Publicidad

Los clubes de LaLiga se preparan para una nueva ronda de ajustes salariales antes de junio

Varios directivos consultados confirman que en las próximas semanas pondrán sobre la mesa nuevas fórmulas de ahorro, con la práctica del diferimiento de pagos que usó el Barça como opción más viable para que la negociación no afecte al rendimiento.

rakuten barça messi patrocinio camiseta

Viabilidad económica y deportiva. Esas dos variables son las que hoy tienen en stand by a muchos clubes de LaLiga, sabedores de que la única vía que les queda hoy para evitar los números rojos en 2020-2021 pasa por un recorte de salarios entre los integrantes de la plantilla. Sin embargo, “nadie quiere poner en riesgo la marcha deportiva”, admiten en un equipo de Primera. “Hay quien espera a un movimiento coordinado desde LaLiga o que un rival abra la veda”, constata otro. Y el tiempo apremia, pues sólo quedarán seis semanas antes del 30 de junio para dar salida a gente y tapar un agujero que hoy se cifra en más de 700 millones de euros.

Los directores generales consultados, que prefieren guardar el anonimato en torno a este tema, coinciden en que no les queda otra, pues esta es la única partida de gasto que puede mover la aguja. Por ahora, el único que ha movido ficha es el FC Barcelona, con el diferimiento de 172 millones de euros en cuatro años, mientras que el Real Madrid también anunció en asamblea que buscará un pacto con el vestuario que sirva para esquivar unas pérdidas previstas de 69,7 millones de euros.

“Pienso que serán diferimientos a corto plazo más que rebajas, ya que es un momento en que todos nos jugamos mucho en la competición”, constata un primer ejecutivo de larga trayectoria en el fútbol español. Y en su razonamiento no sólo está la cuestión puramente contable: “Es el peor momento del año en la curva de tesorería, ya que aún no entran el siguiente ingreso por televisión”, ahonda.

La situación en las últimas semanas sólo ha empeorado, ante la constatación de que no habrá ingresos por taquilla esta temporada o serán mínimos. De hecho, LaLiga ya pidió a todos sus miembros que rehicieran los presupuestos de 2020-2021 para dejar a cero la recaudación por socios, abonados y taquilla, como adelantó 2Playbook. En dinero, eso implicaría forzar un ajuste extra de 285 millones de euros al de 423,1 millones que ya se pedía antes del mercado de invierno para asegurar el break even en el segundo ejercicio marcado por la Covid.

Tampoco ha ayudado el mercado de invierno, en el que apenas se han producido operaciones de calado que ayuden a ir rebajando el déficit existente. Eso sí, los equipos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank tienen derechos federativos en balance por 2.374 millones de euros, pero cuyo valor de mercado actual ronda los 5.315 millones de euros.

El principal temor entre los ejecutivos es que el anuncio de un ajuste salarial afecte al rendimiento deportivo e incluso desemboque en caer a plazas de descenso

“Hemos sido pioneros; muchos clubes seguirán nuestros pasos”, constatan en los despachos del Camp Nou. Sobre todo porque el caso Barça también ha servido para dejar claro que los auditores no van a poner impedimentos a la fórmula de diferir los pagos en el tiempo. “Había dudas sobre si nos obligarían a reconocer todo el gasto en la temporada y se acabara convirtiendo en sólo una acción para proteger la caja”, admite en otro club, que aún estudia distintas fórmulas para cuadrar los números.

La fórmula escogida no es que entusiasme a los auditores, uno de los cuales señala a 2Playbook bajo anonimato que, “de entrada, suena fatal, aunque no guste hay pocos motivos técnicos para negarse”. “Hay millones de matices, pero los laboralistas creen que no cabe oposición al cambio del devengo”, lamenta. La decisión final dependerá de cómo se hayan formulado los nuevos contratos de los jugadores, y sobre todo que sea por la vía del acuerdo aceptar que la ficha baja este año a cambio de subir en los siguientes. “Si ellos firman a cuenta y riesgo de que si marchan antes habrán perdonado dinero, poco se puede decir”, admite este auditor, que trabaja con uno de los top ten del fútbol español.

Hay dirigentes que, al igual que en abril y mayo del año pasado, piden en voz baja que la bajada de sueldos esté liderada por LaLiga y se imponga un criterio único, de modo que se pueda eliminar ese riesgo de una bajada del rendimiento deportivo para quienes necesiten pasar la tijera. “Es muy difícil; no todos necesitamos con tanta urgencia ajustar el gasto”, admite un presidente. De hecho, hay quienes ya han pronosticado beneficios para 2020-2021 incluso sin disponer de ingresos por taquilla. Ello, pese a que esa coordinación sí se está dando en la MLS, que ha renovado estos días su convenio, o en la Ligue-1, que aspira a imponer un tijeretazo del 30%.

Algunos clubes modestos, especialmente los de LaLiga SmartBank, confían en poder volver a esquivar estos problemas. En estos casos, donde la televisión supone más del 75% de la cifra de negocio, “no creo que tengamos que plantear nuevamente un recorte salarial si no se para la competición”, señala el director general de uno de los equipos de la zona alta de Segunda.

“No veo que sea algo que se vaya a generalizar si acabamos todas las jornadas según lo previsto y cobramos la televisión presupuestada”, añade, sobre un importe que será equivalente a un 95% de lo que correspondería en realidad para absorber la quit-a de 90 millones que el organismo presidido por Javier Tabas pactó para 2019-2020 pero que se recogerá en las cuentas de 2020-2021. Nuevamente, el golpe y las urgencias recaerán en los equipos que paradójicamente diversificaron más sus ingresos y cuentan con mayor implantación social.

Se espera que el área de control económico haga un update de la situación en los próximos días, una vez ha concluido el mercado de fichajes y es más evidente que los estadios no reabrirán con normalidad hasta 2021-2022. Según la actualización de noviembre, los clubes de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank tienen autorizado gastar 2.320,3 millones de euros en plantilla deportiva inscribible, es decir, primer equipo y cuerpo técnico.

Se trata de un recorte del 19,8% respecto a los 2.893,5 millones con que cerraron 2019-2020, pero el problema es que, transcurridos dos meses de competición, sólo se habían logrado ahorros por 150,1 millones de euros respecto a este importe.

En las oficinas de LaLiga dan por hecho que más del 70% de los clubes tienes sobrepasado su límite de plantilla , así que asumen que alguna decisión de calado adoptarán. La duda es cuándo, si ahora mismo para dejar cerrado el plan de choque en dos años, o con un plan a dos tres años vista en los que se distribuyan estos costes confiando en una pronta recuperación de los ingresos.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés