Publicidad

De los 4 millones en Primera a los 2,3 millones en Tercera, el trozo de la Champions para la cantera

Desde la pasada temporada, la Rfef ha tomado el relevo de LaLiga en el reparto de los pagos de solidaridad de la Uefa, que abarcan el 4% de los ingresos de la Champions y la Europa League y que en 2019-2020 alcanzaron los 104 millones en Europa.

cantera rfef zamora juveni

Una de las promesas que adquirió Luis Rubiales con el fútbol no profesional durante su primer mandato al frente de la Rfef tiene que ver con la Champions League. Aunque Segunda B y Tercera División no aparezcan en el mapa de la gran competición de clubes europeos, los equipos modestos del fútbol español obtuvieron algo más de 15.000 euros cada uno de la bolsa de ingresos de los torneos Uefa. Esta aportación, promovida por el presidente federativo español, se incluye en los 12,6 millones de euros que repartió en concepto de pagos de solidaridad a los clubes sin participación europea en 2019-2020. Pero, ¿cómo se reparte, quiénes optan a esta ayuda y por qué es clave en todo ello la cantera?

En primer lugar, cabe destacar que la pasada temporada fue la primera en la que la Federación se hizo con la distribución de esta partida, que supone una parte del 4% de los ingresos de la Champions League y la Europa League que la Uefa reserva para este fin en todo el continente. Este curso representa 104 millones de euros. Desde la 2000-2001, el reparto de este dinero lo pilotaba LaLiga. La gestora dividía -entre los equipos sin participación europea- un 50% de la partida entre los clubes de Primera División, y el otro 50% entre los de Segunda División. Matemáticas sencillas, pero que no sumaban a la tercera y cuarta categoría.

Para la primera campaña con la Rfef como distribuidor de estos fondos, la Federación diseñó un nuevo mecanismo de reparto. Con la incorporación de los clubes de Segunda B y Tercera, el porcentaje a repartir entre los equipos profesionales se redujo del 100% al 75% (37,5% para cada división). El 25% restante, en cambio, no se dividió a partes iguales entre Segunda B y Tercera. La cuarta categoría se llevó el 18% de la partida, ya que el número de equipos es mucho mayor, y para la división de bronce se reservó un 7% de los fondos. Eso sí, entre los clubes de la misma categoría, el reparto sí fue igualitario.

Así, para los equipos de LaLiga se destinaron casi 9,5 millones de euros (4,7 millones por división), con un importe fijo de 364.708 euros por equipo. Al eliminarse de la ecuación los equipos con participación europea -entre ellos, el Getafe CF y el RCD Espanyol-, el bote para Primera División se repartió entre los otros trece equipos que tomaron parte en la categoría en 2019-2020. En LaLiga SmartBank, con 22 equipos perceptores de la ayuda, la cuantía individual se redujo a 215.509 euros.

 

Indispensable estar al corriente con Hacienda

“Estas ayudas de Uefa se distribuyen única y exclusivamente entre clubes que tienen un programa de desarrollo de cantera, y deben utilizarse necesariamente para dicha finalidad”, señala el programa Cantera con Valores de la Rfef, desde el que se hace el reparto de estos pagos.

Este punto es clave, porque más allá del fútbol profesional, la gestión de equipos de base no es tan notoria. Existen equipos en Segunda B y Tercera División cuyo único fin es el alcanzar el fútbol profesional y no cuentan con estructura de cantera. Para estos no hay ayuda.

En Segunda B, donde abundan filiales y algunos equipos con deudas públicas, el reparto se realizó entre 46 de sus 80 equipos

Tampoco para los que no se encuentran al corriente de pago y de sus obligaciones frente a la Agencia Tributaria, las Haciendas locales y forales y la Seguridad Social. Lo mismo sucede con la Rfef y las federaciones territoriales. Si se adeuda algo a los reguladores del fútbol, no será aceptada la solicitud, ni tampoco tienen ayuda los filiales. Por todo ello, de los 80 equipos participantes hace dos temporadas en Segunda B, tuvieron ayuda 46 equipos. Cada uno de ellos ingresó 15.526 euros. En Tercera, por último, la renta por equipo sale a la mitad. Algo más de 7.585 euros cobraron los equipos de la cuarta categoría.

Todos los beneficiados de la aportación, que se incluye en el presupuesto de la Rfef para 2021, deben cumplir con tres requisitos. Con el objetivo de que el club utilice el 100% de estos recursos en su cantera, la Federación exige que la entidad cuente con dos equipos formados por jóvenes de entre 15 y 21 años; un equipo de futbolistas de entre 10 y 14 años; y un equipo de formación con niños con una edad inferior a los 10 años.

Aquí, eso sí, hay un gran asterisco: “Si por normativa pública autonómica tuviera imposibilidad o dificultad para tener equipos con estas edades, el club podrá compensarlo con un equipo más en los niveles superiores”, justifica el regulador español. Las bases del fútbol, bebiendo del negocio generado por los Messi, Mbappé y Benzema.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés