Publicidad

Laporta ficha al CEO de MediaMarktSaturn como primer ejecutivo del Barça

El catalán Ferran Reverter, que ha desarrollado toda su carrera en el grupo de distribución de electrónica de consumo, se incorporará al club en sustitución de Óscar Grau. Mateu Alemany será con toda probabilidad director del área de fútbol.

Ferran Reverter Barça CEO Laporta

Joan Laporta ya tiene claro quién será el primer ejecutivo del FC Barcelona. El catalán Ferran Reverter se convertirá en el nuevo director general del Barça a partir del 1 de julio en sustitución de Óscar Grau, según ha podido saber 2Playbook. Para ello, el directivo abandonará Ingolstadt (Alemania) para volver a Cataluña y poner fin a una carrera de más de veinte años en el grupo propietario de MediaMarkt.

Licenciado en Económicas por la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y con estudios superiores por el Iese, Reverter entró en 2005 en MediaMarkt como responsable de tienda, aunque cinco años después se incorporó al consejo de administración de la filial ibérica. En 2013 asumió la dirección de todo el negocio en la Península Ibérica, tras un periodo previo como director de adquisiciones y de operaciones.

Reverter, de 48 años de edad, mantuvo su cargo de CEO de MediaMarkt Iberia hasta noviembre de 2018, una posición que compaginó con la de director de operaciones de MediaMarktSaturn, el grupo propietario de ambas cadenas de distribución. Desde finales de 2018 y hasta el próximo 30 de junio ocupa el rol de primer ejecutivo de toda la corporación, que en el ejercicio fiscal 2019-2020 obtuvo unos ingresos de 20.831 millones de euros.

Algunas de las cualidades que se le atribuyen serán más que necesarias para el Barça, que encara un duro plan de reestructuración para adaptarse a las consecuencias de la Covid-19. “Deja atrás una empresa más resistente y bien posicionada con muchas oportunidades de crecimiento. Le deseamos todo lo mejor para sus nuevas tareas en su Barcelona natal”, afirmó en un comunicado a inversores Thomas Dannenfeldt, presidente del consejo de Ceconomy, matriz del grupo.

El perfil de Reverter, que ya se encuentra en Barcelona, supone un salto de calidad para esa posición. Óscar Grau asumió la dirección en general en 2015 tras toda una carrera en el mundo federativo, y antes le antecedieron Ignacio Mestre, Antoni Rossich y Joan Oliver, entre otros. Ninguno de ellos estuvo al frente de una multinacional de la dimensión de MediaMarkt.

El FC Barcelona tendrá a Ferran Reverter como director general y a Mateu Alemany como director de fútbol, con Laporta en la presidencia

El ejecutivo catalán estará al frente de todas las áreas corporativas, incluidas las de generación de negocios y administración. Mateu Alemany, por su parte, ocupará la dirección de fútbol y Jordi Cruyff la secretaría técnica. Sobre el resto de posiciones, Laporta no quiso entrar ayer al detalle de los nombres, aunque se espera que parte del comité de dirección pueda continuar en sus funciones al menos hasta el 30 de junio.

Está por ver cuál será el rol de Reverter hasta que venza su contrato con el grupo germano, puesto que la toma de decisiones de Laporta empezará ya mañana ante las urgencias que plantea el presupuesto de 2020-2021. Éste prevé alcanzar el equilibrio presupuestario, pero lo hace a condición de cumplir tres supuestos que hoy se antojan complicados, como adelantó 2Playbook.

También tocará sentarse con bancos y fondos de inversión para reestructurar la deuda. “El Barça es un gran club y no debería tener problemas para renegociar”, ha reiterado en campaña Jaume Giró, quien se perfila como vicepresidente económico de Laporta. El reto no es menor, pues los compromisos con bancos y clubes se dispararon un 48% interanual en 2019-2020, hasta 820 millones de euros. Sin pandemia, la cifra habría alcanzado los 770 millones, un 39% más y, tal es la tensión, que en los despachos incluso piensan en fórmulas imaginativas, como obtener liquidez por unos 100 millones de euros a costa de traspasos futuros.

Aliviar las tensiones de tesorería y recortar el agujero económico también pasará por una drástica reducción de la masa salarial, algo que Laporta ya apuntó ayer en su entrevista con los medios oficiales del Barça tras proclamarse vencedor. En 2015-2016 se destinaron 314,9 millones de euros al pago de nóminas, cifra que en 2017-2018 y 2018-2019 se enfiló por encima de los 490 millones de euros. Y el diferimiento de salarios ha traspasado una mochila de 172 millones a los próximos cuatro años.

En cuanto a los ingresos, el equipo de Laporta ha identificado una treintena de categorías de patrocinio que no se están explotando. Es un negocio que, en conjunto, rondaba los 190 millones de euros antes de la pandemia, pues las renovaciones con Rakuten y Beko para dar un año de margen a la nueva junta han supuesto un recorte de casi el 50% en los ingresos.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés