Publicidad

La Bundesliga sondea la entrada de fondos en su gestora de derechos de TV internacionales

El fondo Advent International, que recientemente ha llegado a un acuerdo para introducirse en la Serie A, es uno de los que ha mostrado su interés por obtener una participación minoritaria en la compañía.

bundesliga television

La Bundesliga podría seguir los pasos de la Serie A en busca de liquidez para afrontar la crisis de la Covid-19. La Deutsche Fußball Liga (DFL) se reunirá en diciembre con varios fondos de capital privado para valorar la entrada de alguno de ellos en su gestora de derechos audiovisuales internacionales, según Bloomberg.

De hecho, una de las que ya ha mostrado su interés es Advent International, que recientemente, en alianza con CVC y Fsi, se ha aliado con la Serie A para contar con una participación del 10% de una nueva gestora que creará la patronal del fútbol italiano para la comercialización de sus derechos audiovisuales. En contraprestación, el consorcio financiero le aportará 1.700 millones de euros a las delicadas arcas de los clubes del calcio.

Otros de los fondos que estudian esta alianza son BC Partners, Bain Capital, CVC Capital Partners, General Atlantic y KKR, que, igual que Advent, apuestan por adquirir una participación minoritaria de la gestora especializada, Bundesliga International GmbH, encargada de comercializar la venta de los derechos de la 1. Bundesliga y 2. Bundesliga en todo el mundo.

Al respecto, el próximo 7 de diciembre se reunirán representantes de la Bundesliga y de los fondos privados para valorar si continúan por esta vía, que le ofrecería un balón de oxígeno a la DFL a costa de perder parte del control total que posee sobre sus dos competiciones profesionales. Los derechos audiovisuales internacionales de su equipo más mediático y reconocido internacionalmente, el FC Bayern de Múnich, están valorado en torno a 240 millones de euros, según Deloitte.

La Bundesliga ha perdido interés fuera de Alemania, y ejemplo de ello es que beIN Sports decidió no renovar su acuerdo con la DFL por el que pagaba 200 millones de euros por los derechos para Oriente Próximo.

Publicidad

Publicidad