El Real Madrid Baloncesto estima pérdidas récord de 30,4 millones en 2020-2021

La sección blanca necesita pactar un recorte salarial con los jugadores para reducir los números rojos, que se elevarán un 15,4% interanual por la caída del 17,7% de la cifra de negocio. La temporada pasada mantuvo sus pérdidas en torno a 26,3 millones.

Real Madrid   Kirolbet Baskonia ACB. Fotografía de P.Castillo
Real Madrid Kirolbet Baskonia ACB. Fotografía de P.Castillo

El Real Madrid Baloncesto empeorará sus números rojos en 2020-2021 si no pacta con sus jugadores un fuerte recorte de salarios. La reducción del 10% que pactó el año pasado sólo sirvió para mantener las pérdidas en torno a 26,3 millones de euros, un 0,4% menos que el año anterior. Nadie espera que la sección sea rentable en el medio plazo, pero su ajuste es importante en un año en el que el fútbol no podrá sostener su déficit. A día de hoy, la previsión de la entidad es perder 91,1 millones de euros.

En el caso del equipo de ACB, el roto para 2020-2021 es aún más grande por la caída de ingresos  que se anticipa. El club estima que facturará un 17,7% menos, y el resultado de explotación empeorará un 15,4%, hasta unas pérdidas récord de 30,4 millones de euros, según las cuentas a las que ha accedido 2Playbook.

La notable caída de los ingresos, sumado a que no se ha presupuestado una reducción de los  gastos, es la ecuación que explica por qué el Real Madrid perderá más dinero en 2020-2021 que en la temporada del estallido de la Covid-19. De hecho, se prevé que los gastos de explotación aumenten un 5,4%, hasta 41,5 millones de euros, mientras que el año pasado cayeron un 3,5%.

El club ajustó ligeramente la partida de personal el año pasado, con un recorte de 1,6 millones de euros respecto a lo presupuestado a principios de 2019-2020. Aun así, el gasto de personal aumentó un 0,8% en la temporada de la pandemia, en la que se pactó una rebaja salarial del 10% con los jugadores de fútbol y baloncesto.

Es decir, se recortó el salario respecto a lo que se preveía gastar, pero esa rebaja no se tradujo en un menor gasto respecto a 2018-2019. Los pagos a jugadores y staff se elevaron un 0,3%, mientras que las nóminas de personal no deportivo aumentaron un 9,1% más, para un total de 32,6 millones de euros en nóminas.

El hecho de que la Euroliga no finalizara y el equipo no alcanzara la final de la Liga Endesa provocó que se gastara la mitad en primas respecto a lo que se repartió el año anterior. En 2018-2019 se primó a los jugadores con 2,6 millones, por los 1,3 millones de euros de esta temporada tras haber levantado la Copa del Rey y la Supercopa Endesa.

La salida de Facundo Campazzo podría dar oxígeno económico a la sección. El jugador tenía una cláusula de 6 millones de euros, según El País, que el jugador ha ido pagando a costa de dejar de percibir parte de su salario. Este año debía cobrar 1,6 millones de euros, una cantidad que ha ido descontando para pagar su salida rumbo a los Denver Nuggets de la NBA.

El Madrid no ha presupuestado un nuevo recorte para esta temporada, si bien está en negociaciones para ello. La previsión de gastos para 2020-2021 del club merengue anticipa costes por 34,3 millones de euros, un importe que se elevaría un 5,4% respecto al año anterior. De no acordar una rebaja, el club gastaría más en personal que en el año previo a la Covid-19.

Los que sí cayeron de manera considerable en 2019-2020 fueron los costes de explotación, un 21,6% inferiores porque se dejaron de jugar partidos en el WiZink Center a partir marzo, lo que se tradujo en menos facturas por la organización de partidos y en la seguridad del recinto. Como la fase final de la ACB se jugó en una sede burbuja en Valencia y la Euroliga se suspendió, la partida de desplazamientos también se contrajo, con un ahorro de aproximadamente dos millones de euros en lo que no es masa salarial.

Eso sí, se disparó un 24% la inversión en aprovisionamientos, hasta 540.000 euros, debido a la adquisición de test PCR y la compra de equipamiento necesario para controlar los contagios. El presupuesto para 2020-2021 es de 550.000 euros, mientras que el gasto de operaciones se mantendrá estable en 6,5 millones de euros, al haberse disputado ya un tercio de la temporada a puerta cerrada.

En el apartado de los ingresos, el Real Madrid facturó 14,4 millones de euros en 2019-2020, una caída del 9,4% de su negocio ordinario porque se recortaron todas las líneas de ingresos. Tan solo mejoró la facturación por televisión, que fue un 19,3% superior, hasta 2,7 millones de euros. Pese a que el área de marketing se resintió un 2,4%, continuó siendo la principal línea de negocio de la sección de baloncesto, con una aportación de 6,7 millones de euros.

El Real Madrid prevé facturar 11,8 millones en 2020-2021, un 17,7% menos que en la pasada temporada, que también se vio afectada por la Covid-19

De cara al futuro será clave la fidelización de sus patrocinadores, entre los que figuran Palladium Hotel Group, como espónsor principal, y Adidas, como socio técnico. En un segundo rango están Mahou, Liberbank, Audi, Movistar y ETFinance. En el rango de proveedores están PlayStation, Coca-Cola, Sanitas, Hugo Boss y Solan de Cabras, a los que el club también está dando visibilidad en la U televisiva.

Las cuotas de socios y abonados, así como la venta de entradas, generaron 4,1 millones de euros, un retroceso del 24,6% por la puerta cerrada y la devolución del dinero por los partidos disputados y no disfrutados. La partida de encuentros amistosos y competiciones internacionales sólo generó 860.000 euros, un 33,4% menos, por la suspensión prematura de la Euroliga.

La previsión para 2020-2021 es aún peor, puesto que se prevé que la sección de baloncesto pierda ingresos por 2,6 millones de euros. La entidad no ha presupuestado ventas a través de los socios, abonos y taquilla, una partida que anualmente genera más de cuatro millones de euros. Es decir, el club cree que se evaporará un tercio del negocio ordinario de la sección si los aficionados no pueden volver al WiZink Center durante esta campaña. Además, prevé facturar 820.000 euros a través de la Euroliga, un 4,6% menos interanual.

Para contrarrestar la fuerte caída del negocio del matchday y de competiciones internacionales, el Real Madrid se encomienda a los ingresos audiovisuales y de marketing. En 2020-2021 ha presupuestado unos ingresos de 3,4 millones de euros por televisión, un 27% más, en parte por la recuperación del negocio de la Euroliga y facturas de 2019-2020 que se emitieron una vez concluido el ejercicio. Será clave que el club gane todas las competiciones nacionales, puesto que, en función de sus resultados deportivos, la ACB realiza su reparto económico. Para el área comercial ha presupuestado unos ingresos récord de 7,5 millones de euros, lo que supondría un alza del 12,8%. Retener y firmar nuevos patrocinios también será vital para cumplir con el presupuesto. 

Publicidad

Publicidad

La redacción propone

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés