Publicidad

Altafit logra 9 millones más de Banco Santander y el resto de fondos para sobreponerse a la Covid-19

Los accionistas de la compañía inyectaron un millón de euros a lo largo de 2020 para apoyar a la cadena, que perdió 11 millones de euros por los cierres temporales y restricciones de aforo. Su negocio se redujo un 24,8%, hasta 23,3 millones de euros.

Altafit clase dirigida  grupal

Altafit se apoya en sus socios financieros y sus accionistas para sobreponerse a la Covid-19. La cadena de gimnasios logró ampliar en 9 millones de euros el préstamo sindicado que en su día firmó con el fondo de inversión TDL y Banco Santander, según ha podido saber 2Playbook. De este modo, la financiación conseguida por la compañía asciende a 40,75 millones de euros, según datos extraídos de 2Playbook Intelligence, la unidad de inteligencia de mercado de 2Playbook.

La operación, que se firmó a lo largo de 2020 y vence en 2025, se ha articulado ampliando la disposición de crédito en los tres tramos en los que se divide. En esta ocasión, la entidad presidida por Ana Botín aportó casi dos millones más, elevando su exposición a la gestora de gimnasios a 10 millones de euros. Por su parte, la firma de inversión aportó 6,5 millones adicionales.

La compañía dispuso deuda por 5 millones de euros en marzo de 2020; por 2 millones más en julio de ese mismo año, y por 2 millones más en octubre. Asimismo, se modificaron algunas condiciones financieras y de cumplimiento de condiciones de deuda sindicada a raíz de la situación provocada por la pandemia. En este sentido, Altafit se compromete a mantener siempre un millón en caja y un ebitda de entre 1 millón y 1,5 millones de euros, según consta en las cuentas anuales consolidadas de 2020, hechas públicas esta semana.

Dicha deuda sindicada se remonta a 2018, cuando inicialmente se firmaron varias líneas de financiación por 31,7 millones, en el marco de la venta de la mayoría accionarial a MCH. A cierre de 2020, la compañía tenía deudas con entidades bancarias por 45,7 millones de euros, un 47,4% más que en el año anterior. Ya no sólo por el aumento de la disposición del sindicado, sino porque los acreedores también le autorizaron a incrementar de 4 millones a 9 millones los créditos bancarios firmados al margen.

Eso le permitió firmar créditos avalados por el ICO por 5,2 millones de euros, que se acompañaron por una inyección de capital de un millón de euros por parte de los accionistas. El fondo MCH, como socio mayoritario, aportó más de 830.000 euros, mientras que el resto procedió de los socios fundadores, José Antonio Sevilla y Vicente Olivenza. Hoy, el fondo de inversión controla un 83% de la cadena, mientras que el equipo fundador y directivo tiene el 17% restante.

Desde la entrada de MCH en el capital en 2018, la compañía ha doblado el número de gimnasios en España a base de crecimiento orgánico y adquisiciones, con un total de 81 clubes a finales de 2020, tras el cierre de los clubes de Burgos y el Myst de Santander. Al igual que al resto de compañías del sector, el cese temporal de la actividad durante ese año mermó el negocio de Altafit.

Sus ingresos cayeron hasta 23,6 millones de euros en 2020, un 24,8% menos que en 2019, lo que le llevó a entrar en pérdidas operativas de 8,1 millones de euros. Ello, unido a los gastos financieros, supuso que los números rojos de Altafit se elevaran hasta 11 millones de euros. A sueldos y salarios destinó un total de 8,5 millones de euros, un 13,2% menos que el año anterior, debido a que, al igual que el resto de compañías del sector, Altafit aplicó un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) que afectó al 92,1% de la plantilla, compuesta por 614 personas.

La compañía tiene comprometidos 8,9 millones de euros en alquileres. Se trata de la cadena de gimnasios con mayor número de clubes no franquiciados en España, y en 2020 invirtió en reacondicionar parte de su red de instalaciones con mejoras en Fuengirola, Fuenlabrada, Rivas, Barcelona, Vitoria y Logroño. De sus 80 clubes Altafit, 70 son propios y diez franquiciados, a lo que se suma el club Myst de Murcia, operado por terceros.

Con el paso de los años, la compañía ha ido desarrollando una serie de verticales de negocio dirigidas a ofrecer un servicio más especializado, fidelizar a los clientes e incrementar las ventas. Ahí se enmarca GHome, la plataforma de entrenamiento online y streaming creada en 2020 como relevo de AltaFit Move, que se puso en marcha en 2015.

También se adquirió The Boxer Club, la escuela de boxeo con la que está abriendo corners y clubes propios a pie de calle; G4Run, que es un club de corredores con programas específicos de entrenamiento para runners; GClass, que es el programa de clases dirigidas, y G plan, para planes de entrenamiento creados por Altafit y adaptados a los objetivos de cada socio. En total, la compañía posee 15 marcas.

 

Publicidad

Publicidad