Publicidad

Martín (ACB): “Buscamos ayudas privadas y públicas para aliviar las tensiones de tesorería”

El presidente de la asociación descarta la idea de un rescate del CSD, si bien ha confirmado que está trabajando con el Gobierno para recibir una línea de ayudas para mitigar el impacto de la Covid-19 en la economía de los clubes.

Antonio Martín, presidente ACB

Las competiciones y los clubes han visto mermada su capacidad de generar ingresos a raíz de la crisis sanitaria, y la ACB no es una excepción. Así lo ha explicado Antonio Martín, presidente de la gestora del baloncesto profesional, en el marco de los Desayunos Deportivos de Europa Press, en la que ha hecho balance de sus casi tres años como presidente del organismo, en los que está teniendo que lidiar con la pandemia. “Un año sin público implica dejar de tener 2,16 millones de espectadores en la ACB, con su impacto en ticketing y en patrocinio local, que aporta ingresos gracias al público”, ha recalcado.

El presidente ha indicado que la venta de entradas suponía un promedio del 23% de los ingresos de los clubes, un porcentaje que en algunos casos se eleva el 40%. “Son varios millones de euros los que se han dejado de ingresar, se está haciendo un gran esfuerzo en mantener su competitividad, y nuestra obligación como ejecutiva es proporcionarle las ayudas, y las estamos buscando a nivel privado para aliviar las tensiones de tesorería, y a nivel público”, ha añadido. En 2018-2019, la última temporada de la que hay datos disponibles, los ingresos por taquilla superaban los 33 millones de euros.

A la pregunta de un supuesto plan de rescate de 12 millones con el CSD, Martín ha desmentido la existencia de tal operación. Como ya adelantó 2Playbook, la idea es acceder a fondos europeos para compensar la caída del ticketing para aquellos clubes que lo quieran, pues no hay consenso en la asamblea. “Estamos en conversaciones con el CSD para explicar la realidad de nuestros clubes; sí estamos trabajando para establecer un plan de ayuda y afortunadamente nos escuchan”, ha apuntado.

Uno de los retos de la competición ha sido organizar la Copa del Rey y seguir adelante con la fase regular, lo que ha permitido organizar 210 encuentros disputados, el 87% de todos lo que se podían disputar. Los partidos pendientes se disputarán en el próximo mes, mientras que la Copa finalizó con todos los partidos disputados. “Es el torneo de las aficiones y tuvimos que celebrarlo sin público; intentamos hacerles partícipes mediante una pantalla en la que se veían los mensajes, y tuvimos un 17% más de audiencia”, ha añadido.

De media, los ingresos por ticketing representan un 23% del negocio de los clubes de la ACB

Respecto al regreso de público a las gradas, Martín planteó antes de la tercera ola que se abrieran los pabellones con aforo limitado a 500 personas. “Es un 10% de aforo del pabellón más pequeño; es difícil defender que haya actividades culturales con público y el deporte no, pero entiendo que Irene Lozano (CSD) está interesada en que vuelva el público”, ha apuntado. “Estamos en un momento en que podemos mirar con optimismo los meses venideros para el regreso de aficionados”, ha explicado, al confirmar su deseo para que “vuelvan a las gradas antes de que finalice la temporada”.

La falta de fans en los pabellones ha dado un nuevo impulso para que la asociación modernice su estrategia de comunicación. En los últimos años ha cambiado su imagen, creado nuevos entornos y campañas para relacionarse con los aficionados fieles y ocasionales. Un ejemplo ha sido la campaña de Navidad, que, al organizarse sin público en las gradas, echó el resto por el entorno digital. También se han microfoneado a árbitros y entrenadores para generar contenidos distintos. “Intentamos adaptarnos a las nuevas generaciones porque sino nos vamos a quedar solos; tenemos que conseguir que la excusa del baloncesto proporcione entretenimiento”, ha apuntado.

“Agradecemos a Movistar por ser nuestra ventana de visibilidad y aprendemos de su innovación, que ha ayudado a la producción y a la entidad en un momento de incertidumbre”, ha asegurado. En cuanto a Endesa, la compañía eléctrica lleva diez años como espónsor principal del torneo, y en la actualidad está en su última temporada de contrato. “Ambos decidieron apoyarnos en el peor momento, cuando la temporada pasada se frenó”. Ahora, la competición ultima la renovación de Endesa como patrocinador principal, con un acuerdo a largo plazo por el que la empresa seguirá dando nombre al torneo y ampliando sus activaciones a otros ámbitos más allá del naming.

Movistar+ renovó su acuerdo de patrocinio y como socios audiovisual hasta 2023; también ultima la renovación de Endesa como patrocinador principal

Otro de los avances de la ACB con Martín al frente y con Jorge Garbajosa como presidente de la FEB ha sido acercar posturas entre ambos organismos. “El aficionado quiere baloncesto, no entiende si hay disputas entre Euroliga, ACB o Federación; claro que tenemos disputas, pero también puntos de encuentro; Jorge Garbajosa ha hecho un ejercicio de empatía con nosotros y tenemos que retroalimentarnos”, ha explicado, en referencia al nuevo convenio de coordinación, que está a punto de firmarse. De hecho, los clubes de la ACB aprobaron por unanimidad el texto, como adelantó este medio. La idea es que la firma definitiva se haga en las próximas semanas.

“Incorporar a un tercer extranjero para que la liga fuera más competitiva, pero sin perjudicar al jugador español; es ese quinto jugador de formación el que da lugar al pasaporte para sumar a un tercer extracomunitario”, ha añadido. Es algo que podría influir en la identificación del fan con sus equipos, una identificación que está relacionada con la que sienten los jugadores con la competición. “Tenemos que trabajar el sentimiento de pertenencia de los jugadores hacia la ACB para que sea nuestro mejor prescriptor; será entonces cuando el aficionado se pondrá la camiseta”, ha añadido.

 

Pirámide competitiva, ¿en riesgo?

Martín ha recalcado que la Euroliga y la ACB están obligados a entenderse, junto con la FEB y la Fiba. “Cuanto más fuerte sea la Euroliga más fuerte seremos nosotros, pero es muy importante que nos entendamos y debatamos cuál es el modelo de convivencia de las diferentes competiciones; la ACB quiere una Euroliga espectacular”, ha recalcado.

Para el directivo, “destruir esa pirámide destruiría las competiciones domésticas y no sólo se quedaría ahí, porque debajo de las ligas domésticas está la cantera, la detección y generación de talento”, ha explicado. Para el directivo, las partes tendrán que sentarse a hablar en el caso de que la implantación de la Euroliga ponga en peligro a la ACB. “No voy a consentir que haya un impacto de deterioro de la Liga Endesa”, ha sentenciado.

Publicidad

Publicidad

Alta Newsletter

Completa el formulario para unirte a la comunidad de profesionales de la industria del deporte de 2Playbook y recibir cada mañana la información que necesitas para tu jornada.

Formulario

* Opcional
Áreas de interés