Publicidad

municipal

El ‘gym’ público-privado: una ‘concesión’ de 550 millones anuales en jaque por la Covid-19

P. López / Á. Carretero

Los diez principales operadores del segmento concesional movieron más de 200 millones en 2020, un año marcado por la pandemia y la derivada pérdida de clientes. Las gestoras, necesitadas de liquidez, piden compensaciones por parte de las administraciones.

Al segmento concesional del fitness español se le conoce como una rara avis que no se da en otros países, pero con una capacidad para competir en el mercado de los gimnasios que incluso ha obligado al low cost a reforzar su propuesta de valor. ¿El motivo? En España es habitual que los centros deportivos municipales estén gestionados por empresas especializadas que, a golpe de abono familiar, prestan servicios próximos al segmento premium a cambio de un ticket medio que ronda los 30 euros.

A diferencia de los low cost, que tienen un ticket medio semejante, los concesionales cuentan con amplias instalaciones deportivas con numerosas salas para actividades dirigidas, piscinas al aire libre e indoor, spa e incluso pistas de pádel y tenis en ubicaciones que a menudo se encuentran en los centros de las ciudades.

Se trata de un segmento que movió 550 millones de euros en 2019, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, y que en 2020 preveía crecer un 4,5% interanual, un porcentaje que finalmente no se ha logrado por la crisis de la Covid-19, que ha obligado al cierre de instalaciones deportivas.

De las 1.350 instalaciones deportivas públicas gestionadas por empresas privadas, los diez principales operadores absorben alrededor del 60% del mercado. Entre ellos están Supera, GO fit, Forus y BeOne, así como las fundaciones catalanas CET10, Claror y Eurofitness, nacidas al calor de la llama olímpica de Barcelona’92, y motivo por el que el modelo de Barcelona, que apuesta por los contratos de concesión administrativa, se fue expandiendo por el resto de España en los años noventa.

Este modelo creció especialmente durante la época de bonanza económica y, con el estallido de la crisis inmobiliaria, las administraciones dejaron de licitar al mismo ritmo que los años anteriores, con el objetivo de reducir el déficit público. Fueron años en los que algunas concesiones quebraron, dejando instalaciones en desuso. Ahora, la crisis de la Covid-19 amenaza la rentabilidad de este tipo de instalaciones, que sí pueden solicitar compensaciones.

Este modelo creció exponencialmente en España durante la época de bonanza económica; ahora, la crisis de la Covid-19 amenaza la rentabilidad de este tipo de instalaciones

El artículo 34.4 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social de la Covid-19, recoge que estas se realizarán mediante la ampliación de los contratos de concesión o mediante la modificación de las cláusulas de contenido económico incluidas en el contrato. Es decir, modificando, por ejemplo, los precios de los abonos.

Desde el sector se apunta a cierto inmovilismo por parte de las administraciones y a que esta medida no soluciona el problema más apremiante: la falta de liquidez, daño que los operadores desean subsanar mediante ayudas directas de las administraciones.

A cierre de 2020, los diez principales operadores de este segmento operan más de 235 instalaciones en el país y movían un negocio de más de 200 millones de euros, según los datos a los que ha podido acceder 2Playbook Intelligence.

Supera es la que más complejos tenía al cierre del año, con un total de 45, teniendo en cuenta también los centros propios que opera con el modelo 24 horas. Le siguen Forus, con 36 centros en España y Portugal, y BeOne, con 35 instalaciones, dos de ellas propias y el resto municipales. Eso sí, por volumen de negocio, GO fit es el líder pues, aunque no ha dado a conocer cómo se han resentido sus ventas durante 2020, facturó 72 millones de euros en 2019.

go fit

All in al digital para capear el golpe de la Covid-19. GO fit fue la primera cadena en cerrar sus centros antes de decretarse el confinamiento, marcando el camino al resto de operadores, aunque sin saber cuánto duraría el cierre ni el roto que ocasionarían los posteriores rebrotes. La compañía, sin embargo, ha podido capear mejor que otras el impacto de la Covid-19, pues gran parte de su actividad se concentra en Madrid, cuyas instalaciones no han vuelto a cerrar desde mayo.

Tras el estallido de la pandemia, el grupo aseguró que contaba con caja para aguantar 18 meses sin ingresos ni aportaciones de los accionistas, sobre todo, gracias a la operación bullet que firmó en 2019 y que le dotaron de 300 millones de euros para su expansión en los próximos años. A la espera de conocer los resultados a cierre de 2020, la compañía cerró 2019 con unos ingresos de 82,3 millones y encadenaba cuatro años en ganancias, que en el año previo a la Covid ascendieron a 3,8 millones euros.

Con la clausura de los gimnasios GO fit puso rápidamente el foco en el terreno digital. Fue de las primeras cadenas en lanzar su plataforma de entrenamiento de forma gratuita y abierta a cualquier usuario, una estrategia para ganar cuota de mercado en tiempos de confinamiento. Eran los primeros pasos para construir el modelo híbrido que espera seguir potenciando con el lanzamiento de su propia OTT. Con GO fit TV, la idea del grupo es poder dar servicio e interactuar con sus clientes, que tendrán acceso gratuito, pero también estará accesible, previo pago, para quienes no estén abonados.

En paralelo a estos proyectos, GO fit ha aprovechado los últimos meses para reordenar su cartera de participaciones empresariales. El grupo renunció a construir el centro deportivo de Hortaleza (Madrid) y vendió el 70% del capital de Trainingym al fondo Gtak Capital, en una operación que valoró el 100% de la empresa en 10 millones de euros.

El objetivo es potenciar la estrategia digital, acelerar la recuperación de abonados en 2021 y destinar los fondos a la expansión en otras ubicaciones. Todo ello sin olvidar el deporte federado, donde GO fit espera seguir creciendo a través de acuerdos de patrocinio y colaboraciones.

forus

La pandemia llegó en uno de los peores momentos para Forus. El estallido de la crisis sanitaria se dio al final del rally con el que la gestora de instalaciones había acumulado fuertes inversiones para crecer mediante adquisiciones. En la larga lista, una decena de compras a costa de un mayor endeudamiento; con especial relevancia, las de Santagadea y Seae. Han sido más de 50 millones de euros invertidos en los últimos años.

La compañía dio entrada a los fondos JP Morgan y Ben Oldman a principios de 2021 mediante la capitalización de créditos y la aportación de capital, un movimiento clave que le ha permitido dar un tijeretazo importante a su endeudamiento y obtener un pulmón financiero para navegar por la crisis de la Covid-19.

Dichos fondos concedieron préstamos ahora capitalizados por 40 millones de euros para posibilitar la compra de Santagadea en 2019 y, dado que los créditos tenían vencimiento en 2021, se ha apostado por convertirlos en acciones ante la imposibilidad de cumplir con las amortizaciones previstas. Con todo, Ignacio Triana, fundador y accionista mayoritario, continúa siendo el socio con mayor peso. Además, ha reestructurado su organigrama y, tras reducir equipo en 2019, en 2020 incorporó a la dirección financiera a José Luis Cortijo, exdirector de real estate en Bankia.

En cuanto a su volumen de negocio, Forus apuntaba el pasado otoño a una caída del negocio hasta 55 millones de euros, lo que supondría un retroceso interanual del 20,2%; su objetivo pre-pandemia era crecer al menos un 15% y alcanzar 79 millones de euros en facturación. No se conoce la evolución en el número de abonados, pero, según las cuentas anuales a las que ha accedido 2Playbook, se tomaron medidas para reducir los costes y se accedió a 13,4 millones de euros mediante créditos ICO.

supera

Supera, en rojo por la Covid-19. La gestora de instalaciones deportivas no pudo mantener le rentabilidad de los últimos seis años y cerró 2020 con unas pérdidas de 7,5 millones de euros. Ahora bien, ha sido precisamente ese superávit acumulado de 21,8 millones de euros el que ha permitido resistir el impacto de la pandemia con mayor tranquilidad que algunos de sus competidores directos.

Su negocio se desplomó un 53% en 2020, hasta 22 millones de euros, regresando a niveles previos a la crisis de 2007. Aún se desconoce cómo ha evolucionado su cifra de abonados tras operar de manera ininterrumpida durante todo el segundo semestre en todos sus centros salvo los de Castilla y León.

Pero ni siquiera la Covid-19 ha evitado que Supera siga firmando proyectos para expandir su huella. El año 2021 lo abrió a golpe de talonario, con una inversión de 21 millones de euros para poner en marcha un club en Oviedo y otros dos en Portugal, que se suman a los tres ya previstos en el mercado luso. Además, en julio inauguró un macrocomplejo en Rivas-Vaciamadrid, la primera apertura del año, en la que se invirtieron 13 millones de euros. También puso en marcha un club Supera 24 Fitness en Valencia antes de que estallara la pandemia.

Pese al rally de proyectos, Supera también ha tenido que realizar importantes ajustes para evitar que las pérdidas fueran mayores. La gestora cerró dos clubes 24 horas en Madrid y Vigo al no considerarlos estratégicos y redujo el gasto en personal un 42,6%, hasta 11,4 millones de euros gracias a la fórmula del expediente de regulación temporal de empleo (Erte).

beone

La gestora gallega de gimnasios arrancó 2020 con la compra de dos centros a AQA en Ourense y Albal (Valencia). La llegada de la pandemia obligó a posponer su integración hasta noviembre, un período que también conllevó el cierre de uno de los gimnasios privados que en su día adquirió hace cinco años para reducir el peso del negocio concesional. Se trata del club antes llamado Fun4U, en Madrid, y que ha dejado de ser un activo estratégico para la dirección.

La compañía, sin embargo, no ha escatimado en invertir recursos en otros activos. Entre ellos, la Piscina Municipal de Rincón de la Victoria (Málaga), a cuya remodelación destinó medio millón de euros para levantar dos pistas de pádel, una piscina exterior, un solárium, varios campos de fútbol y una calle de atletismo.

La ambición de BeOne es abrir entre dos y tres centros en 2021 tras paralizar todos los planes de aperturas el año pasado. La compañía perdió un 37% de abonados y preveía una caída de ingresos de en torno al 40%. La empresa ha preferido no desvelar sus registros a cierre de 2020, pero en 2019 la facturación se elevó hasta 27,6 millones de euros y el resultado neto fue de negativo en 440.000 euros, según las cuentas de la compañía.

A la espera de poder retomar nuevos proyectos, la empresa encabezada por Roberto Ramos ha aprovechado los últimos meses para redirigir su modelo de negocio, que se centrará de forma exclusiva en las instalaciones de gran tamaño. En este sentido, está pendiente de desbloquear un proyecto en Logroño y abrir un club en Lugo, donde prevé construir un centro con piscina y sala de fitness de 1.000 metros cuadrados.

En el accionariado de la compañía figura Formentor Capital, que en 2018 compró el 83,7% de la empresa a Atlas Capital, que aún ostenta un 7,7%. La entrada del fondo supuso una inyección de más de 10 millones de euros para que la empresa acometiera sus planes de expansión.

enjoy

Con diez aperturas de grandes centros comprometidas para los próximos años, el principal reto de Enjoy Wellness ha sido salvaguardar la caja, aun a costa de sacrificar el ritmo de expansión. Y, sin embargo, a pesar de dar al pause a algunos de sus proyectos, la empresa no ha dejado de buscar nuevas oportunidades. Nada más arrancar 2021, cerró una inversión de 24 millones de euros en tres nuevos centros en Andalucía y Castilla-La Mancha.

Sin plazos aún para las aperturas, la cadena tiene comprometidos más de 85 millones de euros en diez macrocomplejos para los próximos años. Y lo hace con la confianza de la alta dirección, que en noviembre inyectó medio millón de euros para fortalecer su capital social. Los fondos no se destinarán a nuevas inversiones. La matriz del grupo, que no consolida resultados, obtuvo un beneficio neto de 1,04 millones de euros en 2019, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

En cuanto a la cifra de negocio de Enjoy Wellness, ésta cayó un 25% en 2020, hasta 11,5 millones de euros, mientras que la base de abonados se contrajo un 23,2%, hasta 35.000 inscritos, según los datos facilitados por la compañía. A la tardía recuperación que preveía la empresa en 2021, se suma la devolución de los cinco millones solicitados en créditos ICO, que han permitido ganar oxígeno financiero en los últimos meses.

Finalmente, la empresa también se subió al carro de los entrenamientos online durante la pandemia. Enjoy Wellness no se había adentrado en el desarrollo de su servicio online hasta el lanzamiento el año pasado de MyEnjoy! Home, que se ha introducido como un complemento más dentro de la oferta y no implicará un desembolso adicional.

eurofitness

La unión hace la fuerza. Tras años de colaboración en muchos ámbitos, Eurofitness y la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (Ufec) decidieron fusionar sus respectivas redes de centros deportivos bajo la marca de la compañía que dirigía Montserrat Mas. Ambos organismos defendieron que a través de esta operación se crearía una estructura más eficiente y, sobre todo, más competitiva, además de abaratar costes en un momento de crisis económica en el sector. El objetivo pasa por resistir los últimos embistes de la Covid-19 y fortalecer la posición para ganar cuota a medio plazo.

Este replanteamiento de su negocio durante los últimos meses también se ha traducido en una decisión que no es menor: tras años como una de las pocas cadenas españolas con presencia internacional, en 2020 decidió cesar las operaciones de su club en Polonia, un país que dejó de considerar estratégico para poner el foco en Cataluña y pensar en una ofensiva online dirigida a Latinoamérica.

Eurofitness ha puesto el foco en mantener al mínimo posible el déficit en sus instalaciones. En paralelo, sigue estudiando opciones de crecimiento, principalmente en Barcelona a través del segmento concesional, aunque sin descartar salir de España. De momento, el año pasado perdió uno de los concursos más importantes que se licitó en la capital catalana, el del CEM Ciutadella, adjudicado a la andaluza Deporocio.

La empresa no ha dado a conocer cuánto ha caído su volumen de negocio en 2020, ni tampoco cuál será la pérdida de abonados tras el paso de la pandemia y su desinversión en Polonia. Lo que sí ha indicado es que el lanzamiento de Olimfit, su plataforma de entrenamiento online, ha frenado en un 14% el número de bajas.

cet10

A CET10 la pandemia le ha afectado en todos los frentes. Las restricciones han frenado su actividad en seco, ya que Cataluña ha sido una de las comunidades autónomas más restrictivas con el cierre de gimnasios y la actividad deportiva en edad infantil, su otra gran línea de actividad. De hecho, su cifra de abonados cayó un 40% interanual en 2020, hasta 17.000 socios, mientras que sus ingresos se hundieron a la mitad, hasta cerca de 8 millones de euros.

A las dificultades asociadas a la gestión de instalaciones, que desde marzo del año pasado han interrumpido su actividad hasta en cuatro ocasiones en Cataluña, se suma el hecho de que parte de la facturación de CET10 procede del ámbito escolar y la organización de campus de verano, una línea de negocio que se ha visto muy mermada desde el estallido de la crisis sanitaria.

Para tratar de hacer frente a los cierres, CET10 adaptó sus centros para volcarse en el outdoor. La gestora instaló máquinas de entrenamiento al aire libre, una decisión basada en el servicio a los abonados y que, al menos, ha permitido seguir girando el cobro de mensualidades y aliviar su tesorería, pese al gasto extra que supone la reapertura parcial.

Todo ello tras poner en marcha un plan de contingencia para reducir costes en 2020 y 2021, que también incluía el acceso a financiación. Y es que la pandemia cogió a CET10 en mitad de su proyecto de renovación de centros, un plan que actualmente se encuentra en fase de reevaluación para reflexionar cómo adaptarse al cliente del futuro.

claror

Claror protagonizó la primera operación corporativa de 2020. El 1 de enero absorbió a la Fundación Carelleu Esport, gestora del centro municipal Can Carelleu, donde desbloqueó una inversión de tres millones de euros para remodelar este mismo centro. Las obras han avanzado durante la pandemia, pero esta circunstancia no ha permitido avanzar con los trabajos al ritmo de lo esperado.

La Covid-19 sacudió su modelo de negocio, pero Claror aprovechó el empuje para renovar y ampliar su propuesta de servicios. La gestora catalana trazó un plan estratégico para llegar a 2023 con un formato adaptado a las nuevas tendencias de consumo en el fitness.

Eso sí, la previsión es que la cifra de abonados no se recuperará ni siquiera en 2022, tras perder un 30% de sus clientes en 2020. Tampoco se ha especificado el impacto que ha tenido sobre su facturación, que en 2019 ascendió a 22,7 millones de euros, aunque la caída ha estado en línea con la reducción de abonados. Con todo, la compañía ha aprovechado la pandemia para reflexionar sobre cuál debe ser la propuesta de valor que se haga al abonado, y ha definido una estrategia omnicanal de la mano de la plataforma Claror Live, un programa de entrenamiento y salud.

También lo hará la nueva rama de actividades outdoor, que se realizarán fuera del centro, utilizando los espacios públicos de Barcelona. El objetivo es convertir al centro deportivo en un punto de encuentro que potencie la socialización y la experiencia para incrementar el engage, apostando por el desarrollo del concepto tribu. Asimismo, la expansión de su formato boutique seguirá en marcha en los próximos años, al igual que el crecimiento en el modelo concesional, aprovechando la nueva oleada de concursos en Barcelona.

aqa

AQA arrancó 2020 desinvirtiendo, tras firmar la venta de dos instalaciones a BeOne en Valencia y Ourense. Las vendió en el momento óptimo: antes de la crisis de la Covid-19, permitiendo a la empresa cerrar la operación y evitar el temporal de la pandemia y pudiendo reforzar así su posición financiera.

La venta de activos le permitió liquidar la deuda financiera, que en el peor momento de la crisis económica anterior llegó a ser de 15 millones de euros y que ya en 2018 se situaba en dos millones de euros. La venta de centros provocó que, de los 14 centros deportivos que operaba a 2012, ahora haya pasado a gestionar un total de cinco.

Tras soltar lastre, la empresa gallega se ha centrado en los tres centros municipales que opera en A Coruña, un club en Torrent (Valencia) y otro en Madrid. La cadena dirigida y controlada por Marcos Fernández ya había realizado inversiones en los años anteriores. De hecho, dejó de operar varios clubes en Andalucía porque su operativa ya no era rentable, según la dirección, lo que les permitió reducir costes.

En 2019, antes de la crisis, los ingresos de la empresa fueron 8,9 millones de euros, el doble que en el último ejercicio, que cerró con una facturación de 3,7 millones de euros.

mais que auga

Máis que Auga mira al futuro tras sufrir uno de los peores años de su historia. La compañía gallega ha perdido un 40% de los 18.000 socios que tenía antes de la pandemia en sus tres centros de titularidad municipal, un porcentaje idéntico al de su cadena de centros privados, MeuFit, que apenas superó los 400 abonados en 2020.

Su cifra de negocio se ha hundido un 38%, hasta 3,8 millones de euros y Máis que Auga estima que la recuperación no llegará hasta septiembre. Galicia, al igual que Cataluña o la Comunidad Valenciana, ha sido de las regiones que más ha tardado en dar luz verde a la reapertura parcial de los gimnasios. La facturación, como consecuencia, no recuperará los niveles pre-pandemia en 2021.

El grupo, al igual que la mayoría de cadenas de gimnasios, solicitó un crédito de 2 millones de euros avalado por el ICO para ganar liquidez tras los cierres temporales. Por ahora, Máis que Auga ha resistido con su tesorería y ha pausado el plan de expansión de MeuFit, aunque sigue en búsqueda de nuevos concursos y localizaciones a partir del primer semestre. De hecho, en septiembre de 2021 abrirá un nuevo centro bajo la marca de MeuFit.

Otro de los proyectos que la cadena espera poner en marcha en 2021 y 2022 es la renovación del interiorismo de los gimnasios y la incorporación de actividades inmersivas y mejoras digitales. En una primera fase se trabajará en facilitar los procesos tecnológicos al usuario para mejorar la experiencia digital. Por el momento, Máis que Auga está en búsqueda de un socio con el que acometer dichos cambios que, en una segunda fase, plantean la modernización de actividades dirigidas.

deporocio

Deporocio ha tenido dejado atrás uno de los años más complicados de su historia, aunque también ha protagonizado noticias positivas, como su entrada en Cataluña. Debido a la crisis sanitaria, su facturación y la cifra de abonados se han hundido un 48%, hasta aproximadamente 7 millones de euros y 18.000 socios. Además, como el resto de principales compañías, solicitó créditos ICO y paralizó los proyectos de aperturas y tuvo que destinar hasta 600.000 euros para poner a punto sus clubes en la reapertura.

Tras un 2020 negro, el foco este año volverá a estar puesto en las concesiones, como el CEM Parc de la Ciutadella en Barcelona, un contrato de 14,2 millones que se adjudicó a principios de 2021 y que ha supuesto su desembarco en Cataluña. En el concurso se impuso a Eurofitness y a la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (Ufec), que cuentan con décadas de experiencia en el fitness catalán.

Hasta finales de 2020, un tercio de su plantilla aún se encontraba bajo un expediente de regulación temporal de empleo (Erte). La contención de gastos ha sido clave para lograr cerrar el año con un ebitda positivo. Entre los ajustes también se incluyó el cierre de tres piscinas por su elevado coste de mantenimiento.

duet

Año de cambios para Duet Sports. El equipo fundador y accionista del grupo, que en 2019 vendió Duet Fit a Viva Gym, ha soltado lastre de manera definitiva en la industria del fitness con la venta de la gestora de centros deportivos municipales, Grupo Duet, a los fondos Ithaka y Sixth Street Partners por alrededor de 60 millones de euros, como adelantó 2Playbook.

El cambio de manos ha supuesto la incorporación de Jaime Gutiérrez, ex de GO fit, como consejero delegado de la compañía, que opera diez instalaciones, ocho en Cataluña, una en Mallorca y otra más en Madrid. Antes de la pandemia, la compañía contaba con un negocio de 22 millones de euros y un ebitda de 6,9 millones.

Grupo Duet busca ahora seguir creciendo en el segmento concesional, en el que opera nueve instalaciones, mientras que el club ubicado en el centro comercial Magic Badalona es propio. Tras el cambio de manos, los nuevos propietarios se han comprometido a trabajar para mejorar la gestión, considerada por los fondos como “excelente hasta hoy”.

inacua

Inacua tira de músculo financiero para hacer frente a la Covid-19. Ferrovial, propietaria de la gestora de instalaciones y servicios deportivos, decidió asumir directamente el golpe sin solicitar préstamos ICO. Lo hizo ajustando su partida de gastos al mínimo para tratar de compensar la caída de hasta el 20% de su facturación.

Para compensar los cierres de instalaciones, parte del negocio pivotó más sobre la rama de prestación de servicios. Además, se ha solicitado la subida de las cuotas en algunos centros, una decisión que en última instancia recae sobre los ayuntamientos. La premisa es clara: alcanzar la rentabilidad operando con menos clientela, que ha caído hasta un 50%.

Por otro lado, el pasado verano, Ferrovial puso en marcha un gimnasio en Aranda de Duero (Burgos) e invirtió siete millones de euros para abrir las puertas de un nuevo macrocomplejo en Torrejón de Ardoz (Madrid). Asimismo, se adjudicó la prestación de servicio de un club en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Más allá de la actualización de la tarifa y los nuevos proyectos, Inacua ha reforzado su oferta online para emitir clases por streaming a través de su app. Uno de los proyectos digitales es crear una biblioteca con contenidos de entrenamiento y nutrición accesible a sus usuarios, que seguirá incorporando nuevos verticales a medio plazo.

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés