Publicidad

El Madrid congela su masa salarial en 500 millones tras el récord de inversión en fichajes de 2019

El club, que aplicó una rebaja del 10% de los salarios en las dos temporadas pandémicas, ha mantenido bajo control la masa salarial de 2021-2022 tras varias salidas y renovaciones. En 2019-2020 se batió el récord de gasto en compras con 320 millones.

Eden Hazard disputa el balón en el Real Madrid-Rayo Vallecano. /Realmadrid.com-Antonio Villalba
Eden Hazard disputa el balón en el Real Madrid-Rayo Vallecano. /Realmadrid.com-Antonio Villalba

No han tenido el glamour de Los Galácticos, ni el efecto mediático de Cristiano Ronaldo o Gareth Bale, pero lo cierto es que el Real Madrid nunca invirtió tanto en fichajes como en 2019-2020, cuando se destinaron casi 320 millones de euros en futbolistas. El importe incluso supera los 300 millones de 2008-2009 con la llegada de CR7, un hecho que ha tenido un importante impacto en la masa salarial blanca, según la documentación remitida a los compromisarios y a la que ha accedido 2Playbook.

La diferencia de una década a la otra es que esta vez no se produjo ningún movimiento cíclico, pues ya en 2018-2019 se presupuestaron 250 millones en incorporaciones, por entonces la segunda cifra más alta de la historia. De ahí que el gasto en salarios deportivos y amortizaciones (la famosa masa salarial) escalara en sólo un año de 451,4 millones en 2018-2019 a más de 500 millones de euros.

El fuerte aumento del presupuesto para competir en la élite era de fácil absorción para el club, que venía superando los 30 millones de euros de beneficio neto por campaña y veía subir sus ingresos año a año. Hasta que apareció la pandemia y hubo que intervenir para no desequilibrar las finanzas, aunque, temporalmente, sus ratios habituales estén por encima de lo que siempre han buscado.

El presidente, Florentino Pérez, advirtió en la asamblea de hace un año que serían necesarios sacrificios. De lo contrario, el club estaba abocado a unas pérdidas operativas de más de 90 millones de euros que el dirigente no estaba dispuesto a asumir. Así, el director general, José Ángel Sánchez, se puso manos a la obra, consiguiendo que la mayoría de los integrantes del primer equipo de fútbol y baloncesto volvieran a bajarse el sueldo un 10%.

Estos acuerdos han permitido que el gasto en nóminas, tanto deportivas como administrativas, no alcanzara los 450 millones de euros en medio del Estado de Alarma. Según el propio club, la reducción salarial fue de 36 millones en 2019-2020 y de 22 millones en 2020-2021. De este modo, esta partida se situó en 411 millones y 403 millones de euros, respectivamente, y la previsión es que aún baje más, hasta 401,5 millones en 2021-2022.

Esta vez no habrá reducciones de sueldo, sino que Sánchez ha logrado aligerar el coste con salidas como la de Sergio Ramos y la renovación de numerosos habituales en el once titular, con ampliaciones de contrato que habrían permitido traspasar a años próximos una parte del sueldo que tenían acordado.

De este modo, la masa salarial podría ir rebajándose poco a poco en relación a la cifra de negocio. Uefa recomienda que este importe no supere un 70% de los ingresos recurrentes, algo que el Real Madrid había cumplido escrupulosamente antes de la pandemia. Entre 2011-2012 y 2018-2019, este porcentaje nunca superó el 68% e incluso llegó a estar en el 59%. El impacto de la Covid-19 en la facturación hizo que el indicador subiera al 72% en 2019-2020 y sólo se disparara hasta el 78% en 2020-2021.

Para entender la buena salud que representan estos ratios tan solo hace falta echar un vistazo al Barça, donde se alcanzó el 93% en 2017-2018 sin pandemia de por medio. En el resto de LaLiga, son mayoría los que destinan más de un 75% incluso de todos sus ingresos, incluidos los traspasos, a los costes asociados al personal deportivo y la amortización de fichajes.

En este escenario, probablemente una de las críticas que sí se le puede achacar a la dirección merengue es su poco acierto en algunas de las principales inversiones de los últimos años. Eden Hazard costó 110 millones de euros fijos y podría irse a 160 millones con los varibles, mientras que por Luka Jovic desembolsó 60 millones y por Reinier fueron otros 30 millones. Ese mismo año también llegaron Éder Militao (50 millones), Ferland Mendy (48 millones) y Rodrygo (45 millones).

Al margen de los desembolsos ya realizados, el club indica en su memoria anual que “existen potenciales pasivos derivados de contratos con entidades deportivas, caso de cumplirse determinados objetivos deportivos en las próximas temporadas”. En caso de que se cumplieran todos los hitos, lo que implicará nuevas Champions League y LaLiga Santander en sus vitrinas, podría llegar a pagar hasta 85,5 millones de euros. Por eso, matiza, “estos importes constituirían gastos que estarían correlacionados con la obtención de mayores ingresos en las competiciones deportivas”.

Publicidad

Publicidad