Pruna (Indescat): “La práctica deportiva genera oferta para atender a la demanda e industria”

La presidenta de Indescat, el clúster catalán de la industria del deporte, asegura que las empresas tienen que reflexionar cómo y dónde se hace deporte para ofrecer una experiencia omnicanal, una tendencia que se ha acelerado a raíz del confinamiento.

Anna Pruna entrevista

El deporte en Cataluña, que genera en torno al 2% del PIB de la región, ha sido uno de los que más se ha victo afectado por las medidas de contención de la Covid-19. Al frente del sector con ánimo de lucro está Anna Pruna, presidenta de Indescat, el clúster catalán que cuenta con más ochenta empresas afiliadas con una facturación global de casi 1.500 millones de euros.

Licenciada en Educación Física por el Inefc de Barcelona, en 2006 fue nombrada secretaria general del Deporte de la Generalitat de Catalunya. Ahora, su objetivo es defender los intereses del sector deportivo con ánimo de lucro, que en lo que va de año ha dejado de facturar 272 millones de euros por a pandemia y las decisiones de cierre.

 

¿Cuáles son las claves que explican que Cataluña tenga un tejido empresarial deportivo tan potente en España? ¿Es por los Juegos de Barcelona’92?

El estallido de los Juegos Olímpicos, por todo lo que supuso en construcción de infraestructuras e inversión, generó una serie de actividad alrededor y de cultura deportiva que situó Barcelona como la tercera ciudad deportiva del mundo. Eso generó más práctica deportiva y, donde hay práctica, sea competitiva o ciudadana, se genera oferta para dar solución a esa demanda, y por lo tanto industria. Es una dupla que no falla: sin practicantes no hay fabricantes, y viceversa. Fue un boom. Además, por cultura llevamos en las venas esta capacidad de emprender; antes de los Juegos, Cataluña tenía un tejido asociativo deportivo brutal. Lo demuestran los clubes centenarios que tenemos.

 

¿Sientes que el sector vive, en parte, de las rentas del pasado?

Tenemos la asignatura pendiente de poner en valor la relevancia del mundo del deporte como actor importante en lo social y lo económico. Esto lo arrastramos desde hace tiempo, aunque durante la primera década de los 2000 sí hubo una apuesta clara por el deporte como herramienta social y económica, pues creíamos que el sector podía aportar mucho valor en la sociedad. En los últimos años sí que se ha ido perdiendo, pero es evidente que la industria ha seguido trabajando para dar respuesta al modelo de actividad que, afortunadamente, va ligado a una cultura y un hábito de estilo de vida saludable. Soy optimista, porque la industria trabaja fuerte y en Indescat tenemos la misión de activar las palancas para impulsar la industria.

 

¿Cómo crees que ayudaría que Pirineo se adjudicara la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030?

Es evidente que necesitamos este tipo de proyectos de impacto social y económico para que el sector pueda crecer. Cada vez que hay un impacto grande en el territorio, eso ayuda a toda la industria a dar servicio en todo el proceso de candidatura, gestión, realización y sobre todo proyección internacional. Es un must que las empresas se internacionalicen, aunque las start up ya nacen con eso en su ADN. Organizar un evento internacional ayudaría a esa internacionalización.

 

“Para mitigar el golpe de la Covid, las empresas tienen que reflexionar cómo y dónde se hace deporte; el cliente busca omniexperiencia”

 

Ahora que el sector ha tenido que parar, ¿hay riesgo de que todo lo generado anteriormente caiga en saco roto?

Cuando cae el sistema deportivo cae todo el sistema de valor, no solo el modelo deportivo competitivo, sino toda la industria que hay detrás y que le da servicio. Por eso es tan grave el batacazo que está sufriendo el sector.

 

En la anterior crisis, la internacionalización ayudó a la recuperación del sector mediante la exportación. ¿Cuál puede ser la llave de la recuperación tras esta crisis?

Ahora mismo la industria lo que necesita es poner solución al problema más básico e inmediato: tapar el agujero de tesorería, y eso consigue con ayudas directas y refinanciación. Las ayudas a la industria de 25 millones son insuficientes y solo cubren el 8% de toda la falta de facturación que ha dejado de generar la industria, que ha sido de 270 millones. Necesita inyección de recursos ya.

 

¿Qué más necesita el sector para crecer?

Impulsar la industria y hacerlo con sostenibilidad. Las empresas deben adaptarse a las nuevas necesidades del cliente, que han cambiado, y reforzar su propuesta de valor acelerando la transformación digital, la transformación estratégica de las empresas buscando cubrir nuevas necesidades, el share value, que el valor compartido.

 

¿Han cambiado las necesidades del cliente?

Ya no busca sólo un producto o servicio con unas determinadas prestaciones, sino que exista un impacto social y medioambiental; ahora se lo piensa muy bien antes de comprar un producto o servicio. De hecho, en Europa ya se está regulando que el impacto de un producto o servicio sea social y medioambiental. Y luego está el concepto esencial en toda esta hoja de ruta para salir adelante que es la gamificación. No solo es para garantizar la mejor experiencia o personalización; necesitamos introducir las tendencias de gamificación a nivel del proceso de venta para generar más negocio.

 

“Sin ayudas directa, la industria de deportiva no saldrá adelante; esa es la realidad”

 

¿Jugabilidad en la venta?

No sólo durante la venta. Las empresas venden durante todo el día; el concepto de venta debe ser un concepto de continuidad. Se consigue mejorando su experiencia, la relación que establece, haciendo que la relación con él no se limite sólo a la venta y consiguiendo que esta sea más omnicanal, constante y aportar un valor añadido además de la marca en sí.

 

El fitness es un sector que se ha adaptado a lo digital a marchas forzadas durante el confinamiento…

Para mitigar el golpe, las empresas tienen que reflexionar cómo y dónde se hace deporte. Los espacios cambiarán, la manera de practicar también lo hará y no habrá un modelo puro de solo presencial o solo digital, sino híbrido. El cliente buscará omniexperiencia.

 

Hablando de mitigar el golpe, el Gobierno catalán ha aprobado un decreto ley por el que se compromete a repartir 25 millones de ayudas directas…

Es un dinero que va para instalaciones, y creemos que esa óptica ha sido muy ciega. El decreto ley define ayudas que palien los efectos a partir del 29 de octubre, es decir, por el cierre de la actividad en noviembre, como si los más de seis meses anteriores no hubieran existido. Por otro lado, ¿qué pasa con las empresas que no gestionan instalaciones? Hablamos de empresas que organizan competiciones, eventos, campus, entrenamientos…Copan el 71% de la industria y no pueden acceder a esas ayudas, aunque se han aplazado 1.200 eventos por la Covid-19. Sin ayudas no van a poder sobrevivir ni transformar sus negocios para impulsarlos, pues no son multinacionales; son microempresas y pymes.

 

¿La pandemia ha contribuido a que la sociedad preste más atención a la importancia de la práctica deportiva?

Que la gente haga deporte forma parte de su cultura y su hábito y eso no se va a perder porque aporta bienestar físico y mental. Ese hábito persiste porque no se pierde de un día para otro. Pero sí que han cambiado las necesidades de cómo lo pueden hacer y en qué sitio. Por eso hay que ofrecer servicio fuera del club a través de nuevos canales.

 

“Mientras no se reconduzca la movilidad y caigan las barreras entre regiones, el turismo deportivo está muerto”

 

¿Te preocupa que con esta crisis sea más inaccesible el deporte para la sociedad?

La accesibilidad a esta actividad física está en entre dicho por la crisis, por falta de poder adquisitivo para acceder a la práctica deportiva controlada y que permite trazar datos. El Govern tiene que hacer un esfuerzo para que la gente pueda acceder a la práctica deportiva, como están haciendo algunos ayuntamientos que permiten cuotas más económicas para gente en situación de desempleo.

 

¿Las empresas de tecnología vinculada al deporte son las que mejor están capeando el temporal?

Seguramente están más preparadas para ajustar su propuesta de valor, porque ya estaban tecnológicamente adaptadas, y esta transformación digital que tienen que hacer las empresas ya la habían hecho de inicio. Sobre todo, las empresas que ya eran omnicanales han podido aguantar mejor el golpe, aunque han tenido problemas de logística y eso no las acompañó.

 

El turismo es una actividad clave en Cataluña. ¿Cómo pueden las empresas de turismo activo y deportivo contribuir a la recuperación?

Mientras no se reconduzca la movilidad y caigan las barreras entre regiones, el turismo deportivo está muerto. Hasta que no se abra el acceso a otros países, no se podrá reactivar la actividad. Pero es que hay otro tema: se han cancelado todos los eventos. Hace falta activar con una desescalada en paralelo a la apertura de los centros deportivos para que sea posible viajar para competir o abrir los estadios y pabellones del deporte profesional, porque los ingresos por ticketing son muy importantes. Pedimos que se reactive progresivamente y que antes de Navidad todo lo que es el aforo de eventos al aire libre y cubierto esté entre el 40 y el 50%, y que se pueda viajar entre comarcas.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter 2P

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés