.
.

Una retransmisión de videojuego para salvar 2.000 millones, ¿it’s in the game?

LaLiga es la única competición que decidió emular a los simuladores con gradas virtuales y sonido ambiente para mitigar la ausencia de público y rebajar el importe de las devoluciones solicitadas por los broadcasters, que rondan los 100 millones.

“Hay que salvar los contratos de televisión como sea”. Esta frase, en todas sus posibles variantes, se repetía una y otra vez en cualquier despacho de la alta competición. Clubes y ligas profesionales podían sobrevivir a una clausura de los estadios por decreto y una penalización de los patrocinadores por falta de activaciones, pero nadie podía permitirse una oleada de reclamaciones sobre unos derechos que, en el caso del fútbol, se han convertido en el pilar del sistema. LaLiga advirtió que se jugaba 550 millones de euros con el apagón audiovisual, y la fórmula ganadora para salvar todos los contratos por 2.100 millones de euros fue el pacto con el Gobierno para el regreso de los partidos y el uso de tecnologías propias de videojuegos para no perder atractivo.

“Las audiencias han demostrado que se ha podido salvar el producto, porque los partidos han tenido unos índices de audiencia de entre seis y diez veces superiores respecto a la emisión original sin gradas virtuales o recreación de sonido ambiente”, apunta Melcior Soler, director audiovisual de la gestora del fútbol profesional. Es una opinión compartida por Movistar+, el grupo que más paga por estos derechos con una factura anual de 980 millones por LaLiga Santander y 35 millones de euros por LaLiga SmartBank.

Fuentes de la industria aseguran que la patronal presidida por Javier Tebas ha logrado salvar todas las facturas para 2019-2020, algo que no han podido hacer todos. La Ligue de Football Professionnel (LFP) dejó de cobrar casi 280 millones de euros de Canal+ y beIN Sports por el cese anticipado de competiciones en Francia y tuvo que endeudarse para cubrir ese déficit entre los clubes; la Premier League ha roto en China con Pptv tras un impago de 150 millones durante la pandemia, y la Bundesliga tuvo que renegociar con Sky.

No es un escenario del que haya escapado LaLiga, pues Soler admite que no ha habido unanimidad en la comprensión. “El 95% ha entendido que esto es un partenariado y ha seguido trabajando para que esto siga creciendo; lo que ha ayudado de verdad es que vuelva la competición y se haya podido acabar”, añade. En este sentido, y aunque las cifras no se han hecho públicas, a los clubes sí que les han transmitido que esas compensaciones rondarán los 100 millones y se detraerán de las facturas de las próximas dos temporadas, evitando que ningún club vea rebajados sus ingresos por televisión.

Es una cuestión vital, pues hay clubes de Primera y Segunda División que dependen en prácticamente un 90% de los derechos audiovisuales para confeccionar su presupuesto. Y a eso hay que añadir que la mayoría de los contratos de patrocinio se han podido salvar garantizando esa exposición mediática. Con todo, y aunque resulte paradójico, que el golpe se lo haya llevado el ticketing sólo puede conducir a una competición mucho más igualada, pues la brecha de ingresos entre los clubes más y menos ricos de LaLiga Santander se rebajará de 18,6 a 13,5 veces, según cálculos elaborados por este diario. Dicho de otra manera: el producto audiovisual podría incluso verse beneficiado al añadirse más igualdad y más incertidumbre sobre el posible resultado final de la clasificación.

La Ligue-1 dejó de cobrar casi 280 millones de euros de Canal+ y beIN Sports por el cese anticipado del torneo

Es un argumento adicional que se podrá utilizar en una negociación para el próximo ciclo que se presenta más compleja de lo que ya podía preverse, después de que otras muchas competiciones no hayan logrado las plusvalías esperadas en otros países. Soler se muestra confiado, y defiende que “los derechos se venden por periodos muy largos de tiempo, y las compañías que compran estos derechos no miran este momento, sino a futuro”. De momento, Movistar+ sí ha conseguido estabilizar el precio que paga por Champions League y Fórmula 1, que ya venían de fuertes revalorizaciones para el ciclo que terminará el próximo año.

El ejecutivo de LaLiga asegura que, incluso en plena pandemia del Covid-19, “hemos seguido vendiendo derechos y hemos ido arriba en precios”. Los acuerdos se han cerrado en el ámbito internacional, donde los ingresos cada vez se acercan más a los 1.000 millones de euros después de renovaciones como las de Ziggo en Países Bajos, Eleven Sports en Portugal, Canal Plus y StarTimes en África Subsahariana, o Telesport en Rusia. Hoy, los principales socios por importe o mercados estratégicos son Super Sports Media en China, beIN Sports en Norteamérica y Oriente Medio, y ESPN en Latinoamérica.

En muchos de estos contratos se trabaja a largo plazo, y es algo que la competición confía en extrapolar a varios mercados de la Unión Europea (UE) e incluso España después de conseguir una modificación del Real Decreto que regula la venta centralizada de los derechos de televisión, dentro de los acuerdos del llamado Pacto de Viana. En concreto, se ha establecido que ahora “la duración de los contratos de comercialización se supeditará a las normas de competencia de la Unión Europea” en lugar de que “no podrá exceder de tres años”. Este cambio permitirá contratos mucho más largos y con mayor tiempo para recuperar la inversión en un territorio tan competido para el fútbol como es el Viejo Continente, ya que no hay ninguna directiva europea que determine el periodo máximo de los contratos y sí hay resoluciones cuyos razonamientos avalarían este mayor tiempo de explotación.

“Al final ya estamos acostumbrados a las reglas, pero ojalá pudiéramos ir a un modelo como el estadounidense; cuanto más tiempo tienes para desarrollar una apuesta, más inversión puedes destinar al producto”, explica a este diario Juan Andrés García Ropero, director de deportes de Movistar+. “En las tres primeras temporadas se suele perder y ganar en las dos siguientes”, insiste siempre Javier Tebas cuando le toca analizar los obstáculos que tiene LaLiga para sacar más dinero por sus retransmisiones, como lo es también la obligación de emitir un partido en abierto.

García Ropero, más conocido en la industria como Bropi, recalca también la importancia que ha tenido el uso de la grada virtual y el sonido ambiente, dos innovaciones que Melcior Soler enfatiza por la complejidad tecnológica que ha supuesto. “Exigió un esfuerzo titánico y somos los únicos que lo hemos conseguido recrear en un directo y resolviendo cuestiones como el barrido de cámara o cuando el balón sobrevolaba por la grada; algunos estudios de Hollywood vinieron con propuestas y se echaron atrás cuando les dijimos que eso tenía que poder hacerse en directo”. ¿Uso para el futuro? “Volveremos a recurrir a ello cuando convenga, pero no lo mezclaremos con público en las gradas para dar sensación de lleno”, aclara.

Los dos desafíos con los que se ha encontrado el fútbol respecto a la NBA, por ejemplo, es la dimensión de los recintos deportivos y la latencia, que es el tiempo que tarda la señal en llegar del emisor al receptor. “Las pantallas de Zoom en un estadio quedaba muy pequeño y no tenía el mismo efecto que ha logrado la NBA jugando en arenas más reducidos; nosotros probamos que los aficionados pudieran enviar audios desde sus casas, pero se descartó por la diferencia de tiempo, ya que los jugadores podrían estar escuchando a un fan cantar gol cuando ya se está sacando desde el centro del campo”, resume.

La cuestión de la latencia y la concurrencia -cuántos usuarios hay conectados al mismo tiempo- ha sido, y continúa siendo, un reto conjunto de la industria del deporte, pues es lo que hace que no acaben de despegar las retransmisiones en streaming. “Tenemos estos dos problemas tecnológicos, pero todo esto avanza a nivel vertiginoso y esta próxima temporada podría estar solucionado”, anticipa el responsable de LaLiga, confiado en la importancia que tendrá en términos de reordenación de la oferta. “Por ahí pasa nuestro futuro, por que la gente siga viendo fútbol con la mayor facilidad posible a través de los mecanismos y dispositivos que quiera”, argumenta.

Esta solución puede suponer un paso adelante para proyectos como el de Dazn, que hace meses sondea al mercado para captar 1.000 millones de dólares con los que sufragar pérdidas y continuar invirtiendo en la primera OTT global de contenidos deportivos. Su irrupción ha encarecido el precio de muchos derechos en el mundo por su necesidad de aterrizar en países como Japón, Italia o España con una oferta atractiva. Sin embargo, el estallido de la crisis ha hecho que sea una de las compañías más afectadas por el parón de las competiciones durante el confinamiento y la que más rápido haya intentado virar hacia un nuevo modelo de relación con las ligas y torneos.

La compañía anunció en agosto un acuerdo con la J.League en Japón, por el que la liga nipona de fútbol acepta reducir el fee anual que cobra por sus derechos a cambio de participar en las ganancias que genere el servicio en el país. Sus promotores sostienen que este formato está “inspirado en los modelos comerciales entre los sellos discográficos y los servicios de música en streaming”, por el que las primeras cobran un fijo y un determinado importe en función del número de reproducciones. “Estamos orgullosos de ser pioneros en esta nueva propuesta de riesgo-recompensa con la J.League que amplía nuestra asociación, apoya la prosperidad mutua y marca un nuevo estándar en la industria en lo que a negociación de los derechos deportivos se refiere”, sostiene James Rushton, director general de Dazn a nivel global.

Los expertos independientes en el ámbito audiovisual no tienen tan claro que esta fórmula vaya a extenderse de forma masiva, pues consideran que los contenidos premium siempre encontrarán a un operador dispuesto a pagar un importe fijo por los derechos no sujetos a variables. “Es una cosa muy de estrategia de ellos en Japón, pero el mundo no va por aquí”, sostiene Soler. Y el próximo concurso de televisión en España permitirá ver si tenía razón.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter 2P

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés