Publicidad

Ligas Europeas pide un reparto económico solidario y menos favorecedor para los clubes de Champions

El lobby, del que forman parte LaLiga y la Premier, solicita a la Uefa rebajar hasta 1.904 millones de euros los ingresos de los equipos que compiten en Champions League para elevar hasta 280 millones el reparto entre los equipos que no juegan el torneo.

alavés equipo recurso

Un reparto económico más equitativo para reducir la brecha de ingresos entre los gigantes europeos del fútbol y el resto de equipos. Eso es lo que ha pedido a la Uefa el lobby Ligas Europeas, del que forman parte las ligas domésticas del Viejo Continente, como LaLiga o la Premier League. En concreto, el organismo ha clamado cambiar la distribución del reparto económico entre los clubes de la Champions League durante el ciclo 2021-2024.

La propuesta es elevar del 4% al 8% los pagos de solidaridad, a costa de reducir del 74,5% al 73,1% el reparto entre los clubes que disputan la principal competición europea. ¿En qué se traduce en términos de negocio? Lo que Ligas Europeas plantea es que doblar los pagos de solidaridad respecto a lo que ha planteado la Uefa.

El ente rector del fútbol europeo ha propuesto repartir 140 millones entre los equipos que no compiten en la Champions League, la Europa League, la futura Europa Conference League. El lobby, por su parte, pide elevado hasta 280 millones de euros para reducir la brecha económica entre los gigantes del fútbol europeo y aquellos que no compiten en ningún torneo de clubes de la Uefa.

El organismo plantea mantener el reparto económico propuesto por la Uefa en la Europa League y la Europa Conference League, que será de 450 millones y 250 millones de euros, respectivamente. El recorte vendría en el reparto de los clubes que disputan la Champions League, donde el organismo dirigido por Aleksander Čeferin ha previsto un reparto de 2.044 millones de euros, y Ligas Europeas proponer reducirlo hasta 1.904 millones de euros.

“Nuestra propuesta es que los clubes de la Liga de Campeones reciban más o menos la misma cantidad que en el ciclo actual; creemos que hay que reparar lo que se hizo mal en los ciclos 2015-2018 y 2018-2021”, ha explicado el presidente de las Ligas Europeas, Lars-Christer Olsson, en una rueda de prensa.

El directivo se refiere a los cambios en el reparto de los ingresos que se hizo en los ciclos anteriores, cuando el negocio audiovisual creció a buen ritmo. Según la entidad, ese reparto ha sido muy favorable a los participantes de la Champions League.

Sin ir más lejos, el informe elaborado por la entidad releva que en 2014-2015 los equipos que alcanzaron la fase de grupos de la Champions recibieron 1.029,9 millones de euros, por los 1.401,1 millones de euros que se repartieron en 2017-2018. En la Europa League también mejoró el reparto: lo hizo un 78%, pasando de 239,8 millones a 428,2 millones de euros. 

Sin embargo, los pagos a clubes de competiciones europeas que no participaron en las competiciones continentales no han evolucionado igual: en la 2014-2015 fueron unos 85 millones de euros, tres años después 125 millones (un 47% más) y con el cambio de ciclo quedaron estancados en 128 millones, un 2,4% de incremento.

Según los cálculos de las Ligas Europeas, el incremento de ambas cantidades, que debería ser correlativo en relación a los crecientes ingresos televisivos, se ha desnivelado con los últimos cambios de reparto. De ahí que ahora haya presentado una propuesta alternativa para evitar que la brecha continúe aumentando. De hecho, tomando la referencia de la última década, los pagos de solidaridad han crecido un 104,5%, frente al incremento del 166,4% de los pagos a los participantes en torneos continentales, según el estudio que han elaborado junto a la consultora Kpmg.

El organismo recalca que la preponderancia de la Champions genera desequilibrios entre los países, pero también en los propios campeonatos. En los últimos tres años, el 85% de los ingresos de las competiciones europeas se ha concentrado en los tres clubes más importantes de cada país de media. Es una situación que afecta menos a las cinco grandes ligas europeas donde tienen varios clubes en varias competiciones.

“Sabemos lo que piensan los grandes clubes: quieren el dinero para ellos, por eso el reparto de la uefa es tan importante. En las cinco principales ligas, con una buena distribución, podrían mejorar el nivel competitivo, varios clubes podrían ganar cada año. Y ellas no serían las más afectadas", consideró Olsson.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés