Publicidad

Holmes Place: monetizar el entrenamiento virtual para crecer más allá del club

Jonathan Fisher, consejero delegado de Holmes Place, cree que los gimnasios tardarán entre uno y dos años en recuperar el nivel de ingresos previo a la crisis del coronavirus, que forzó el cierre temporal de las instalaciones.

Centro fitness de Holmes Place.

Han pasado cerca de tres años desde que Holmes Place lanzó su mayor ofensiva en la Península Ibérica con la compra del negocio de Virgin Active, una operación con la que prácticamente dobló su tamaño en la región. En tres años, el grupo ha pasado de ser una cadena de gimnasios volcada en el servicio presencial, a crecer con adquisiciones como la de Trib3 con la que se ha abierto camino en el segmento boutique, y ofreciendo entrenamiento virtual, un servicio que ha acelerado a raíz de la pandemia.

“Nuestro servicio va a tener que ser omnicanal”, explicó Jonathan Fisher, consejero delegado del grupo, en un foro online organizado hace unos meses por Fibo, la mayor feria de la industria del fitness en Europa. “La pregunta ahora es cómo empezar a monetizar el contenido y el servicio digital y cómo sacar rendimiento económico de ese valor de marca”, apuntó, dando a entender la voluntad de la compañía de generar ingresos por vía del online.

“Si hay segundas o terceras olas de Covid-19 y hay que volver a confinarse, los gimnasios tenemos que estar listos para ofrecer un contenido online que podamos monetizar porque no podremos justificar volver al lockdown sin la capacidad de generar ingresos a través de los canales digitales”, aseguró.

Holmes Place está valorando cómo convertir el servicio de entrenamiento online en una línea de ingresos adicional

El banco de pruebas para este proyecto ha sido la cadena de estudios boutique Trib3, que ha apostado por ofrecer entrenamientos presenciales combinándolos con sesiones de corta duración, gratuitas y al aire libre a través de su perfil en Instagram y de la plataforma Trib3 Live, donde sí se ofrecen contenidos de pago y clases en directo.

Es algo que llegará a España, según desvela su consejero delegado en esta región, Josep Viladot,. “Tenemos claro que el valor añadido del online ya es imprescindible para nuestros socios, pero estamos valorando que pueda convertirse en un nuevo canal para captar otro perfil de usuarios y que genere ingresos”, apunta. Conseguirlo será todo un reto, especialmente después de que todas las cadenas ofrecieron contenidos gratuitos durante la cuarentena, momento en que los usuarios encontraron otras alternativas con más recorrido y libres de pago.

La apuesta por el online que realizará la compañía se suma a su ofensiva por acercarse a las nuevas tendencias de entrenamiento, como el hiit y el funcional. Es lo que llevó a Holmes Place a hacerse con el control de Trib3 en la Península Ibérica en 2018, una cadena de estudios boutique que se basa en el pago por uso y capta a un público más juvenil. Fue un movimiento que la dirección de Holmes Place entendió como un elemento clave en el crecimiento de la cadena en España.

La compañía de origen británico es uno de los operadores más veteranos del sector. El actual presidente de la cadena, Allan Fisher, la fundó en 1979, si bien la dirección ejecutiva recae sobre Jonathan Fisher, su hijo. En la actualidad la cadena opera en Alemania, Grecia, Austria, Polonia, Suiza, Israel, Hungría, Portugal y España y suma más de un centenar de instalaciones. Sólo en España, donde empezó a operar en 2001, opera 16 instalaciones (tres Trib3) y facturó 44,1 millones de euros en 2019.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés