Publicidad

LaLiga recorta pérdidas a 6 millones en 2021-2022 tras elevar su facturación a 1.942 millones

La gestora de la competición mejoró sus ingresos un 1,2% gracias al empuje del área comercial, que compensó los ajustes por televisión a raíz de la Covid. Ello también absorbió los mayores gastos de activación en patrocinio y tecnología.

Javier Tebas LaLiga

LaLiga recorta a un tercio las pérdidas de la gestora de la competición. La organización presidida por Javier Tebas cerró 2021-2022 con unos números rojos de 6,1 millones de euros, frente a los 16 millones de 2020-2021. La reducción del desfase entre ingresos y gastos se produjo por una mejora del 1,2% en la cifra de negocio, hasta 1.941,8 millones de euros, así como un recorte de gasto del 1,2% igualmente, concentrado en un menor reparto de dinero entre los clubes.

La gestora del fútbol profesional facturó un 0,5% menos por televisión, hasta 1.788,32 millones, en una temporada marcada por los nuevos ajustes en algunos contratos importantes, como el del canal horeca en España con Mediapro, así como los problemas de cobro en China. “Se aceptó una renovación a la baja en los territorios asiáticos”, corrobora LaLiga. Aun así, los contratos escalonados al alza en muchos mercados permitieron que la evolución interanual sólo refleje una caída de 8 millones.

El área que sí continuó creciendo es la de patrocinios y licencias, con un crecimiento del 26,3%, hasta 131,68 millones de euros. El avance fue prácticamente generalizado y sólo se perdieron ventas en España, donde obtuvo 39,6 millones de euros (-10,4%), quedando ya como segundo mercado por detrás de América, donde facturó un 22,5% más, hasta 39,82 millones de euros, validando así el éxito de la alianza con Legends.

Mención aparte merece el resto de Europa, un mercado ya muy maduro y competido, pero donde más que duplicó su factura comercial, hasta 32 millones de euros. En África más que se cuadriplicó el negocio, hasta 4,09 millones de euros, mientras que en Asia y Oceanía mejoró un 29,2% y facturó 14,5 millones. En la región de Oriente Medio y norte de África multiplicó por ocho sus ventas, hasta 1,65 millones.

El avance generalizado se debe, según explica LaLiga, a la firma de nuevos patrocinadores que se han ido sumando en los últimos meses, pero destaca que son “los más significativos los relacionados con NFT”, en referencia a los millonarios acuerdos firmados con Sorare y Dapper Labs, que en conjunto podrían suponer un negocio anual de más de 30 millones de euros.

Al negocio ordinario se sumaron otros 32,6 millones de euros, que la organización atribuye a cuestiones tan dispares como la recuperación de ayudas al descenso, el ecosistema de aplicaciones para aficionados, el canon a las radios o los ingresos por la venta de datos.

Junto al aumento de ingresos, otra de las razones que ayuda a entender el recorte de las pérdidas es un menor reparto de ingresos por televisión entre los clubes. Pese al mencionado aumento respecto a 2020-2021, LaLiga redujo un 2,4% el importe a distribuir entre los equipos, es decir, unos 40 millones, hasta 1.656,13 millones.

Esta situación ha hecho que clubes como Real Sociedad y CA Osasuna cerrarán 2021-2022 en pérdidas, según han venido argumentando en las últimas semanas. Ahora bien, la competición asegura que ese descenso también es fruto de un recorte a los honorarios por intermediación.

Las principales partidas en las que se aumentó el gasto fueron las relacionadas con la activación y gestión de patrocinios y licencias, que pasaron de 51 millones a 65,1 millones de euros, y que la dirección relaciona con el propio aumento de los ingresos por este concepto. También se doblaron los costes por prestación de servicios tecnológicos, que supusieron 13,1 millones.

En términos de plantilla, LaLiga destinó un 17% más al pago de nóminas en 2021-2022, hasta 47,46 millones de euros. Entre las razones del aumento del gasto se recogen indemnizaciones por 1,17 millones de euros, el triple que un año antes. Además, la organización pasó de 651 a 668 personas. La alta dirección absorbió 6,17 millones de esta partida, medio millón más que un año atrás.

La partida de servicios exteriores pasó de 92,62 millones a 117,21 millones de euros, un 26,6% más interanual. La dirección lo atribuye a que durante la pandemia se tuvieron que recortar las partidas para acciones en el exterior debido a las restricciones sanitarias por la Covid-19. Esa subida, de casi 30 millones de euros, se intentó neutralizar con una rebaja del gasto en publicidad, propaganda y relaciones públicas, que pasó de 33,4 millones a 26,1 millones de euros.

 

El impacto de CVC ya figura en las cuentas

 

El resto de los gastos de explotación subieron un 20,7%, hasta 47,51 millones de euros, de los que 23,3 millones se corresponden al convenio con la Real Federación Española de Fútbol (Rfef). La subida se debe básicamente al inicio de la remuneración a CVC, que percibió 11,3 millones de euros por el contrato de cuenta en participación a través del que se articula LaLiga Impulso.

De hecho, en las cuentas consolidadas de la competición ya se recogen 795 millones en pasivos financieros a largo plazo, que se corresponden con el desembolso inicial realizado por el fondo de inversión durante 2021-2022. En total, y como ya se anunció, la firma pagó 64,77 millones por la compra del 8,2% del grupo que aglutina el negocio comercial y tecnológico, además de aportar 1.929,42 millones para participar en el negocio audiovisual.

En este caso, la retribución oscilará entre un mínimo del 7,88% y un máximo del 8,55% de los ingresos netos distribuibles entre los clubes por sus derechos audiovisuales. El porcentaje dependerá del grado de cumplimiento de los objetivos de ebitda que se han establecido en el plan de negocio de 2022 a 2072.

De este importe, el acuerdo de financiación máxima firmado con los equipos adheridos (todos, excepto Real Madrid, FC Barcelona, Athletic Club e Ibiza UD) asciende a 1.899,4 millones. De este importe, al término de 2021-2022 ya se habían traspasado 617,7 millones, y la previsión es que la totalidad de los fondos lleguen entre 2023 y 2024, a medida que se vayan validando los planes inversores.

Cabe recordar que se trata de una financiación a 50 años que LaLiga canaliza como un préstamo participativo hacia los clubes. El 95% del principal del préstamo se devolverá en los primeros 40 años de vigencia de la alianza, mientras que el 5% restante se amortizará en los diez años siguientes. En cuanto a los equipos que bajen a Primera Federación, el acuerdo establece un periodo de carencia de hasta diez años para devolver el dinero.

 

Publicidad

Publicidad