar el teletrabajo con mucha gente y el reto que suponía, mientras que con los derechos cuyas retransmisiones nos vienen producidas fue más una cuestión de reajustar calendarios. Pese a todo, el retorno de LaLiga fue un éxito total en la parte organizativa, con once jornadas en un mes, pero también un reto, porque no había gente en el estadio. Estos meses nos hemos convertido en los únicos ojos del aficionado.

LaLiga optó por grada y sonido virtual, Uefa o Bundesliga por la imagen real. ¿Cuánto se ha devaluado el producto por la ausencia de público? ¿O el daño para broadcasters ha sido más por los cambios de fechas y solapamiento de eventos?

El público en gradas es factor fundamental en el espectáculo, pero la gente se ha adaptado a la nueva normalidad. La introducción de la grada virtual era un servicio más para que los clientes eligieran cómo ver los partidos, al igual que lo es permitir narraciones en distintos idiomas o sonidos de las emisoras de radio. El calendario y los días daban lo que daban y ha habido solapamientos a la hora de emitir, y es una pena que la final de la Champions League coincidiera con las 500 millas de Indianápolis, el ascenso a Primera, o el partido de Doncic en la NBA… Por otro lado, también ha permitido que se produzcan unas audiencias brutales en eventos como la NBA, que normalmente se emiten más tarde y que han sido más seguidos porque la gente en verano se va a dormir más tarde. Al final teníamos un verano que era como tener un Mundial con LaLiga, una Eurocopa con la Champions League y una especie de Juegos Olímpicos con el regreso de ACB, NBA, Fórmula 1, Diamond League… Para el público, después de lo que está pasando, que volviera el deporte ha sido como una vía de escape.

Trabajáis con las grandes competiciones internacionales, pero también con ligas domésticas. ¿Ha habido un único manual para buscar acuerdos satisfactorios para las dos partes? La mayoría admiten que han asumido compensaciones limitando la subida de precios en años siguientes del actual ciclo.

Cada competición ha tenido sus propios manuales y protocolos, y el departamento de derechos audiovisuales, que es otra área y negocia todos los contratos, ha hablado con los tenedores y se han ajustado los presupuestos del año en función de cada caso. En LaLiga, por ejemplo, se han jugado todas las jornadas previstas con el único sobresalto de la última jornada.

Uefa evaluará si tiene lógica reeditar una fase final a partido único por el atractivo para el aficionado. ¿A menos partidos, menos valor tendrían esos derechos? ¿Crees que elevaría audiencias?

Si es por nosotros, cuantos más partidos y mejores, mejor. Es verdad que las fórmulas que se han encontrado para finalizar la temporada han sido un acierto para una situación extraordinaria, aunque no hay que olvidar que también están muy bien pensadas las que ya había para la situación normal. Pero siempre es bienvenido aprender de los cambios.

“Cuanto más tiempo tienes para desarrollar una apuesta, más inversión puedes destinar al producto”

La 2020-2021 también apunta a una temporada atípica. ¿Cómo se prepara a los canales para mantener una oferta atractiva si vuelven a haber cambios en el producto principal?

Partimos de la idea que no pasará nada extraño y vamos a planificar la temporada como si se desarrollaran todos los eventos, con más producciones propias y reportajes para complementar. El ejemplo más claro de que deberemos ir adaptándonos es lo que ha pasado hace un rato con la NBA, que nos quedamos sin ella y hoy sin el torneo de Cincinnati de tenis [la entrevista se realiza la mañana después del boicot de los jugadores por las agresiones raciales]. Esa parrilla que ya estaba preparada hay que modificarla y ajustarla, como hicimos de manera drástica y por necesidad propia cuando empezaron a cancelarse torneosen cascada.

¿Han echado en falta una mayor diversificación de contenidos de las propiedades cuando se suspendieron las competiciones?

Hablamos de deporte, no se puede culpar a clubes de no estar preparados con contenidos que no sean la preparación de la competición. Esta vez nos tocaba a nosotros rompernos la cabeza para esperar a LaLiga o la Champions a base de reportajes, entrevistas o recuperar momentos históricos, donde se ha producido un pequeño boom de consumo.

Movistar+ ha hecho una apuesta decidida por LaLiga y la Champions y, ahora sí, logrando moderar los precios. ¿Por qué se renunció a la Premier?

En todas estas negociaciones hay que aplicar una regla de tres, donde el precio debe ser razonable y de mercado a partir del retorno que genera. Lo que hemos conseguido de catálogo se ajusta a eso. El catálogo de derechos de fútbol que hemos conseguido se ajusta a eso e interesan a los clientes. La Serie A es la que más audiencias da y con cifras bastantes buenas, porque no es lo mismo una Serie A con o sin Cristiano Ronaldo, y hemos visto que la final europea eran representantes de Bundesliga y Ligue-1. A eso súmale que en mayo arrancó la Bundesliga cuando no había nada de deportes y eso permitió que se dispararan las audiencias a niveles de Atlético de Madrid y Sevilla FC. La gente ansiaba ver deporte.

La siguiente gran renovación que tienen pendiente de rubricar es la Fórmula 1. ¿Qué aporta esta competición a la oferta? ¿Posicionamiento de marca? ¿Retención de un nicho muy concreto de abonados?

No es un paquete suelto de derechos, sino que hemos construido un canal interno, que además genera mucho consumo con un público muy fiel a ese contenido. Y a eso se le suma que las marcas automovilísticas le ven un atractivo en términos publicitarios. Dentro de la lógica rendimiento-precio tenía toda su lógica apostar por él. La competición nos está sonriendo con el crecimiento de Carlos Sainz, con su fichaje por Ferrari, y la vuelta de Fernando Alonso, por lo que son unos derechos que nos interesa retener.

La NBA es el otro contrato pendiente de sellar y esta es su última temporada en vigor con la ACB, a falta de saber si renuevan. ¿Qué valor tiene el baloncesto en su oferta?

Son dos ligas muy complementarias desde el punto de vista de emisión, y lo demuestran las audiencias de los últimos dos años, con crecimiento en ambos casos. Son productos que nos acercan a un público más joven, que es lo que además están buscando en la ACB. En este sentido, decidimos llevar el mejor partido de la Liga Endesa a #Vamos porque llega a todos los clientes y es un canal incluido en un nuestra OTT Movistar Lite, que es más asequible y es lógico para el público joven. Esperamos buenas noticias sobre estas renovaciones.

“Esperamos buenas noticias sobre las renovaciones de la NBA y la Fórmula 1”

Tras el fútbol, ¿qué otros deportes son prioritarios para la retención de bolsas importantes de abonados?

Golf y tenis, con los años que lleva en la casa, han construido una comunidad muy potente, y eso es algo que pasa también con la NBA y el “dormir es de cobardes”. Somos parte importante dentro de un deporte como el golf y hemos apoyado a estos circuitos. En tenis, además, estos años es incontestable con el valor que ha tenido y la presencia de Rafa Nadal.

¿Qué papel juegan los highlights en redes sociales y el semi-directo en la captación de clientes? Hemos visto una mayor intensidad de uso en Movistar+...

Ahí debemos buscar el equilibrio para que las redes sean un altavoz y los aficionados vengan a nuestra plataforma, aprovechando esos derechos que ya teníamos. El equipo ha hecho un trabajo excepcional para crear comunidad en redes sociales con la NBA o el rugby, que es otra comunidad muy potente y hay que alimentarla y fortalecerla, sin que vaya en detrimento de que frene las altas a la televisión de pago.

La aparición de OTTs como Dazn o los servicios propios como el de Eurosport o la NBA han fragmentado la oferta y en algunos casos encarecido las subastas. ¿Qué papel pueden acabar teniendo en la industria?

Cada uno deberá mirar la rentabilidad de sus apuestas. En nuestro caso, mantendremos esa lógica de precio razonable, que nos ha permitido que en Movistar Lite haya una fuerte apuesta para los abonados; a la semana tienes NBA, ACB, Segunda División, los mejores torneos de tenis, rugby… Ahora bien, es evidente que en algunos deportes como el tenis, si eres un gran seguidor, tendrás que tener varios sitios donde ver todos los torneos.

LaLiga ha conseguido eliminar el límite de tres años a la duración de los contratos de TV. ¿Ayudaría un modelo más a largo plazo como el de EEUU, donde se firman acuerdos por diez años?

Al final ya estamos acostumbrados a las reglas, pero ojalá pudiéramos ir a un modelo como el estadounidense. Cuanto más tiempo tienes para desarrollar una apuesta, más inversión puedes destinar al producto.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés