Publicidad

LaLiga exige a los clubes un ajuste adicional de 285 millones ante la difícil reapertura de estadios

La gestora del fútbol profesional ha contactado en las últimas semanas con los clubes para que rehagan sus presupuestos contando que no haya ingresos por taquilla y abonos. Algunos equipos esperaban obtener más de diez millones por esta vía en 2020-2021.

laliga atletico madrid wanda grada

Marc Menchén / Jabier Izquierdo

“Ya vamos por el quinto presupuesto, y asumo que no será el último”. Los clubes de LaLiga han alcanzado el ecuador de la que será su temporada más complicada en años, y los obstáculos no dejan de aparecer por momentos. La patronal presidida por Javier Tebas ha obligado en las últimas semanas a los equipos a diseñar un nuevo cierre para 2020-2021 sin ingresos de ningún tipo por taquilla y abonos, según explican varios directivos a 2Playbook. Más difícil que remontar un 0-3 en el descuento: al desfase que ya había de 423,1 millones de euros en noviembre, ahora se le sumará un ajuste extra de unos 284 millones de euros.

El cambio en los presupuestos va a ser sustancial, pues hasta ahora la gestora del fútbol profesional permitió a los clubes que contemplaran unos ingresos por socios y taquilla equivalente al 55% de la media de los tres últimos años. El racional tras ese porcentaje es que, a partir de enero, se produjera un regreso gradual del público a los estadios, un escenario que hoy resulta imposible.

Hace sólo dos meses, Tebas solicitó en público que el Gobierno permitiera entonces la entrada de los aficionados a los estadios de LaLiga Santander y SmartBank en Canarias, Baleares “o incluso Madrid”, con el objetivo de tener “un 15-20% de público en enero”. Sin embargo, y tras distintas reuniones con la Administración y la evidencia de que se ha dado una tercera ola de positivos por Covid-19, el dirigente admitía este viernes en Efe que “en esta situación no se puede plantear una vuelta a los estadios, ni en una parte mínima. Hay que dejar pasar esta circunstancia, estas dos o tres semanas que vienen”.

¿Seguridad al 100% de que este año no habrá público? Ninguna, pero desde un club entienden y aceptan la instancia de LaLiga en el control a priori. “Estresa mucho la situación para anticipar problemas, pero no creo que tengan la certeza de que vamos a poder abrir o no”, señalan desde uno de los cinco principales equipos españoles y de los que más va a sufrir este cambio. Hoy, a cinco meses para que finalice la temporada, los dirigentes buscan nuevos ingresos o empiezan a asumir que se impone negociar nuevamente con los vestuarios.

Porque la Covid-19 no deja siquiera utilizar el comodín de la venta de futbolistas para cuadrar cuentas con la facilidad que lo hacía antaño. El fútbol español está a pocos días de cerrar, muy probablemente, el mercado de fichajes invernal más frío de su historia y en el que debía encontrar 500 millones, tras un 2020 en el que los ingresos por este concepto en el mercado internacional ya se hundieron un 14%, según la Fifa. Y ahí es donde se esperaba encontrar una solución al descuadre contable que se avecina tras salvarse 2019-2020 de una forma más que digna.

Real Madrid, Eibar o Alavés ya presupuestaron cero euros por ticketing; Barça, Atleti, Valencia o Betis, en cambio, esperaban varios millones por esta vía

Tebas señalaba este viernes en Efe que “todos están sufriendo, pero se va a salir moderadamente bien, dentro de lo mal y de las pérdidas que vamos a generar”. Y aquí depende del punto de partida de muchos de ellos, porque hay clubes que desde el primer momento optaron por la prudencia contable extrema y en septiembre ya no contemplaban ingresar nada por ticketing.

Es el caso de Real Madrid -sólo se apuntó 9,5 millones de las cuotas sociales, no los abonos-, la SD Eibar, el Sevilla FC o el Deportivo Alavés, según los presupuestos analizados por 2Playbook Intelligence, la herramienta de inteligencia de mercado de 2Playbook. Por el contrario, hay equipos que con la nueva orden de LaLiga están obligados a buscar nuevos ingresos, ajustar aún más el gasto o confiar en una operación salida exprés antes del 30 de junio.

El caso más claro es el del FC Barcelona, que entre octubre y diciembre ya recortó un 42% su previsión de ingresos por matchday, hasta 56 millones de euros. De este importe sólo tiene garantizados unos 20 millones de las cuotas de socios, por lo que la nueva directriz supone un agujero de 36 millones. Inicialmente, en los despachos del Camp Nou es donde más optimismo reinaba, con la idea de que a finales de diciembre ya pudiera ocuparse un 25% de los asientos y en febrero se llegara al 100%.

Tampoco están en una situación sencilla Atlético de Madrid, Real Betis, Valencia CF y Athletic CF, que en sus presupuestos originales esperaban obtener entre 11 millones y 17 millones de euros por venta de entradas en taquilla y abonados, según consta en los presupuestos para 2020-2021 que adjuntaban con la memoria anual de 2019-2020. Todos ellos, además, ya preveían tener que desprenderse de futbolistas antes del 30 de junio para cuadrar los números.

El retraso en el regreso de las aficiones puede ser, por tanto, crucial para la viabilidad de los clubes españoles, porque, además, no hay que olvidar que hay muchos otros negocios muy ligados a esa recuperación de la normalidad: restauración, museos, venta de merchandising… El presidente de la junta gestora del Barça, Carles Tusquets, cifró en 220 millones de euros la caída de ingresos provocada únicamente por la facturación que proviene del Camp Nou.

La duda que se abre ahora es cuál será la fórmula que escojan los equipos de fútbol para resolver el corto plazo. La fórmula blaugrana de diferir 172 millones de euros en nóminas a los próximos cuatro años ha sido aceptada por los auditores, aunque eso suponga liberar gasto en 2020-2021 para hipotecar el 5% del presupuesto hasta 2025. “Hay que buscar otras soluciones, aunque el riesgo de no replicar esta idea es cerrar con pérdidas y que eso nos acabe lastrando en el límite salarial de 2021-2022”, admite un club de media tabla, consciente de lo que eso puede suponer en términos de competitividad deportiva.

“Está habiendo un ejercicio de responsabilidad por parte de todos los clubes para atajar este exceso, pero hay contratos previos difíciles de reducir de golpe sin afectar a la competitividad deportiva, pero hay clubes que inexorablemente deberán dar salida a jugadores o pactar rebaja de masa salarial”, sostenía Tebas en noviembre. Y hay quien le pide, como ya hizo un año atrás, que haya una acción coordinada de LaLiga para solucionar el tema de sueldos.

Eso, o que alguien abra la veda como ha hecho el Barça en busca de reducciones salariales condicionadas a la reapertura o no de los estadios, como está sucediendo en otras ligas europeas. ¿Cómo vive este lockdown allende los Pirineos? La respuesta se sencilla: igual o peor que en LaLiga. Ligas como la francesa, la inglesa o la alemana se aventuraron rápido a permitir la entrada de público en otoño, con todas las medidas de control, eso sí.

El Gobierno francés permitió una pequeña representación de 5.000 aficionados en los partidos, que rápidamente redujo a 1.000 ante los nuevos contagios. Hoy, los equipos de la Ligue-1 ya buscan una negociación colectiva con los sindicatos para recortar un 30% los sueldos de 2020-2021. En su caso, una situación agravada por sus problemas con la televisión tras la abrupta salida de Mediapro. En la Serie A, donde también vive semanas de debate sobre su negocio audiovisual, también buscan mecanismos para rebajar la carga de nóminas.

Alemania dio luz verde para que los estadios se abrieran hasta un máximo del 20% de su capacidad, mientras que la Premier League decidió permitir la entrada de público en diciembre, hasta 4.000 espectadores en algunas ciudades. Una noticia recibida con entusiasmo por los clubes, que perdían 110 millones de euros en ingresos por cada mes que se mantenía el lockdown. Dos semanas después, la liga inglesa dio marcha atrás con la detección de la conocida por cepa británica del coronavirus.

Algunos clubes piden una nueva renegociación de salarios, pero colectiva como la que se está trabajando en la Ligue-1 y la Serie A para esta temporada

Un cierre polideportivo

Aunque habiten en dos mundos paralelos, el fútbol y el resto de deportes han encontrado algo en común con el cierre de los estadios. Ambos ecosistemas se han visto gravemente impactados por esta decisión sociosanitaria. La ACB de baloncesto imploró en diciembre que se les permitiera meter aficionados a los pabellones, aunque fueran sólo 500 espectadores.

“El impacto negativo en la economía de nuestros clubes es considerable y la gran responsabilidad que han demostrado en los últimos meses merece la confianza para la progresiva vuelta de sus aficionados con la máxima seguridad”, aseguraba entonces Antonio Martín, su presidente. Se les denegó la posibilidad, y son muchos los clubes que en privado piden que se les compense con dinero procedente de los fondos europeos para la reconstrucción.

Por su parte, el tercer gran deporte de equipo del deporte español, el balonmano, vive en el alambre durante los últimos meses. Con una caída de su facturación de hasta el 30% en muchos clubes, la Asobal ha reclamado al Gobierno un rescate público, tal y como adelantó 2Playbook.

El balonmano profesional español urge un plan de rescate que le permita cubrir unas pérdidas de 3 millones de euros y no desaparecer, explicó el último día de 2020 la asociación mediante un comunicado.

Todo ello choca frontalmente con la situación que se ha vivido en las últimas semanas en algunas competiciones en las que ha tomado parte el fútbol no profesional. La Copa del Rey es el caso más claro, donde clubes de Segunda B y Tercera han permitido el acceso de público a sus campos en los partidos que les enfrentaban a equipos de LaLiga, una incongruencia a sabiendas de que es más seguro y controlable el acceso en estadios del fútbol profesional que en los de las divisiones inferiores.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, para estos clubes modestos, la llegada de un Primera significa hacer el agosto. Para muchos de ellos, el cierre de las taquillas supone perder el 50% de su negocio, ya mermado por la crisis económica que afecta a todos.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés